Un experimentado piloto, el sargento superviviente y un teniente viajero

Jhonander, José Morales y Saúl López
Jhonander, José Morales y Saúl López

Volvían de unas jornadas de entrenamiento consistentes en la localización de aeronaves siniestradas, tanto en el mar como sobre tierra, junto a las Fuerzas Armadas de Senegal y ahora son ellos el objeto de la búsqueda. Tres días después de que se perdiera el contacto con el helicóptero «Super Puma», nada se sabe –al cierre de esta edición–del paradero de los tres militares desaparecidos tras el siniestro de la aeronave frente a las costas del Sáhara Occidental. Sus familiares siguen a la espera y ayer el ministro de Defensa, Pedro Morenés, se reunió con todos ellos para transmitirles las últimas novedades sobre las labores de rastreo.

Capitán José Morales Rodríguez

La tripulación estaba formada por el capitán José Morales Rodríguez, un experimentado piloto con más de 2.000 horas de vuelo que ha participado en misiones en Afganistán. El capitán Morales está curtido en pruebas deportivas extremas; prueba de ello es que hace cuatro años participó en una de las competiciones de resistencia más duras a las que se puede enfrentar un corredor: «La Marathon des Sables», conocida popularmente como la Maratón del desierto, en la que los participantes tienen que lidiar con temperaturas extremas que rondan los 50 grados, vientos áridos y 250 kilómetros de recorrido. En la prueba, los corredores ponen a prueba su autosuficiencia, cargando con su equipo durante las 50 etapas de duración por las que discurre. Su dilatada experiencia en el servicio y sobre el terreno mantiene esperanzada a su familia, pues Morales, natural de Barcelona, está casado y tiene un hijo de corta edad.

Sargento Johnander Ojeda Alemán

Una sensación de terrible «dejà vu» invade a los familiares del sargento Johnander Ojeda, ya que hace un año él fue el único superviviente de un accidente en similares circunstancias en el que murieron cuatro militares: dos pilotos y dos mecánicos. Se da, además, la curiosidad de que la aeronave era de las mismas características: un helicóptero «Super Puma» del 802 Escuadrón del SAR, que se estrelló contra el mar a 34 millas de Gran Canaria durante un ejercicio nocturno. El sargento Ojeda es natural de Telde y está soltero, aunque actualmente tiene pareja. Su vocación por el Éjercito es temprana, ya que se enroló con sólo 19 años. Actualmente es sargento con 300 horas de servicio y también desempeña labores de mecánico. Ojeda se reincorporó al Escuadrón hace escasamente un año, después del accidente de marzo de 2014 y actualmente se encuentra incurso en el procedimiento que investiga las causas del anterior siniestro.

Teniente Saúl López Quesada

Menos datos han trascendido del teniente Saúl López Quesada, un joven militar natural de Madrid y piloto del 802 Escuadrón del Servicio de Búsqueda y Slavamento (SAR) del Ejército del Aire con una experiencia de más de 500 horas de vuelo a sus espaldas. El teniente López Quesada no está casado y es un gran aficionado a viajar. En su cuenta de Facebook da buena cuenta de ello y muestra las fotografías de su último viaje a Estados Unidos, donde visitó ciudades como Nueva York o lugares de interés como el Gran Cañón del Colorado.