Suspendido el juicio por la reclamación de un grupo de víctimas de Spanair

Un juez de Barcelona ha suspendido hasta julio el juicio inicialmente fijado para este mes por la reclamación de un grupo de víctimas del avión de Spanair que se estrelló en el aeropuerto madrileño de Barajas el 20 de agosto de 2008, en el que fallecieron 154 personas y 18 resultaron heridas graves.

La reclamación de este grupo de trece personas, familiares de tres fallecidos en el siniestro y un superviviente, que piden una indemnización por daños por un importe global de siete millones de euros a Spanair y la aseguradora Mapfre, se iba a estudiar en un juicio señalado por el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona para los días 18, 19 y 20 de marzo.

Se trata del primer procedimiento civil a Spanair por su responsabilidad en este accidente aéreo y su aseguradora Mapfre, que ofrece entre 40.000 y 100.000 euros a cada familia aplicando el baremo para víctimas de accidentes de tráfico.

En una providencia del pasado 7 de marzo, el magistrado del Juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona Florencio Molina ha acordado suspender el procedimiento y ha instado a las partes implicadas a asistir a una sesión informativa en el Servicio de Mediación Civil de Barcelona.

Además, el juez ha citado nuevamente a juicio a las partes los días 15 a 18 de julio, sin perjuicio del resultado del proceso de mediación.

Contra la resolución del magistrado, las víctimas del accidente han presentado un recurso en el que rechazan la suspensión de la vista por considerarla una decisión "unilateral y arbitraria".

El abogado de los demandantes, Carlos Villacorta, ha expresado a EFE la indignación de sus clientes porque "no solo han sufrido las consecuencias de una terrorífica catástrofe aérea, de forma directa o indirecta, sino que ahora se ven abocados a un nuevo e injustificado retraso judicial".

Villacorta ha argumentado que el derecho constitucional del ciudadano a obtener justicia en un plazo razonable y sin dilaciones indebidas no puede ser conculcado mediante la "imposición"de un mecanismo extrajudicial de resolución de conflictos, como la mediación.

Ha recordado que en la audiencia previa al juicio que tuvo lugar el 12 de diciembre de 2012, el tribunal propuso una mediación, que las víctimas del accidente rechazaron y con la que se mostró de acuerdo alguna de las partes demandadas.

Para Villacorta, la suspensión del juicio ocasiona "una grave indefensión"y supone "una denegación efectiva de justicia"a sus patrocinados.

En su opinión, este nuevo retraso no hace sino incrementar y agudizar el sufrimiento de este grupo de víctimas del accidente de Spanair, que "desean terminar con este doloroso proceso cuanto antes y mediante una decisión judicial a la que tienen derecho constitucionalmente".