Un «ejército» de 6.000 CDR recluta a la guerrilla del 21-D

Los Comités de Defensa de la República han creado una especie de brazo operativo, el GAAR, que será el encargado de realizar las acciones más violentas, entre ellas los ataques a miembros de las Fuerzas de Seguridad

Esta es la imagen que los CDR comparten a través de las redes alentando a la movilización para el 21-D
Esta es la imagen que los CDR comparten a través de las redes alentando a la movilización para el 21-D

Los Comités de Defensa de la República han creado una especie de brazo operativo, el GAAR, que será el encargado de realizar las acciones más violentas, entre ellas los ataques a miembros de las Fuerzas de Seguridad.

El número de individuos que están integrados en la actualidad en los Comités de Defensa de la República (CDR) que operan en Cataluña es de unos 6.000, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN.

Forman el núcleo sobre el que recae la organización de la paralización total de la Comunidad Autónoma el 21 de diciembre y son los encargados de movilizar a miles de personas. Según unos de los planes concretos que publica hoy este periódico en un gráfico adjunto, para 12 objetivos pretenden reunir a 12.000 individuos.

De hecho, la previsión de los separatistas es que los que lleguen a participar en las movilizaciones ese día puedan representar una cifra sensiblemente superior en función de la marcha de los acontecimientos y de la capacidad de convocatoria que tengan en esos momentos estas organizaciones alegales.

No existe un «mando único» para los CDR, sino que actúan de forma autónoma bajo unos lemas generales y se organizan en grupos de hasta una veintena de individuos. Establecen unas claves secretas en cuentas de Telegram mediante las que se comunican la hora y el lugar en el que van a dar los «saltos» (corte de una carretera o una vía férrea, ataques a las Fuerzas de Seguridad).

Para la protesta general que pretenden realizar el 21, han comenzado a marcar una serie de «objetivos» y la forma en que planean atacarlos. La finalidad es provocar un auténtico caos en Cataluña que pretenden prolongar «hasta que se proclame la República Catalana».

Los CDR funcionan, según las citadas fuentes, con un esquema muy parecido a los CDR cubanos (Comités de Defensa de la Revolución), mediante el control de los pueblos y barrios en que están implantados. Es por esta razón que el día de la «huelga general» tratarán de sumar a sus filas al mayor número de personas que simpaticen con la causa separatista sin que tengan que ser necesariamente extremistas.

En otras ocasiones, como se ha acreditado fotográficamente, han llegado a utilizar niños de corta edad para cortar carreteras y autopistas.

A este respecto, se sabe que a los habituales integrantes de los CDR se sumarán el día 21 grupos anarquistas («Bandera Negra»); incluso, militantes del PDeCAT y, por supuesto, Arran, las juventudes de la CUP, que ya tienen a muchos de sus miembros en los referidos grupos.

Expertos consultados por este periódico alertan de la gravedad de la situación que vive Cataluña y de que lo ocurrido el pasado fin de semana, con el corte durante 15 horas de la autopista AP-7, uno de los ejes de comunicación más importantes de Europa, fue una especie de «ensayo» de lo que puede suceder en los próximos días y semanas.

Asimismo, señalaron que la aparición de nuevas siglas en torno a los Comités de Defensa de la República (CDR) no es nada más que un ardid publicitario ya que en esos grupos casi siempre están los mismos, en una estrategia de multimilitancia.

Es el caso de los GAAR, una especie de «brazo operativo» de los CDR, que se ha dado a conocer con un comunicado en el que anima a los separatistas para que se sumen a sus filas y explican sus objetivos tácticos hasta lograr el estratégico de la proclamación de la «República Catalana».

«Son muchas las voces que se escuchan pidiendo una huelga general y una parada de país. Ha llegado el momento (...). El pueblo catalán da un paso adelante y convoca a todas las personas independentistas a unirse a los Grupos Autónomos de Acciones Rápidas (GAAR). Votamos independencia, no autonomía».

Anuncian, vaya novedad, que se suman a la huelga general del próximo 21. «Nuestras acciones comenzarán ese mismo día y sólo cesarán el día que la República Catalana sea proclamada. Llevaremos a cabo acciones cortas y nuestro principal objetivo es tanto la paralización de los grandes ejes de comunicación de Cataluña con los países vecinos (Francia y España) como el boicot y el sabotaje. Nos centraremos en: los turismos y carreteras; las vías de tren, metro; las zonas industriales; las fuerzas del orden; las comunicaciones por cableado».

En concreto, intentarán colapsar Barcelona mediante el corte de las rondas y de las grandes vías urbanas. Nuevamente, la AP-7 será objeto de los ataques, al menos en dos lugares (Alcanar y Lérida), además de la frontera con Francia. Por lo que respecta a las acciones contra aeropuertos y puertos, instalaciones protegidas por ley por la Guardia Civil, las posibilidades de éxito son nulas, como ha ocurrido en otras ocasiones. A estos individuos, la presencia de la Benemérita les disuade y tan solo se atreven a aparecer cuando son los Mossos d'Esquadra los encargados del orden. Es el caso de las estaciones del AVE, en Barcelona y Gerona, donde pretenden provocar un auténtico caos.

Según diversos tuits publicados en los últimos días, el objetivo de la huelga general convocada para el día 21 es «detener completamente el país inspirándonos en el movimiento de los “chalecos amarillos” en Francia». Se proponen de esta manera «detener el Consejo de Ministros» que se va a celebrar ese día en la Ciudad Condal.