Sánchez e Iglesias se reunieron en secreto para desbloquear la negociación de los Presupuestos

En el encuentro, Iglesias dejó claro que su partido no bloqueará la tramitación de las cuentas públicas, pero tampoco garantizó el apoyo final, supeditado al cumplimiento de todas las medidas del pacto firmado con Sánchez.

Sánchez y Iglesias, en una imagen de archivo en la Moncloa / Efe
Sánchez y Iglesias, en una imagen de archivo en la Moncloa / Efe

En el encuentro, Iglesias dejó claro que su partido no bloqueará la tramitación de las cuentas públicas, pero tampoco garantizó el apoyo final, supeditado al cumplimiento de todas las medidas del pacto firmado con Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron el miércoles en el Palacio de la Moncloa para tratar de avanzar en la negociación de los Presupuestos de 2019. Este encuentro, avanzado por eldiario.es y confirmado por este diario, tuvo como objetivo limar los desacuerdos existentes entre el Ejecutivo y el partido morado en torno a las cuentas que la próxima semana se enfrentan la próxima semana a su primera prueba de fuego con el debate y la votación de las enmiendas a la totalidad. Fue una reunión de la que no informaron ninguna de las partes y que coincidió en el tiempo con la comparecencia que, también en Moncloa, protagonizó la vicepresidenta Carmen Calvo ante los medios para explicar la figura del "relator"en la mesa de partidos reclamada desde el Govern catalán.

Tal y como ha podido conocer LA RAZÓN, el encuentro entre Sánchez e Iglesias sirvió para avanzar en alguno de los once puntos que separan a Podemos del "sí"definitivo a las cuentas que el Gobierno socialista ha llevado al Congreso. Entre esos puntos de fricción se encuentran elementos fundamentales para la formación morada como la actualización de las pensiones al IPC por ley o la articulación de medidas que sirvan para bajar los precios del alquiler o la factura de la luz. El encuentro, que llegó tras la celebración de reuniones entre el Gobierno y Podemos a nivel más técnico, propició algunos avances.

Aún, sin embargo, queda camino para que el Gobierno cumpla de manera efectiva cuestiones a las que se comprometió en el documento político que suscribieron Sánchez e Iglesias en el mes de octubre en Moncloa. Esto es, sirvió para "acelerar"pero aún hay cuestiones que "siguen sin cumplirse", señalan fuentes conocedoras del encuentro. Iglesias, que interrumpió su baja de paternidad durante las horas que duró la reunión, y el resto de líderes de su partido han insistido en las últimas semanas en que el Ejecutivo no debe dar por hecho el apoyo de Podemos a los presupuestos en la votación final si, cuando llegue ese momento, no ha cumplido con todos sus compromisos.

Los once incumplimientos de Sánchez

Al margen de lo relativo a las pensiones y al precio de la luz y de los alquileres, el resto de las cuestiones que Podemos había exigido al Gobierno concretar para poder contar con su apoyo en la votación final tienen que ver, por ejemplo, con el desarrollo de permisos de paternidad y maternidad que permitan realmente la corresponsabilidad en los cuidados, con el compromiso de hacer una reforma integral de las leyes contra la violencia machista y la inclusión del "Sólo sí es sí"en el Código Penal o con la bajada de las cuotas a los autónomos que menos ganan. Completan la lista de incumplimientos que, hasta el momento, el Gobierno no ha detallado cómo los llevará a la práctica son la prohibición de la publicidad de las casas de apuestas, la limitación del fraude en las horas extra de los trabajadores a tiempo parcial, la reducción de las bonificaciones a la contratación, la derogación de los elementos más lesivos de las leyes mordaza, incluyendo los delitos medievales de injurias a la corona o de ofensa a los sentimientos religiosos y el respeto al informe de los expertos respecto de la recuperación de la justicia universal en España.

Podemos no bloqueará las cuentas el miércoles

Desde el partido de Iglesias contemplan la aprobación de estos presupuestos como su gran prioridad del curso en el terreno parlamentario. No sólo porque sitúan a la formación morada como un actor político capaz de "cogobernar"con el PSOE sino porque consideran un éxito haber logrado "arrancar"al Gobierno medidas, como la subida del Salario Mínimo a 900 euros, a las que, hasta hace poco, Sánchez se resistía. En este contexto se explica el trabajo de "mediación"que Podemos desarrolla en estos días para tratar de persuadir a los partidos secesionistas catalanes para que retiren las enmiendas a la totalidad que amenazan con impedir la tramitación de las cuentas el próximo miércoles en la Cámara Baja. En esa votación de las enmiendas a la totalidad -que, de momento, han registrado el PP, Ciudadanos, ERC y el PDeCAT-, Podemos ya anunció hace varias semanas que votará en contra para permitir así que Moncloa cumpla de forma efectiva a lo largo de los dos meses de tramitación lo firmado por el presidente del Gobierno.