Tormenta política por la retirada de la obra de Sierra

Imagen de catálogo de una de las fotografías de la obra "Presos Políticos", de Santiago Sierra/Efe
Imagen de catálogo de una de las fotografías de la obra "Presos Políticos", de Santiago Sierra/Efe

La retirada de Arco de la obra "Presos políticos en la España Contemporánea", del polémico artista Santiago Sierra, ha generado una verdadera tormenta, tanto política como artística.

La retirada de Arco de la obra "Presos políticos en la España Contemporánea", del polémico artista Santiago Sierra, ha generado una verdadera tormenta, tanto política como artística. Una de las voces discrepantes con la decisión ha sido la del propio director de ARCOmadrid, Carlos Urroz, que ha calificado de "idea malísima"la decisión de retirar la obra, que "no comparte"y sin desvelar si este hecho puede dar lugar a su dimisión como director, a la espera de la resolución de la reunión de la Junta Rectora de IFEMA.

"Esta es una decisión que parte de la presidencia de IFEMA y a partir de ahí yo no tengo más que decir que no me parece que hubiera que haber tomado esa decisión. En cualquier caso, no la comparto", ha dicho.

A su juicio, era mejor que la obra se hubiera quedado. De hecho, ha revelado que recomendó a la galerista que no la retirara y que convencieran entre todos al presidente de IFEMA.

Urroz no ha entrado en si es una cuestión de sensibilidades políticas ni ha aclarado si la retirada se trata de un acto de censura. "Las galerías son espacios privados, tienen la libertad de poner lo que quieran y de quitarlo y la decisión es de Helga de Alvear. El presidente (de IFEMA) le ha pedido una cosa y Helga ha accedido. No sé si es censura", ha comentado para asegurar que por negarse a retirarla no se habría expuesto a una exclusión de la feria en próximas ediciones.

"Mi cargo está siempre a disposición de IFEMA, lo ha estado desde el primer momento. Siempre lo he dicho: mientras sea útil estaré y cuando no sea útil, dejaré de estar", ha zanjado.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid "no comparte"la decisión de Ifema y ha pedido a la institución ferial una rectificación. Las mismas fuentes han asegurado que el Ayuntamiento "no era conocedor"de la petición de Ifema a Helga de Alvear, quien ha decidido retirar de su estand la obra de 24 fotografías de Santiago Sierra. La junta rectora de IFEMA ha avalado después la decisión de la dirección de la feria, una medida que el Ayuntamiento de Madrid había pedido rectificar.

Según han informado a Efe fuentes municipales, la junta rectora urgente celebrada hoy no ha tenido en cuenta la petición de rectificación del Consistorio y ha avalado la decisión de retirar la obra con 24 fotografías en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras o los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra).

En un comunicado remitido esta mañana, la institución ferial subrayaba que, "desde el máximo respeto a la libertad de expresión", la polémica "que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018".

"Por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria", añade la nota.

Igualmente, el portavoz del PDeCAT en la Comisión de Cultura del Congreso, Sergi Miquel, ha considerado una "injerencia política"la retirada de la obra y ha denunciado un "acoso"del Estado a todas las expresiones culturales y políticas que no le gustan.

En una rueda de prensa en el Congreso, Miquel ha asegurado que, según lo constatado esta semana, el Estado está dispuesto a acabar con todas las manifestaciones culturales y políticas "que les sean molestan o que no le plazcan", algo que cree que ya se había comprobado en Cataluña desde una perspectiva política.

El PDeCAT ha registrado hoy una serie de preguntas para conocer la opinión del Gobierno sobre la retirada de la obra de Santiago Sierra, que considera un "ataque directo"a la libertad de expresión en un ámbito que, como el arte, "debería de poder provocar sin injerencias o interferencias políticas".

Miquel ha explicado que aunque el Gobierno no forma parte directa de los órganos de dirección de Ifema, sede de la feria, el PDeCAT quiere conocer su opinión al respecto, ya que lo que hay detrás de esta retirada es "una injerencia política para evitar una polémica"que no debería existir en una certamen de la trayectoria de ARCO.

Además, ha instado a la sociedad civil a buscar, junto a los partidos políticos, la "fórmula justa"para denunciar este acoso por parte del Estado a manifestaciones culturales o políticas, con lo que está creando "una distopia"que hace saltar todas las alarmas.

Las esposas de Jordi Cuixart (Òmnium) y Jordi Sánchez (JxCat), Txell Bonet y Susanna Barrera, también han criticado la retirada de "Presos Políticos en la España Contemporánea", lo que ven como un acto "de represión y de retroceso de la democracia"en España.

Lo han dicho en la recepción que ha organizado el Ayuntamiento de Barcelona y Ada Colau para demostrar su apoyo y solidaridad hacia los políticos independentistas en prisión preventiva y hacia sus familias.

"El retroceso que está viviendo la democracia en España no sólo afecta a nuestros maridos. Ayer se condenaba a un cantante -en referencia al rapero Valtonyc- y hoy se retiraba una pieza de ARCO porque lo que denunciaba no les parecía bien", ha apuntado Susana Barrera, esposa de Sánchez.

Barrera cree que "no hay voluntad de que esto cambie"y que "la única fuerza"que tienen los ciudadanos es la "denuncia del retroceso de la democracia".

Por su parte Bonet, ha destacado el poder que tiene el arte contemporáneo y ha asegurado que el autor de "Presos Políticos en la España Contemporánea", Santiago Sierra, "ha conseguido lo que quería, que corra la pieza".

Por su parte, la baronesa Thyssen ha asegurado este miércoles que la idea de calificar de 'presos políticos' a determinadas personas que aparecen en la obra de Santiago Sierra que ha sido retirada en Arco es "un poco de mal gusto".

"No la he visto y no puedo opinar, pero la idea no me parece muy oportuna", ha reconocido a un grupo de periodistas Carmen Thyssen, quien no obstante ha matizado que ella es "apolítica"y esta decisión no le "parece ni bien ni mal".

"No puedo opinar, son otros los que tienen que decidir", ha añadido la baronesa, quien también ha reconocido que "hay límites en el arte moderno".

El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, tambié ha criticado la decisión porque el arte es "ficción"y "libérrimo"y en él "cabe todo".

"Si esto es una obra de arte, yo tengo que recordar que el ámbito del arte es libérrimo, es decir, que cabe todo", ha declarado en una entrevista en La Sexta recogida por Europa Press, rechazando las "prohibiciones"de obras de artes o creaciones artísticas. De hecho, ha avisado que al tomar la decisión de prohibirlas se "genera muchísima más atracción hacia la obra".

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, ha destacado que en España no hay presos políticos y ha considerado que la retirada de la obra de Santiago Sierra del estand de ARCO ha podido deberse a un tema "conceptual".

A su llegada a la feria de arte contemporáneo para anunciar el acuerdo alcanzado con la coleccionista Ella Fontanal-Cisneros para donar parte de su colección de arte a España, el secretario de Estado ha recordado que ni el Gobierno ni la Administración general del Estado tienen ningún papel en ARCO.

"Ni nos corresponde ni nos afecta en términos competenciales", ha insistido Benzo, que ha opinado que se trata de una decisión de una galería privada y en base a los criterios de la propia galería que hay que respetar., ha dicho.

"No he visto la obra pero lleva el título de "presos políticos"pero si hay fotografías de personas que no son presos políticos hace pensar que conceptualmente no estaba bien ajustada la obra y es un criterio artístico que se ha tomado a la hora de retirarlo".

Los artistas "tienen derecho a decir lo que quieran y yo soy partidario de la libertad vinculada a la cultura pero a partir de esa libertad una galería puede tomar las decisiones que quiera", ha indicado.

Por otra parte, el portavoz parlamentario de Esquerra Republicana (ERC), Joan Tardá, ha denunciado este martes la "hipocresía"de haber retirado la exposición, "un ejercicio de censura", ha dicho, sobre el que espera que el Ayuntamiento de Madrid se pronuncie. "Bienvenidos a Turquía", ha enfatizado.

"Es una vergüenza que tengamos que presenciar un ejercicio de hipocresía tan superlativo", ha manifestado Tardà en los pasillos del Congreso, incidiendo en que, en caso de duda, debe prevalecer "siempre"la libertad de expresión, también en el arte contemporáneo, "un arte que rompe y abre nuevos senderos en el mundo artístico".

"Es una vergüenza que exista en ARCO censura", ha insistido el independentista catalán, quien espera que "en las próximas horas"se "corrija esta decisión"y así evitar que "se les caiga la cara de vergüenza".

Tardà también espera que el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmen se pronuncie porque "soportar esta vergüenza no tiene ningún sentido", sería "impresentable"y no dejaría en buen lugar a la ciudad de Madrid.

De entrada, ya ha avanzado que su grupo parlamentario va a exigir al Gobierno que retire "de inmediato"las subvenciones y beneficios fiscales a la Fundación ARCO. "No les puede salir gratis este hecho que no tiene parangón. Pero ¿esto es Turquía?", ha dicho.

La misma comparación con Turquía ha sido utilizada por su compañero y 'número dos' de ERC en Madrid, Gabriel Rufián, aunque para otras cuestiones diferentes. En relación con la huida de Anna Gabriel a Suiza para no comparecer ante el Tribunal Supremo, Rufián ha dicho que no es que la dirigente de la CUP huya de la justicia, sino que "España se acerca a Turquía".

También nuestro país se acerca al régimen de Erdogan, según el independentista catalán, en cuanto a las penas a tuiteros y raperos como Valtonyc, al que el Tribunal Supremo ha impuestos tres años y medio de cárcel por injurias a la Corona, una decisión que considera "una absoluta barbaridad". "Experimentamos una regresión democrática tan bestia que incluso el 15-M hoy en día seria ilegalizado", ha concluido.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado hoy la decisión y ha apelado a la libertad de expresión.

En los pasillos del Congreso, Iglesias ha advertido de que "no es compatible con la democracia que haya determinados temas que no se puedan tocar o sobre los que se pueda hablar".

Fuentes de la galería han indicado hoy a EFE que han decidido, a petición de ARCO, retirar la obra de Santiago Sierra, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de "reconocidos encarceledos"como Oriol Junqueras y los jóvenes acusados de agredir a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra).

Una decisión que no ha gustado al líder de Podemos, quien ha insistido en que "en democracia tiene que haber libertad de expresión".

Por último, la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, aseguró hoy que “con carácter general” en España “está habiendo un retroceso en materia de derechos y libertades” desde que gobierna el Partido Popular.

En los pasillos del Congreso de los Diputados, Robles apuntó que los socialistas van a “trabajar” para que “pronto” se derogue la llamada ‘ley mordaza’, porque es “obvio” que hay ese “retroceso”.

Agregó que cuando los tribunales dictan una resolución, “es legítimo el derecho a criticarlos”, pero sin olvidar que “son ellos los que tienen todos los elementos de juicio correspondientes”. De esta manera aludía a la condena a tres años de prisión para el rapero José Miguel Arenas Beltrán.

Por otra parte, Robles señaló que “todo lo que contribuya a tranquilizar el ambiente y la crispación es positivo”, al ser preguntada por la decisión de la dirección de la feria de arte contemporáneo ARCO de retirar una exposición sobre "los presos políticos".

La portavoz socialista indicó que, en este momento, “todo lo que contribuya a tranquilizar el ambiente y la crispación es positivo”, y si la organización de ARCO “ha valorado que una determinada exposición podía favorecer la crispación, nosotras tenemos que intentar rebajar la tensión”. Consideró “imprescindible que se recupere el clima de diálogo y todo lo que ayude a rebajar la tensión ayuda mucho”.