Política

Rubalcaba ve «un disparate» el encuentro «España contra Cataluña»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha cargado duramente contra el simposio 'España contra Cataluña' que comienza este jueves en Barcelona, calificándolo de "acientífico"y de "disparate"que "provoca el enfrentamiento", pero cree que no tiene recorrido penal, así que denunciarlo sólo sirve para "conseguir un titular".

En una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, Rubalcaba ha tachado de "terrible"que la administración pública financie con dinero de los catalanes "campañas que están construidas sobre medias verdades".

Aunque ha reconocido que siempre hay alguna tesis que "se aproxima a la verdad", ha denunciado que el simposio tenga "apariencia académica", puesto que "no hay nada más acientífico"que partir "de una conclusión ya predeterminada en el título"y "coger la historia, manipularla para convertirla en un instrumento político".

A su juicio, lo peor es que el acto "provoca el enfrentamiento"y está "pensado para enfrentar a Cataluña con el resto España", para empezar con un título que presupone que España y Cataluña "no son plurales".

Así, se ha preguntado "a qué España se refiere"ese título, "si es que los gallegos o los extremeños o los andaluces no sufrieron la dictadura de Franco"y sólo Cataluña ha "sufrido las desgracias"que ha tenido España en su historia. En opinión de Rubalcaba, si hasta ERC dice no estar totalmente de acuerdo con el título, está claro que los organizadores "se han pasado".

Sin embargo, ha discrepado de la decisión de PP, Ciutadans y UPyD de denunciar ante la Justicia el simposio por incitación al odio, porque cree que "jurídicamente no va a ningún sitio"y terminaría archivándose. Es más, cree que esos anuncios sólo sirven para "conseguir un titular en la prensa"y eso "no ayuda mucho".

Para el jefe de la oposición, el congreso es una iniciativa política y como tal hay que tratarla, así que ha adelantado que el PSC se dirigirá al consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, en el Congreso, para "increparle"o, como ha rectificado después, "preguntarle y criticarle". "La Justicia está para otro tipo de cosas", ha resumido.

Sobre el fondo del problema de la tensión soberanista en Cataluña, Rubalcaba ha dicho desconocer si hay conversaciones entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Artur Mas, para "bajar la tensión", aunque ha afirmado que, cuando él ha hablado con uno y con otro siempre "encuentra a priori voluntad de bajar la tensión".

En su opinión, cuando "uno quiere romper"--algo que considera legítimo en principio-- "lo lógico es que atice el enfrentamiento y "aproveche la crisis para crear malestar". Frente a eso, ha defendido que la posición del PSOE es "buscar las causas de la situación y tratar de arreglarla".

"Yo le digo a Rajoy y a Mas que este es un tema serio, complicado, que se está envenenando, y que antes de que lleguemos a una situación, irreversible no sé, pero de más tensión, los gobiernos nos sentemos a hablar, o se sienten a hablar, yo no estoy en el Gobierno pero desde la oposición lo intento", ha argumentado.

Para Rubalcaba, la actual tensión "no pasa porque sí"sino que es consecuencia de un proceso largo "de deterioro"y, para "reconstruir las formas de convivencia"ha vuelto a defender una reforma de la Constitución, para resolver éste y otros problemas, porque ve "tensiones territoriales también en otros sitios".

De hecho, cree que, un año después de que él lanzase la propuesta --"me quedé sólo y alguno me acusó de visionario", ha dicho-- ahora "todo el mundo admite que hay cosas que retocar".

En este punto, ha insistido en que no quiere un proceso constituyente, sino "ver qué cosas"se pueden "mejorar"en la Carta Magna, entre ellas incluir la sanidad entre los derechos fundamentales, "desbloquear algunos asuntos políticos"como el sistema electoral --cuya constitucionalización impide hacer reformas en él con agilidad-- y reconocer que España tiene un sistema federal y reformar en consecuencia instituciones como el Senado.