La investidura de Sánchez el 23 de julio retrasaría una repetición electoral al 10 de noviembre

La investidura de Pedro Sánchez deberá votarse el martes para asegurar que la repetición de elecciones sea en domingo

Pedro Sanchez durante la cumbre de líderes europeos en Bruselas este fin de semana.
Pedro Sanchez durante la cumbre de líderes europeos en Bruselas este fin de semana.

Si la investidura fuese el 23 de julio, fecha preferida en el PSOE, y antes del 23 de septiembre nadie hubiese sido investido, al día siguiente se disolverían las Cortes y la repetición electoral sería el 10 de noviembre.

La investidura de Pedro Sánchez, cuyo debate va a convocar la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, deberá votarse un martes para que, en caso de repetición de elecciones, esos comicios se celebren en domingo, como es tradición en nuestro país.

Sánchez se encuentra hoy y previsiblemente también mañana en Bruselas. Por este motivo, según fuentes socialistas, la reunión prevista para mañana con la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet se cancelará. Ante la imposibilidad de llevarla a cabo de manera presencial, el contacto se producirá por teléfono. Esto hace que se mantenga la hoja de ruta prevista de que la fecha de la investidura se conozca el martes 2 de julio.

La llamada, informan fuentes parlamentarias, se producirá “a lo largo de la mañana”. Posteriormente, Meritxell Batet convocará a los medios de comunicación en el Congreso, tras haber comunicado su decisión sobre el pleno de investidura a los grupos parlamentarios.

Sánchez le comunicará mañana por teléfono a Batet la fecha de la investidura

Así las cosas, las fechas posibles para esa votación, que tendrá lugar en la segunda jornada del debate en el Pleno del Congreso, se reducen al próximo martes, 9 de julio, o bien los siguientes martes, días 16 ó 23.

Precisamente es esta última fecha, el 23 de julio, la favorita en el PSOE, según apuntan fuentes socialistas a LaSexta.

Y es que la fecha del debate de investidura, que el candidato Pedro Sánchez comunicará este martes a la presidenta del Congreso, será decisiva para determinar el día de una hipotética repetición de las elecciones generales.

Moncloa maneja encuestas que dan al PSOE 145 escaños si repiten las elecciones

Dos meses que en verano son más largos

La Constitución de 1978 establece en su artículo 99.5 que, "si transcurrido el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones, con el refrendo del presidente del Congreso".

Esa repetición ya se produjo en 2016 cuando, tras la fallida investidura de Sánchez con apoyo de Ciudadanos de principios de marzo, pasaron los dos meses sin que prosperara ninguna candidatura y las Cortes se disolvieron para repetir los comicios el 26 de junio de 2016.

En esta ocasión, y como el plazo de los dos meses naturales coincide con dos meses consecutivos de 31 días, julio y agosto, el calendario de la próxima investidura debe adaptarse a las circunstancias para no provocar un desajuste que llevase a celebrar elecciones un sábado o un lunes.

Se acortó el periodo electoral a 47 días

Además, hubo un cambio legal en 2016 ante el riesgo de una segunda repetición de las elecciones en plena Navidad. Así, al inicio de la pasada legislatura los partidos modificaron la ley electoral para introducir una disposición adicional estableciendo que, en los casos de repetición de los comicios por falta de investidura, se acortaran los plazos del procedimiento electoral, bajando de 54 a 47 días.

"En el supuesto de elecciones a Cortes Generales como consecuencia de lo dispuesto en el apartado 5 del artículo 99 de la Constitución, el real decreto de convocatoria se expide al día siguiente de la expiración del plazo de dos meses, contados a partir de la primera votación de la investidura --se incluyó--. Dicho real decreto se publica el mismo día de su expedición y entra en vigor el mismo día de su publicación. El real decreto de convocatoria señala la fecha de las elecciones que habrán de celebrarse el día cuadragésimo séptimo posterior a la convocatoria".

Con esas reglas, si Pedro Sánchez y Meritxell Batet deciden situar la sesión de investidura la próxima semana, la primera votación debería ser el martes 9 de julio para que los dos meses acaben el lunes 9 de septiembre y, si para entonces nadie hubiese logrado ser elegido presidente del Gobierno, al día siguiente se disolverían las Cortes y la repetición de las elecciones generales tendría lugar el domingo 27 de octubre.

Ahora bien, si el debate de investidura se pospone una semana más y se fija para la semana siguiente, 15 y 16 de julio, ese plazo de dos meses acabaría el 16 de septiembre, el decreto se publicaría al día siguiente y la repetición de los comicios pasaría al 3 de noviembre. En este caso, coincidiría con el puente de la Fiesta de Todos los Santos (primero de noviembre), lo que podría incidir en la participación.

La tercera alternativa, celebrar el debate de investidura los días 22 y 23 de julio, supondría prolongar la interinidad y llevaría al 23 de septiembre el plazo de los dos meses, lo que conduciría a unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre.

Europa Press