Susana Díaz «se tomará su tiempo»

Nadie duda de su candidatura pero antes tendrá que despejar la incógnita de si debería dejar la presidencia de Andalucía en caso de ser elegida secretaria general del PSOE

Tan sólo le queda Madrid. Antonio Hernando, Óscar López, Idoia Mendia, Miquel Iceta y Francina Armengol son los principales valedores entre los barones socialistas que han dado la espalda a Pedro Sánchez. A la derecha de la imagen aparece Sara Hernández, la única defensora –ya en un perfil bajo– con que cuenta hoy el ex líder de Ferraz
Tan sólo le queda Madrid. Antonio Hernando, Óscar López, Idoia Mendia, Miquel Iceta y Francina Armengol son los principales valedores entre los barones socialistas que han dado la espalda a Pedro Sánchez. A la derecha de la imagen aparece Sara Hernández, la única defensora –ya en un perfil bajo– con que cuenta hoy el ex líder de Ferraz

Nadie duda de su candidatura pero antes tendrá que despejar la incógnita de si debería dejar la presidencia de Andalucía en caso de ser elegida secretaria general del PSOE

Si alguien espera que Susana Díaz entre en una atolondrada carrera para presentar formalmente su candidatura, más vale que abandone esta idea. Susana Díaz, a tenor de los dirigentes socialistas consultados, va a presentarse a las primarias para dirigir el Partido Socialista pero, en pro de este objetivo, «va a tomarse su tiempo» para anunciar una candidatura de la que ya nadie duda, al menos sobre el papel. La dirigente andaluza lleva «hablando y escuchando» a todo el mundo desde el pasado 1 de octubre. Quiere hablar para que conozcan de primera mano lo que piensan los responsables territoriales del PSOE, pero también quiere escuchar sus opiniones, le sean favorables o no, explican desde su entorno más inmediato. De hecho, Juan Cornejo reconoció ayer que Díaz «tiene peticiones para participar en actos en todos los territorios».

Estas fuentes siguen dando por descontado que Díaz dará el paso. «Después de todo lo que ha pasado no estamos para pactar», afirman desde el PSOE de Andalucía. Sus máximos apoyos, Fernández Vara –Extremadura–, Ximo Puig –Comunidad Valenciana–, Guillermo García Page –Castilla-La Mancha– y Javier Lambán –Aragón–, se mantienen a su lado y el pasado sábado, tras el anuncio de Patxi López, no dudaban de la voluntad de presentar candidatura por parte de Susana Díaz, y garantizan su apoyo. Cornejo, su mano derecha en Andalucía, atemperaba ayer la situación al afirmar que el anuncio de la candidatura de Patxi López «no significa nada» y dio a entender que Susana Díaz no dará ningún paso hasta que estén convocadas las primarias y el congreso de forma oficial.

La dirigente andaluza debe despejar antes de dar cualquier paso una de las dudas más recurrentes en el seno del socialismo español y que desde sectores del PSOE se señala como su telón de Aquiles: ¿debe dejar la presidencia de la Junta de Andalucía si es elegida líder del PSOE? Por un lado, están quienes no ven ningún inconveniente en que se produzca esta dicotomía, que por otra parte sería la primera vez en el PSOE. Y, evidentemente, están quienes la rechazan.

Incluso desde sectores que la apoyan no hay unanimidad. También en Andalucía hay disparidad de criterios porque la marcha de Díaz abriría el melón de la sucesión y no hay un candidato claro. Incluso uno de los que se postulan, Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén, ha dicho que, si no es incompatible ser presidenta de Andalucía con ser secretaria general del PSOE, tampoco «vería ningún problema» en ser presidente de la Diputación de Jaén y secretario general del PSOE andaluz. También están en las quinielas Mario Jiménez, portavoz de la gestora, o Juan Cornejo, secretario de organización del PSOE andaluz.

Por otra parte, hay quienes rechazan de plano esta posibilidad. Entre ellos, Francina Armengol, la presidenta de Baleares, que ve en esta coincidencia un impedimento. Sin lugar a dudas, este tema provocará urticaria en Castilla-La Mancha porque los socialistas de García-Page han hecho bandera contra Dolores de Cospedal por su doble papel como secretaria general del PP y presidenta de la comunidad. Tampoco todos los presidentes autonómicos socialistas que apoyan a la líder andaluza tienen clara esta cuestión. Uno de ellos apunta que «el discurso del secretario general debe ser diferente al de un presidente autonómico. Y Susana debe construir un discurso que haga receptivo nuestro discurso en todas las comunidades . Estas palabras entran en el mismo escenario de lo dicho ayer por Ximo Puig: «El PSOE no puede quedarse en un debate nominal porque perdería una oportunidad». Lo dijo en un desayuno informativo en Madrid presentado por el ex secretario general José Luis Rodríguez Zapatero, ferviente partidario de Susana Díaz y al que muchos señalan como la mano que mece la cuna en los tres actos que este fin de semana la dirigente andaluza protagonizará en tierras de Castilla y León.

Otro de los elementos que estará sobre la mesa es si habrá pacto entre diferentes candidaturas. Desde los sectores cercanos a Sánchez se airea el pacto Díaz-López sin ningún titubeo, mientras su líder sigue deshojando la margarita de su presentación. El propio Patxi López desechó esta posibilidad para garantizar la voz a la militancia y desde Andalucía se aboga por la opción de que decidan los militantes.

Tanto los entornos de López como de Díaz consideran que no es el momento de hacer estas cábalas pactistas, entre otras cosas, porque las primarias todavía no están convocadas.