Rivera pide unirse al pacto antiyihadista e Iglesias se desmarca

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una conferencia de prensa, hoy en Barcelona, para valorar los atentados de París en la que ha anunciado que va a pedir al PP y al PSOE que su partido se sume al pacto contra el terrorismo yihadista
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una conferencia de prensa, hoy en Barcelona, para valorar los atentados de París en la que ha anunciado que va a pedir al PP y al PSOE que su partido se sume al pacto contra el terrorismo yihadista

El atentado perpetrado el viernes en París ha sacudido también España. Los partidos políticos de todo signo e ideología han despejado sus agendas cancelando los actos de campaña que tenían previstos para sumarse al duelo de los franceses e impulsar un mensaje de unidad frente al fanatismo y la barbarie. Una acción coordinada que se enmarca en el pacto de Estado contra el terrorismo yihadista que rubricaron Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en febrero en La Moncloa. Un acuerdo que, a pesar de gozar de buena salud, ambas partes han decidido renovar como símbolo de lucha y defensa de la democracia.

El presidente del Gobierno y el líder del principal partido de la oposición han estado en contacto desde que se conociera la tragedia y han hablado al menos en dos ocasiones por teléfono. Estos contactos no se circunscriben únicamente a la masacre de París sino que, como señalara el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, han sido constantes durante los últimos meses, siguiendo las operaciones y las actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Servicios de Inteligencia en España, a través de la Comisión de Seguimiento del Pacto Antiyihadista, que es la que centraliza todos los trabajos. «Hoy más que nunca se pone de manifiesto la conveniencia de este pacto y la fortaleza del mismo», destacó Hernando.

La viveza del pacto reside también en que es dinámico y abierto a otras formaciones políticas que se quieran adherir. Este gesto se corresponde con la petición del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que ayer expresó, a través de su cuenta en Twitter, su deseo de integrarse en la alianza antiyihadista. «He transmitido a Rajoy nuestra voluntad de sumar a Ciudadanos al pacto contra terrorismo y yihadismo. Están abiertos a que nos sumemos», escribió. Tanto el Gobierno como el PSOE están dispuestos a su incorporación y así lo destacó también el líder del PSOE, Pedro Sánchez. «Todos los partidos políticos que quieran pueden estar incluidos en el mismo», dijo. Sin embargo, no todos quieren, como así lo demostró el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que destacó que existen «estrategias más eficaces» que un acuerdo de Estado para garantizar la seguridad de los ciudadanos e insistió en que su partido no se siente identificado con los valores de ese pacto. Según Iglesias, «hoy –por ayer– no toca hablar de venganza» ya que ello supondría «caer en el juego del terrorismo». «Toca reivindicar la fortaleza de nuestros valores, que se fundamentan en la libertad, la democracia y en el respeto de los derechos humanos», defendió. Estas declaraciones aludiendo a la «venganza» tuvieron una rápida respuesta por parte del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que puso en valor que «nadie habla de venganza», sino de «libertad, seguridad y justicia», y del ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que invitó al líder de Podemos a «reflexionar».

El ex jefe del Ejecutivo hizo estas declaraciones después de reunirse con Pedro Sánchez, Felipe González, Joaquín Almunia y Alfredo Pérez Rubalcaba en la Conferencia Política del PSOE, una reunión en la que los socialistas iban a aprobar su programa electoral y que tuvieron que suspender al conocer la trascendencia de los hechos acaecidos en París. A pesar de que la formación tomó la decisión de no seguir adelante con su conferencia en la madrugada del viernes, fue el último partido en confirmar que suspendían todos sus actos de campaña en señal de duelo. Antes lo hizo el Partido Popular, que canceló el acto de presentación de sus candidatos y cabezas de lista que iban a protagonizar Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal en Barcelona. También Izquierda Unida, Podemos y Ciudadanos, que fueron los precursores, pues lo anunciaron el mismo viernes por la noche.

Más beligerante se mostró el ex presidente del Gobierno José María Aznar que pidió ayer un rearme moral para combatir el terrorismo y que éste tenga más dificultades para «destruir a pacíficos ciudadanos desarmados». «La matanza de París es un acto de guerra y exige un compromiso inequívoco, consecuente, sin fisuras ni matices, con los valores de la civilización», destacó.