Susana Díaz afronta su primer 28F sin abordar la corrupción andaluza

La presidenta de la Junta reconoce la «insoportable» cifra del paro del 36%

El equipo de Gobierno Andaluz encabezado por Susana Díaz, durante el izado de bandera
El equipo de Gobierno Andaluz encabezado por Susana Díaz, durante el izado de bandera

Los actos de conmemoración del referéndum de acceso al autogobierno celebrado el 28 de febrero de 1980 de este año han tenido más carga política que institucional, incluso destilaron electoralismo. Las europeas se acercan; además de compartir foco con una manifestación promovida por IULV-CA, socio de gobierno del PSOE-A en la Junta, y varias protestas de colectivos ciudadanos. Tanto los discursos del presidente del Parlamento, Manuel Gracia, como el de la presidenta del Ejecutivo autonómico, Susana Díaz, incluyeron puntos de confrontación con el Gobierno central. Una crítica que se hizo frontal con las palabras del elegido como Hijo Predilecto de Andalucía, el rockero Miguel Ríos.

Susana Díaz, en su debut como presidenta en la ceremonia de entrega de las Medallas de Andalucía, reivindicó en el Teatro de la Maestranza «un necesario sistema de financiación justo y razonable, suficiente y solidario». «Un sistema –añadió– que, al contrario de lo que está sucediendo ahora, no sirva para ahondar las brechas entre unos y otros». Durante su discurso, la socialista mantuvo que «sin autocrítica, no hay progreso posible». Si bien la suya se limitó a reconocer las «inoportables» cifras de paro que soporta la comunidad y se limitó a mencionar que «los casos de corrupción nos abochornan a todos» sin, como en anteriores ocasiones, poner nombre a causas que investiga la Justicia ligadas a la comunidad, como la de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), Invercaria o la contabilidad de UGT. También hizo un llamamiento a blindar el Estado de Bienestar, hizo un guiño a los alcaldes y los ayuntamientos que «tiraron hacia delante de la autonomía»; y reivindicó, como primera mujer jefa del Ejecutivo autonómico «la igualdad entre hombres y mujeres».