Teresa Freixes: "Tenemos una ley de reunión, el 155 o el 116 si hace falta"

Teresa Freixes, catedrática de Derecho Constitucional, muestra su preocupación ante la huelga indefinida estudiantil en Barcelona. Como profesora ve «terrible» la tensión que se vive entre la población más joven y pone el foco en los estudiantes que están siendo discriminados y sobre el peligro que corre su futuro profesional.

–¿Qué le parece que los decanos y rectores animen a la huelga estudiantil?

–No es de recibo. Las sentencias hay que acatarlas y respetarlas. No se puede animar a una huelga contra una sentencia de un Alto Tribunal. Se pueden criticar académicamente pero no instigar a que haya resistencia a su cumplimiento.

–¿Puede una universidad pública llamar a dar «la batalla en las calles»?

–Es terrible. Las instituciones deben respetar el orden constitucional. Y no pueden alentar el «apreteu apreteu» de Torra. Tendrían que dar ejemplo a la ciudadanía para que la normalidad del ejercicio de derechos y libertades sucediera en Cataluña.

–¿Puede ser ilegal?

–Hay grupos que están estudiando las posibilidades de impugnación del manifiesto porque no entra dentro de sus competencias, al instar a los profesores a facilitar la huelga.

–¿Es legal hacer exámenes especiales a los huelguistas?

–Es una vergüenza. No puede haber un trato de favor a los que incumplen la ley.

¿Este clima de tensión puede influir en los resultados de los estudiantes?

Es una injusticia y discriminación a los estudiantes no huelguistas. Están precipitadísimos porque no pueden seguir las clases y saben que su futuro profesional se verá afectado.

–¿Se puede volver a un clima de normalidad en Cataluña?

–Va a depender de que nuestros políticos sean responsables. Se demostró el domingo que la ciudadanía en general es responsable. ¿Qué altercados hubo en la manifestación de SCC? Ninguno. ¿Cuál es el lema de los que impiden que se hagan las clases? «Las aulas serán siempre nuestras». ¿Y la consigna de quienes quieren continuar con su vida normal? «Las aulas son de todos». Ahí tienes la diferencia.

–¿Qué solución hay?

–Hasta que el constitucionalismo no consiga que se vuelva al orden constitucional como ejercicio legítimo y normal de derechos y libertades, lo tendremos mal. Lo primero que hay que hacer es reponer el orden constitucional. El diálogo es necesario pero debe producirse con el constitucionalismo que vive en Cataluña, no puede ser solo entre un Ejecutivo en funciones y un Gobierno de la Generalitat que no nos representa a más de la mitad de los catalanes.

–¿Habría que aplicar otro 155 para frenar la violencia?

–No hace falta. Tenemos suficientes herramientas en el ordenamiento jurídico español para hacer frente. Aplicar las normas para devolver el orden constitucional. Tenemos la Ley de Seguridad Ciudadana, la que regula el derecho de reunión, o el 155 y el 116 si hace falta.

–¿Es necesaria la rebelión para un golpe de Estado?

–Un golpe de Estado no está en el Código Penal, pero es ir contra el orden constitucional.