Carmena acudirá a la parada pero Iglesias rechaza ir a La Zarzuela

Como en años anteriores, el presidente catalán, Artur Mas, y el vasco, Íñigo Urkullu, no acudirán al desfile militar ni al Palacio Real

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias

La presencia o ausencia de representantes públicos al desfile y a la posterior recepción en el Palacio Real con motivo del Día de la Hispanidad es una de las comidillas del 12 de octubre. Siempre se rumorea con qué presidentes autonómicos faltarán o qué líderes políticos no aceptarán la invitación del Rey. Y este año, además, se han sumado, por un lado, la presencia de nuevas caras y, por otro, la polémica surgida con la invitación traspapelada del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que finalmente ha declinado su asistencia. En un comunicado emitido ayer por la noche, el líder de Podemos señala que ha escrito a Zarzuela:«Acusamos recibo de la invitación a la recepción en el Palacio Real que han remitido a la Secretaría General de Podemos con motivo del día de la Fiesta nacional y lamentamos comunicarles que declinamos dicha invitación».

Al igual que Iglesias también habían sido invitados el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, o los senadores de Podemos y Bildu, entre otros.

Lo mismo ocurre con los presidentes autonómicos, que están todos invitados aunque decidan no acudir, como es ya una costumbre en el catalán Artur Mas o el vasco Íñigo Urkullu. Este año también se suma la ausencia de la presidenta navarra Uxue Barcos, para quien sería su primera vez pero que ha alegado problemas de agenda. El resto de dirigentes autonómicos sí que estarán, allí y en el desfile militar, de cuyas invitaciones se encarga el Ministerio de Defensa y que las envía a ministros, autoridades nacionales y locales, y a los portavoces parlamentarios y diputados que pertenecen a las Mesas del Congreso y el Senado.

Para Emiliano García Page, presidente de Castilla-La Mancha, Pedro Antonio Sánchez (Murcia), José Ignacio Ceniceros, (La Rioja), Ximo Puig (Comunidad Valenciana), Francina Armengol, (Baleares), Javier Lambán (Aragón) y Fernando Clavijo (Canarias), será su primer desfile del Día de la Hispanidad como presidentes autonómicos tras las elecciones del 24 de mayo.

Pero este año también se estrena en la parada militar, como presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (anteriormente acudía como delegada del Gobierno), y también la alcaldesa, Manuela Carmena, cuya portavoz en el Ayuntamiento, Rita Maestre, ya confirmó que acudiría, «como no podía ser menos». Sin embargo, pese a que estará presente en el desfile, la alcaldesa no colocará ninguna bandera española más en la fachada del Ayuntamiento asegurando que ya ondea una en él. Y eso que en otras celebraciones sí que ha puesto la bandera o símbolo que correspondía, como en el Día del Orgullo Gay. O como hoy, que iluminará el Palacio de Cibeles de rosa con motivo del Día Internacional de la niña.

En principio, aunque desde Zarzuela no confirman nunca qué invitados acudirán a la recepción en el Palacio Real, se da por segura la presencia de la regidora madrileña en un acto en el que los Reyes repetirán el formato de 2014 invitando no sólo a representantes políticos, sino también a personalidades del mundo de la cultura, el deporte o la empresa. Están invitadas cerca de 1.500 personas, a las cuales saludarán personalmente Don Felipe y Doña Letizia en el tradicional besamanos.

Tras él, se servirá un cóctel con los ya clásicos corrillos en los que también están presentes los medios de comunicación. Eso sí, mientras que lo que diga el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sí que puede hacerse público, las conversaciones con el Rey no pueden salir de allí.