Urdangarin asegura que «nunca hemos pretendido ocultar nada»

Iñaki Urdangarin ha concluido hoy después de casi 16 horas efectivas de comparecencia su declaración en el juicio del caso Nóos.

La Infanta Cristina, junto a su esposo Iñaki Urdangarin, a su llegada hoy a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP)
La Infanta Cristina, junto a su esposo Iñaki Urdangarin, a su llegada hoy a la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP)

Iñaki Urdangarin ha concluido hoy después de casi 16 horas efectivas de comparecencia su declaración en el juicio del caso Nóos.

El exduque de Palma, Iñaki Urdangarin, ha subrayado que la Casa Real no puso "ninguna restricción"a que tanto su mujer, la Infanta Cristina, como él compartieran al 50 por ciento la propiedad de la empresa Aizoon, y ha asegurado que su esposa "no conocía absolutamente nada de la gestión interna"de la mercantil ni tenía conocimiento de la contabilidad y los asuntos financieros de la misma.

Así lo ha manifestado a preguntas de Pablo Molins, uno de los abogados que asiste a la Infanta en el juicio del caso Nóos, quien ha interrogado sobre el papel de la hermana del Rey Felipe VI al frente de la empresa.

Urdangarin ha desvinculado tajantemente a su mujer de la gestión de Aizoon, aseverando que ella nunca dio orden alguna sobre cómo contabilizar un gasto así como en relación con el día a día de la empresa.

En esta línea, el exduque ha negado que el motivo por el que la Infanta se incorporó a Aizoon fuese el de ejercer de escudo fiscal ante Hacienda.

En su declaración, Urdangarin ha asegurado que nunca ha escuchado a Tejeiro "decir cosas parecidas"y, al ser preguntado por Molins sobre por qué Masi realizó las anteriores consideraciones, el acusado ha recordado que el notario y Tejeiro tenían negocios juntos y éstos comenzaron a ir mal, lo que "quizás pudo ser un motivo de enfrentamiento".

También ha afirmado el exduque que es "absolutamente falso"que su mujer no estuviera completamente convencida de querer formar parte de Aizoon. Urdangarin ha atribuido la presencia de su esposa en Aizoon a "un tema de ilusión por mi parte, el proyecto lo quería compartir con ella y hacerle partícipe de la sociedad. Lo consulté con Miguel Tejeiro y ella con Carlos García Revenga", entonces secretario personal de las Infantas.

El inculpado ha recordado que la exduquesa le acompañó a la notaría a formalizar la constitución de la sociedad, tras explicarle que "era para mis honorarios profesionales". "Como administrador, era yo quien tomaba las decisiones y sólo yo tenía poderes en Aizoon".

Finalmente, ha aseverado que él se encargaba de los aspectos financieros y económicos de la familia, mientras que ella, además de dedicarse a sus hijos junto a él, "debía atender su agenda institucional".

En la última de las tres jornadas de declaración, el exduque de Palma ha puesto el acento en que su esposa nunca tuvo participación alguna en las actividades que él desarrolló en torno al Instituto Nóos y que su participación como copropietaria en la empresa familiar Aizoon no tenía efectos prácticos.

De hecho, la tarjeta de crédito emitida a nombre de doña Cristina con cargo a la cuenta de Aizoon nunca estuvo en su mano, y fueron él mismo, su secretaria y otras personas de su entorno las que hicieron gastos con esa visa, ha manifestado.

Ha responsabilizado del cargo de gastos personales a Aizoon a su secretaria, Julita Cuquerella, y a su contable, Marco Antonio Tejeiro.

En este último y en su hermano Miguel Tejeiro ha descargado hoy, y en las jornadas previas, la toma de decisiones sobre facturación y contratación de Aizoon y de las entidades que impulsó con su socio Diego Torres: el Instituto Nóos y Nóos Consultoría.

También ha asegurado que ni él ni su esposa han tenido jamás dinero oculto: "Nunca hemos tenido cuentas en paraísos fiscales".