Queman fotos del Rey y banderas de España en la manifestación de la CUP

Varios encapuchados han realizado también pintadas en varias fachadas

Los encapuchados han quemado tres banderas
Los encapuchados han quemado tres banderas

Varias decenas de personas han quemado hoy imágenes del Rey y la Constitución en la manifestación de la izquierda independentista y anticapitalista con motivo de la Diada, marcha que bajo exigencia de "desobediencia"ha reunido a varios miles de personas, con la CUP al frente.

Cinco mil personas según los organizadores y 2.300 según Guardia Urbana se han manifestado por el centro de la ciudad hasta el barrio del Born, convocados por la CUP, Arran, Endavant, el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes, Candidatura Obrera Sindical y Alerta Solidaria.

Cuando ya concluía el acto final en el Born, se han encendido diversas antorchas entre el público que han servido para que varias decenas de manifestantes quemaran folletos que se habían repartido previamente, en los que aparecía una imagen del Rey en una cara y de la primera página de la Constitución en el dorso.

Hasta este año, era habitual que al final de la marcha antisistema unos encapuchados quemaran la foto del Rey y de la bandera española, pero la de hoy ha sido la primera vez en que lo han llevado a cabo los propios manifestantes de forma conjunta.

La marcha había arrancado cerca de las siete de la tarde desde plaza Urquinaona de Barcelona, una vez ya finalizada la masiva concentración de la Diada organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.

Los manifestantes han pasado junto al Arco de Triunfo -donde aún permanecían miles de personas de la anterior manifestación-, han flanqueado el Parque de la Ciutadella y se han dirigido hacia el barrio del Born, donde han concluido el recorrido junto al Born Centre Cultural, símbolo del independentismo y donde se exhiben restos arqueológicos de la Guerra de Sucesión de 1714.

En la cabecera de la marcha, portando la pancarta con el lema "En los Países Catalanes desobedecemos por la independencia", han estado diputadas de la CUP como Anna Gabriel, Mireia Vehí y Gabriela Serra, así como las concejalas en Barcelona Maria Rovira y María José Lecha, mientras que el concejal Josep Garganté -autobusero de profesión- conducía un vehículo con los altavoces.

"Viva la lucha feminista", "Ni Francia, ni España, Països Catalans", "Anticapitalismo"o "Ningún tribunal nos cortará las alas"han sido algunas de las proclamas de los manifestantes.

Durante el recorrido, una decena de encapuchados han quemado unas banderas de España, Francia y la UE, además de pintar un grafiti con la frase "Nuestra independencia es rebelde y desobediente", momentos en que se ha impedido a los medios de comunicación y periodistas presentes grabar imágenes y tomar fotografías.

Ya en el escenario en el Born, ejerciendo como presentadora de un acto con actuaciones musicales y discursos políticos, Anna Gabriel ha cargado contra la "Cataluña de la burguesía que explota", y ha denunciado -parafraseando al exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña en su conversación grabada con el ministro del Interior- que "desde el Estado nos han destrozado la sanidad, pero -ha añadido Gabriel- también desde la Generalitat".

Por su parte, su compañera de partido Laia Estrada ha realizado el parlamento final, en el que la CUP ha exigido al Govern que "antes del próximo verano, se lleve a cabo un gesto definitivo e inequívoco de ruptura con el Estado",

Estrada ha insistido así en el referéndum unilateral como máxima reclamación de los cuperos. "Que no nos vengan con inventos ni con elecciones plebiscitarias bis. Estamos obligados a la unilateralidad", ha señalado.