Cinco detenidos con armas y explosivos en una operación contra los arsenales de ETA en Francia

Los tres primeros detenidos son Michel Tubiana, presidente de honor de la Liga de Derechos Humanos de Francia, Michel Berhocoirigoin, expresidente de la cámara agrícola del País Vasco, y Jean-Noël Etcheverry, miembro del colectivo ecologista Bizi.

Cinco personas han sido detenidas en una operación de la Guardia Civil contra los arsenales de la banda terrorista ETA en Francia en la que los agentes se han incautado, además, de una cantidad indeterminada de armas y explosivos.

Los expertos antiterroristas de la Guardia Civi y de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) francesa trataban ayer de determinar las razones por las que ETA tenía, en una casa de campo de Lohosse, en el Departamento de los Pirineos Atlánticos, uno de los más cercanos a la frontera española, un depósito de armas y explosivos.

En la operación –que se considera continuación de la «Descubrimiento», que se realizó el pasado 12 de octubre al levantarse en Carlepont un zulo con numerosas armas, y Brique, desarrollada en Biarritz en mayo del año pasado, en la que también se incautó abundante material– fueron detenidos cinco individuos.

Por el momento se han localizado decenas de armas cortas y largas de distintos modelos, abundante munición, explosivos, material para la confección de artefactos explosivos y bombas lapa, como cordón detonante, temporizadores y detonadores.

Según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, a los tres detenidos a primeras horas de la noche del viernes, cuya identidad no ha sido facilitada, se ha unido el arresto de otras dos personas.

Se trata de la dueña de la vivienda de la localidad francesa de Louhossoa, en el Departamento de los Pirineos Atlánticos donde se arrestó a los tres "legales", que se encontraba fuera de la casa y a otra persona que la llevó en el coche.

La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones, que se sumarían a la reciente de Mike Irastorza, el que se consideraría el último jefe de ETA, arrestado el pasado 5 de noviembre.

Según el medio digital vascofrancés Mediabask, los tres primeros detenidos son Michel Tubiana, presidente de honor de la Liga de Derechos Humanos de Francia, Michel Berhocoirigoin, expresidente de la cámara agrícola del País Vasco, y Jean-Noël Etcheverry, miembro del colectivo ecologista Bizi.

Mediabask ha publicado en las últimas horas varios documentos firmados por estas tres personas dirigidos a ETA en los que se ofrecen como representantes de la "sociedad civil"para ayudar en el proceso de destrucción de las armas de la organización terrorista.

También ha hecho públicas dos cartas de ETA, fechadas los días 19 de octubre y 16 de noviembre, en las que la organización terrorista acepta la mediación de estas tres personas y aboga por "delegar en la sociedad civil la responsabilidad política del desarme".

"Os pedimos una sola cosa: que el procedimiento utilizado no deje ningún margen a una lectura deshonesta en términos de 'vencedores y vencidos", indica ETA en la segunda de las cartas remitidas a los tres activistas y redactada en francés.

"Nuestro objetivo es el de poder declarar en el plazo más breve posible que ETA ya no es más una organización armada", sostiene la banda.

En un comunicado que Tubiana, Berhocoirigoin y Etcheverry han hecho llegar a Mediabask, redactado previamente ante la posibilidad de que se llevara a cabo la operación policial, los tres activistas aseguran que han decidido proceder a la destrucción de un primer "stock"de armas de ETA que equivale al 15 % de los arsenales "sellados"por la organización terrorista.

La decisión de precipitar la operación (no es normal en Francia que se realicen por la noche) se debió a que los citados individuos habían realizado una serie de movimientos extraños, que hacían sospechar que podían intentar una huida, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN. Los citados expertos trabajaban con varias hipótesis, desde que las armas y explosivos hubieran sido sacadas de un zulo para utilizarlas en algún acto de tipo «político» para pedir una negociación; o que la casa fuera el lugar en el que se guardaban habitualmente las armas y explosivos.

Si se confirmara la primera hipótesis, se trataría del enésimo intento de la banda de negociar con España y Francia un supuesto desarme total a cambio de medidas a favor de los presos de la banda, con la excarcelación de la práctica totalidad de ellos. De confirmarse, y dado el Gobierno que hay en España y el que previsiblemente se pueda formar en Francia tras las próximas elecciones, sería una ensoñación propia del fanatismo que caracteriza a ETA.

Si la casa era utilizada como depósito, estamos ante un golpe más a la banda criminal en la estrategia que siguen las autoridades de ambas naciones para detener a todos los miembros de la organización criminal y proceder a la incautación de las armas y explosivos que les quedan.

Decenas de policías acordonaron hoy en el caserío situado a las afueras de la localidad vascofrancesa de Louhossoa, donde ha sido llevada a cabo la operación conjunta franco-española

Medio centenar de personas, en su mayor parte militantes independentistas vascos, se dieron cita en los aledaños de la vivienda, localizada junto a un pequeño río.

La policía francesa estableció un importante cordón de seguridad entorno a la vivienda.

Louhossoa es una pequeña localidad del País Vasco francés de apenas medio millar de habitantes situada a 30 kilómetros al este de Bayona en dirección a Saint-Jean-Pied-de-Port.

Minutos después de la operación, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha felicitado en Twitter a la Guardia Civil y ha ensalzado la cooperación con el país galo.

Enhorabuena a la @guardiacivil, que ha incautado armas y explosivos a ETA y ha detenido a 3 personas gracias a la cooperación con Francia.

Zoido 'se estrenó' como ministro del Interior con la detención el 5 de noviembre, un día después de asumir esta cartera, de Mikel Irastorza, considerado máximo dirigente de una ETA derrotada policialmente pero que se resiste a disolverse desde que anunciara el fin de los atentados el 20 de octubre de 2011.

Supuso el séptimo golpe a la dirección de la banda tras su anuncio de cese de la violencia. En estos cinco años sin violencia etarra, las fuerzas de seguridad han arrestado a más de 160 personas vinculadas con la banda. El Ministerio del Interior aseguró que con la detención de Irastorza se había asestado "un duro golpe"al intento de los terroristas de escenificar una entrega de armas a través de un proceso de negociación al que se niegan España y Francia.

Al arsenal de hasta tres toneladas de explosivos y 300 armas con los que contaba ETA había que restar, antes de la operación de este viernes, las 145 pistolas intervenidas en Francia el pasado 12 de octubre. En un zulo a unos cien kilómetros al noreste de París escondía, además, munición y dos fusiles de asalto enterrados en bidones en un parque forestal, concretamente en el término municipal de Carlepont.

El pasado 22 de noviembre, agentes de la Policía Nacional arrestaron en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas al integrante de ETA Garikoitz Ibarlucea, alias 'Guipuzcoano', reclamado desde 2006 por la Audiencia Nacional por un delito de terrorismo relacionado con la 'kale borroka'.

Esta misma semana, el día 14, agentes de la Policía Judicial francesa, en colaboración con la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, detuvieron en la ciudad gala de Marsella al histórico dirigente de ETA José Manuel Azcárate Ramos, que se encontraba huido desde el año 2012. Portaba documentación falsa elaborada por la banda terrorista y, de acuerdo a las primeras investigaciones, planeaba trasladarse en breve a Sudamérica.

Europa Press