Actualidad

Romeva no irá a debates del 27-S para evitar defender a Mas

Sólo acudirá al organizado por TV3, donde recibirá un trato de favor.

Publicidad

Todavía no ha arrancado la campaña y se acentúan las suspicacias en el seno de Juntos por el Sí. Nada más formarlizarse la candidatura, su cabeza de lista, Raül Romeva, puso en duda que Artur Mas fuera el futuro presidente de la Generalitat en caso de victoria. Se le hizo callar. La pasada semana, cuando la Guardia Civil registró por orden judicial la sede de Convergència y de la CatDem, Romeva y la número dos, Carme Forcadell, miraron para otro lado y no defendieron al partido de Mas. Ahora, la candidatura independentista se ha propuesto dotar de un perfil bajo a todos los debates electorales en los que participarán a lo largo de las próximas semanas, ya que Raül Romeva no participará en prácticamente ninguno. Fuentes de la lista unitaria aseguran que «sólo acudirá al de TV3», donde el tratamiento que recibirá será infinitamente más laxo que en otros medios no controlados por la Generalitat.

La razón de la ausencia de Romeva reside en que el candidato no está dispuesto a defender la gestión de CDC ni a dar la cara por el caso de corrupción de las mordidas del 3% que amenazan a la formación de Artur Mas. El eurodiputado de Iniciativa per Catalunya se ha caracterizado, hasta la fecha, por una marcada crítica a todos los casos en que se ha visto implicada Convergència y que han minado la credibilidad de la formación. Con estos precedentes, la lista soberanista no tiene autoridad para defender que la nueva Cataluña independiente estará libre de corrupción, por ello, evitan hablar del pasado y su discurso sólo se enfoca en futuro.

Las medidas ausencias de Romeva se iniciarán hoy en el debate de la Cadena Ser. A pesar de que la emisora anuncia que «participará el cabeza de lista de la candidatura Junts pel Sí», lo cierto es que en su lugar acudirá Germà Bel, número uno por Tarragona. Bel es un antiguo militante del PSC que ocupó escaño de diputado en el Parlament hasta 2004, cuando salió del partido por firmar un manifiesto en favor de José Luis Rodríguez Zapatero. Además, el candidato de Juntos por el Sí es uno de los impulsores de la teoría victimista de que el Gobierno central perjudicaba a Cataluña con las infraestructuras para evitar que el aeropuerto de El Prat fuera un «hub» internacional, una hipótesis que cae por su propio peso, pues en la actualidad registra sus mejores datos de tráfico de pasajeros. También Bel, junto con el eurodiputado de CDC Ramón Tremosa, afirmó que en El Prat no podría aterrizar el avión más grande del mundo, el Airbus 380. En los dos últimos años ha aterrizado varias veces. Pese a mantener esta postura antiespañolista, a Bel no le han dolido prendas en ocupar, durante un tiempo, un sillón en el consejo asesor en la multinacional Endesa.

Otro de los debates en los que Juntos por el Sí ya ha confirmado la ausencia de Romeva es el de TVE, al que sí acudirán los cabeza de candidatura de las restantes formaciones. Esta dinámica, que sólo se romperá en TV3, se repetirá en la Sexta –que hará su debate en Barcelona–, RAC1, 8Tv y la Cámara de Comercio. La determinación de la candidatura independentista de ocultar a su cabeza de lista ha generado una fuerte indignación en el resto de partidos políticos, que ayer iniciaron los contactos para plantear una estrategia común, pues no van a aceptar que desde la lista unitaria se torpedeen los debates. Fuentes de estos partidos consideran que «la ausencia del número uno de Juntos por el Sí es un menosprecio al derecho de los ciudadanos a asistir a debates de primer nivel» y se plantean obrar en consecuencia y dejar de enviar a sus primeros espadas si la situación se mantiene en las sucesivas citas en los medios de comunicación. Es más, desde estas formaciones se han enviado correos electrónicos a los organizadores de los debates para que requieran la presencia de Romeva o en su caso quede la silla de Juntos por el Sí vacía.

Publicidad

Esta petición por el resto de fuerzas que acuden a los cara a cara no es descabellada, pues ya existe un precedente de «silla vacía». En 2011, durante la campaña de las elecciones generales la cabeza de cartel de Barcelona, Carme Chacón, no pudo acudir a uno de los debates organizados porque coincidía con el desempeño de sus tareas como ministra de Defensa. En aquella ocasión, Josep Cuní (8Tv) no aceptó que fuera en su lugar el número dos de la candidatura, por lo que durante el debate se mantuvo la silla de Carme Chacón vacía.