Rajoy: «España ha dado la batalla y toda Europa gana con ello»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer en Bruselas durante su intervención tras la Cumbre europea
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer en Bruselas durante su intervención tras la Cumbre europea

¡El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, participó ayer en Bruselas, junto a sus homólogos de la Unión Europea, en la primera cumbre desde hace cuatro años que no actúa de urgencia contra la crisis. En esta ocasión, los líderes dieron orientaciones sobre el futuro de la unión económica y monetaria, la defensa europea y las políticas de inmigración. Asimismo, los 28 aprovecharon la ocasión para enviar un mensaje claro a los miles de manifestantes proeuropeos que estos días claman contra el Gobierno de Ucrania por haber dado la espalda a sus aspiraciones, para girar de nuevo hacia Moscú. «La Unión Europea sigue dispuesta a firmar el acuerdo de asociación (...) con Ucrania tan pronto como Ucrania esté lista», indicaron los líderes en sus conclusiones. Las relaciones entre la UE y Ucrania «son a largo plazo», destacó el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, quien recalcó que Kiev debería darse cuenta de que el futuro del país «no puede comprometerse por cálculos a corto plazo y por presiones externas».

En materia de defensa europea, Rajoy celebró que este tema vuelva a la agenda europea tras cinco años, procurando a su vez «la complementariedad con la OTAN». «España quiere una Unión Europea como actor global capaz de hacer frente a los nuevos riesgos y amenazas», explicó.

«Un fondo único para minimizar los gastos»

Tras el éxito alcanzado esta semana por los ministros de Economía para poner en marcha el Mecanismo Único de Resolución Bancaria, los jefes de Estado y de Gobierno mostraron su satisfacción por este nuevo paso que permitirá adoptar decisiones «de forma eficiente, efectiva y rápida» cuando un banco tenga que ser liquidado, explicó el presidente. «La creación de un fondo único minimizará el coste para los contribuyentes», dijo Rajoy, al tiempo que apuntó que son avances que significan «más Europa y más confianza». «España ha dado la batalla por que este acuerdo fuera realidad y creo que toda Europa gana con ello. Hemos tenido negociaciones muy complicadas que han llegado a buen término en el plazo fijado. Por ello todos debemos felicitarnos, ya que demostramos a nuestros ciudadanos y al resto del mundo que somos capaces de cumplir nuestros compromisos y avanzar hacia una unión cada vez más perfecta», manifestó el presidente del Gobierno.

En este sentido, destacó que, por primera vez, habrá una mutualización de fondos a nivel europeo para el sector financiero tras el periodo transitorio de 10 años. Rajoy minimizó también la supuesta oposición del Parlamento Europeo al acuerdo, puesto que la experiencia demuestra, dijo, que «normalmente al final siempre se llega a un entendimiento y a un acuerdo entre el Parlamento y el Consejo Europeo».

Las conclusiones finales del Consejo también reconocieron los nuevos tiempos que corren en la Unión. «Aunque la recuperación económica sigue siendo modesta, dispar y frágil, las perspectivas económicas están siendo gradualmente más positivas», señalaron los líderes en sus conclusiones, que recalcaron que siguen produciéndose avances en el saneamiento presupuestario para favorecer el crecimiento.

En este sentido, y dado que se ha estabilizado el desempleo en «niveles inaceptablemente altos», reclaman una aplicación «decidida y ambiciosa» de las políticas previstas de reformas. Asimismo, España anunció que destinará 1.000 millones de euros de los fondos estructurales europeos que le corresponden en el periodo 2014-2020 como aval para movilizar créditos extra del Banco Europeo de Inversiones (BEI) a pymes españolas, con lo que se prevé movilizar hasta 5.000 millones de euros.

«La subida no se va a trasladar al recibo de la luz»

Mariano Rajoy no aprovechó la distancia que separa Madrid de la capital europea para eludir ninguno de los temas candentes actualmente en la agenda política nacional y, preguntado por los periodistas españoles, realizó un pormenorizado repaso a la misma desde Bruselas. En primer lugar, el presidente aseguró con rotundidad que la subida del 11% surgida de la subasta llevada a cabo por las compañías eléctricas para 2014 no se trasladará al recibo de la luz que deberán pagar los españoles al considerar la misma «exagerada» y «no justificada».

A su juicio, en el proceso han concurrido «circunstancias atípicas». «Lo importante es que esa subida no se va a trasladar al recibo de la luz», afirmó Rajoy. Asimismo, anunció que el Gobierno está trabajando en un procedimiento para fijar «un precio alternativo». Para ello, ha pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia un informe. «El asunto se va a resolver antes de fin de año», sentenció, al tiempo que no quiso entrar en consideraciones sobre lo ocurrido y pidió ser «prudente».

«No vamos a adelantar acontecimientos. Lo prioritario y en lo que está el Gobierno es en resolver lo que va a ocurrir a partir del 1 de enero de 2014», insistió Rajoy. «Lo sustancial es que el Gobierno pensaba que la subida de la luz era exagerada y no estaba justificada, que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha pensado lo mismo, y eso ha dado lugar a que el Gobierno anulara esa subida», manifestó el presidente del Gobierno en rueda de prensa desde Bruselas.

«No he podido hablar con Artur Mas»

«No, la verdad es que no me ha llamado ni antes ni después y, por tanto, no he podido hablar con él». Afirmó el jefe del Ejecutivo sobre una supuesta llamada anunciada por el presidente Artur Mas para solicitarle una reunión. «En cualquier caso, él sabía y todo el mundo sabía cuál era mi posición (sobre el desafiante referéndum soberanista) porque es evidente que no podía ser otra», planteó.

«En la misma línea de la Ley del Aborto de 1985»

Rajoy se pronunció también sobre la recién aprobada reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo. «Era algo que iba en nuestro programa electoral y hemos hecho una regulación en la misma línea de la ley de 1985, que rigió en España durante 20 años y que fue aprobada bajo los gobiernos de Felipe González», explicó.

«Estamos tranquilos. Hay que colaborar con la Justicia»

Como no podía ser de otra manera, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue preguntado durante la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo celebrado en Bruselas sobre su valoración respecto a la decisión del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del «caso Bárcenas», de enviar a la Policía Judicial a la sede del PP en Madrid de la calle Génova para recabar información sobre las obras de remodelación del que ese inmueble fue objeto. Sobre este asunto, Rajoy recalcó su «pleno respeto» a la orden judicial y confesó estar «tranquilo». Añadió que ha dado «instrucciones» a su entorno para que se colabore con la Justicia. «Ésas son las instrucciones que he dado y, a partir de ahí, lo que debemos hacer es esperar a sus resoluciones y es lo que han hecho las personas que han estado allí», resaltó. Rajoy indicó que «no se ha ordenado un registro» sino que «lo que se ha pedido es colaboración» y «se le ha dado». «Mis instrucciones siempre serán colaboración con la Administración de Justicia», planteó. El jefe del Ejecutivo insistió en sus declaraciones a la Prensa que «todos» deben respetar las decisiones que tome la Justicia y colaborar con ella y ha dejado claro que así se lo ha trasladado él mismo a los miembros de su partido. El presidente del Gobierno fue preguntado hasta en tres ocasiones durante la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo sobre la decisión del juez Ruz de enviar a un secretario judicial a Génova.