Actualidad

Soraya Rodríguez abandona la sede del PSOE de Valladolid entre gritos de «traidora»

La militancia no le perdona que pasase del «No es no» de Sánchez a su apoyo incondicional a la gestora

Militantes del PSOE en Valladolid acusaron ayer de «traición» a la diputada socialista Soraya Rodríguez que abandonó airada la sede del partido. Hoy ha respondido desde el Congreso: «A mí no me van a callar».

Publicidad

«Nos has traicionado». Esto es lo último que ayer por la tarde esgrimía un militante socialista de Valladolid a la diputada nacional Soraya Rodríguez. La dirigente socialista se disponía a abandonar la sede local del partido donde se celebraba una reunión para dar cuenta de lo sucedido en el último Comité Federal en el que se acordó posponer las primarias a mayo y entonces escuchó los reproches.

Según informa el diario «ÚltimoCero», la encendida defensa que la diputada ha realizado de la actual Gestora socialista ha provocado los ataques de la militancia que ocupaba un salón de actos donde aún permanecen colgados los carteles con la cara del ex secretario general, Pedro Sánchez. Y es que hay que recordar que la diputada socialistas fue una férrea defensora del «No es no» de Sánchez.

Publicidad

Y es precisamente ese cambio de postura lo que ha provocado que la acusen de “traición”. En ese momento, Rodríguez perdió la paciencia y los nervios, se levantó del asiento que ocupaba en la segunda fila y comenzó a abandonar la sala exigiendo respeto, preguntando al militante de base si en su acusación también incluía a Patxi López.

Publicidad

Según las mismas fuentes que han presenciado la escena, Soraya Rodríguez ha abandonado finalmente la sede del partido: “¡Ya está bien! ¡Respeto, compañeros!, ¡Respeto!”, ha dicho ya de pie, junto a la puerta. Acto seguido han salido también el ex secretario regional Jesús Quijano y el ex alcalde de Valladolid, Tomás Rodríguez Bolaños.

«No me van a callar»

Pero la historia no termina aquí. Soraya Rodríguez ha vuelto a hablar y lo ha hecho desde el Congreso.

Publicidad

La diputada del PSOE y presidenta de la Comisión Mixta para la Unión Europea en la Cámara Baja se ha vuelto a referir al suceso acaecido en Valladolid y ha advertido: «A mí no me van a callar...Siendo grupos muy pequeños, hacen mucho ruido...Ésta no es la realidad del partido, el PSOE es una organización muy diversa, pero muy democrática».