Uno de los presuntos yihadistas detenidos en Madrid vivía «prácticamente encerrado»

Los vecinos muestran su sorpresa ante la detención

Efectivos de la polícia trasladan material requisado en el domicilio de uno de los detenidos
Efectivos de la polícia trasladan material requisado en el domicilio de uno de los detenidos

Los vecinos de uno de los presuntos yihadistas detenidos hoy en Madrid han explicado que el arrestado vivía prácticamente encerrado en su piso de la calle Carlos Aurioles del barrio de Palomeras Bajas.

Los vecinos de uno de los presuntos yihadistas detenidos hoy en Madrid han explicado que el arrestado vivía prácticamente encerrado en su piso de la calle Carlos Aurioles del barrio de Palomeras Bajas, cercano a la Asamblea de Madrid.

La Policía Nacional ha detenido esta madrugada en la capital a dos marroquíes de 43 y 22 años que se encontraban en un "avanzado y peligroso proceso de radicalización"que los hacía susceptibles de convertirse en terroristas suicidas, según ha informado el Ministerio del Interior.

Uno ha sido arrestado en la calle Carlos Aurioles del barrio de Palomeras Bajas del distrito de Puente de Vallecas, muy cerca de la estación de tren de Asamblea de Madrid-Entrevías y a unos 600 metros de esta institución.

El otro en la calle Lagartera, ubicada a unos 500 metros de la primera y ya perteneciente al barrio de Entrevías, ubicado al otro lado de las vías del tren.

Sobre las diez y media de la mañana la Policía, que ha cortado la calle Carlos Aurioles al tráfico durante un tiempo, ha sacado del bloque número 42 esposado a uno de los arrestados y lo ha introducido en un coche. Había numerosos vecinos y curiosos en la zona, muchos de ellos porque han visto el despliegue policial al bajarse del tren.

El arrestado llevaba la cabeza tapada con una sudadera y, según ha comentado a Efe un trabajador de la Farmacia que hay en el bajo del edificio, los vecinos le habían comentado que el ahora detenido no solía salir de casa y vivía "prácticamente encerrado".

Una vecina del bloque llamada Gala ha explicado a los periodistas que sobre las cinco de la madrugada ha escuchado pasos de varias personas por las escaleras, lo que le ha extrañado, pero estaba dando un biberón a su hijo y se ha vuelto a dormir, sin llegar a ver nada.

Esta mujer ha asegurado que no sabe quién es el detenido, pero ha dicho que lleva tres años viviendo en el bloque y "allí no hay gente rara, como sí pasa en otras casas de la zona", por lo que está "sorprendida".

La mayoría de los vecinos de ese bloque tiene entre 40 y 50 años, edad que coincide con el mayor de los arrestados.

Otro trabajador de la zona que ha preferido no identificarse a explicado a Efe que "si es la persona que se dice, de unos 40 años, era un hombre atento y educado".

Junto al edificio de la detención hay una asociación llamada Iglesia Cristiana El Buen Samaritano, uno de cuyos integrantes ha relatado a Efe que justo cuando han abierto para recibir a las personas que van a rezar han visto a la Policía, que ha permitido que siguieran entrando sus fieles, que han permanecido allí dentro sin ver mucho más.

La otra detención se ha practicado en la calle Lagartera 228, donde a primera hora la Policía también ha sacado del piso a un arrestado esposado y cubierto con una prenda de ropa y lo ha metido en un coche.

Los agentes han sacado de esta vivienda, ubicada al otro lado de las vías del tren, ya en el barrio de Entrevías, varias cajas con objetos en su interior. Efe