Rajoy advierte de que el radicalismo amenaza la estabilidad

La canciller alemana, Angela Merkel, es felicitada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras su intervención
La canciller alemana, Angela Merkel, es felicitada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras su intervención

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presidido la cumbre de jefes de Estado en el marco del Congreso del Partido Popular Europeo que se clausura hoy en Madrid y al que también asistieron el ex presidente italiano, Silvio Berlusconi y el líder de los republicanos franceses, Nicolas Sarkozy.

Rajoy expuso a sus colegas europeos la situación económica y política de España. En ese contexto, y con la vista puesta en las próximas elecciones del 20 de diciembre, el jefe del Ejecutivo español advirtió a los líderes europeos de la patente "radicalización"que está demostrando el PSOE. Según las encuestas, les indicó que los socialistas serían segundos en las elecciones de diciembre. Rajoy aseguró, en este sentido, que eso es lo que ocurrió en Portugal y que, por los pactos postelectorales, "no está claro quién va a gobernar en los próximos cuatro años".

El presidente del Gobierno contrastó la situación económica de España con la de hace cuatro años y destacó la recesión que sufría el país cuando él llegó al Ejecutivo y la necesidad de adoptar medidas que reconoció han sido difíciles de explicar a la opinión pública. Rajoy también puso en valor las reformas emprendidas por su Ejecutivo; desde la energética, la educativa, la de las administraciones públicas y la del sector financiero y la del sector financiero que reconoció estaba “muy tocado”. “Los resultados de todo esto están ahí”. Asimismo, con los resultados de la última Encuesta de Población Activa (EPA) subrayó la mejoría en el empleo de España.

Discurso de clausura

Mariano Rajoy, ha subrayado que los populares europeos no son "ni un refresco de moda"ni "una fiebre de un día"y son los únicos con cuyas políticas Europa puede ser "un lugar de tranquilidad, de crecimiento, de bienestar y esperanza". Rajoy ha cerrado con su discurso el congreso del Partido Popular Europeo apelando a la estabilidad política y económica que se consigue cuando gobierna su partido. Y la ha contrapuesto a las políticas socialistas, que "se expresan en números rojos"o a los nuevos partidos que "surgen por doquier", que "lo arreglan todo en media hora", que "salen al mercado a ver lo que encuentran"pero que "no han gobernado nunca", informa Efe

Rajoy , un gran anfitrión

Antes de la reunión, el presidente del Gobierno departió con muchos de sus compañeros de familia política: Un encuentro con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Bajó a escuchar el discurso del líder de los republicanos franceses, Nicolas Sarkozy, para después continuar con las bilateralales. Y a lo largo de la tarde está previsto que se reúna con el presidente del Grupo Popular Europeo, Manfred Weber; representantes del CSU de Babiera- y socios de Merkel en Alemania que ayer votaron en contra de la resolución de integración territorial por considerar que no hacía referencia a la autonomía territorial; la letona lamidota Straujuma; el líder conservador de Malta Simon Busuttil; el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi y la vicepresidenta de la Comisión Europea, comisaria bulgara además de candidata a secretaria general de la ONU, Kristalina Georgieva.