Política

Vox advierte a Cs de que no será «cómplice de la continuación de los socialistas con otras siglas»

Recuerdan que no serán un obstáculo para el cambio y exige al futuro gobierno andaluz el rechazo al "cordón sanitario"contra ellos y que condenen las amenazas “que alienta la extrema izquierda” contra su partido

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante un acto en Teruel. EFE/ Antonio García
El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante un acto en Teruel. EFE/ Antonio García

Recuerdan que no serán un obstáculo para el cambio y exige al futuro gobierno andaluz el rechazo al «cordón sanitario» contra ellos y que condenen las amenazas contra ellos que alienta la extrema izquierda.

Ante el anuncio del acuerdo que el PP y Ciudadanos habían alcanzado sobre el programa para gobernar Andalucía, el partido que lidera Santiago Abascal, VOX, y que logró hacerse con 12 escaños en el parlamento andaluz ha reiterado que no serán obstáculo para el cambio, pero advierte de que "tampoco seremos cómplices de la continuidad del socialismo en Andalucía con otras siglas".

El partido que lidera Abascal recuerda que los andaluces pidieron "cambio"en las políticas de la Junta de Andalucía y subrayan que ellos no se van a someter "a chantaje o desprecio alguno". Recuerdan a Ciudadanos que su empeño de contar con el PSOE en esta nueva etapa (evidenciado en sus declaraciones y contactos) "y la sumisión del PP a esta pretensión", en ningún caso contará con los votos de los diputados de VOX en el Parlamento andaluz.

Ciudadanos y el PP "hasta ahora han despreciado la voz de 400.000 andaluces", llegando a "maltratarlos de palabra", afirma Vox, y se quejan de que ni siquiera han condenado el acoso y demonización que han sufrido contra su formación además del hecho de negarse a incluirles en la mesa de negociación.

Entre las exigencias que Vox pondrá a cualquier futuro gobierno en Andalucía está la de rechazar el “cordón sanitario” que algunos pretenden aplicar contra su partido así como que condenen las amenazas y agresiones contra ellos que alienta la extrema izquierda política y mediática.

Entre los puntos programáticas que condicionarán su voto están la devolución de las competencias autonómicas de Educación, Sanidad, Justicia y Seguridad al Gobierno de la Nación, la supresión de entidades que duplican a otras estatales, la supresión de agencias administrativas superfluas, reevaluación de la utilidad y supresión de gran parte de las Agencias Públicas Empresariales, Sociedades Mercantiles con participación mayoritaria de la Junta, Fundaciones y Consorcios de la Junta de Andalucía y Fondos sin personalidad jurídica.

Insisten en reducir al máximo el gasto público de Canal Sur para lo que apuestan por "la eliminación inmediata de uno de los dos canales", con el objetivo final de la supresión de la televisión autonómica sustituyéndola por la emisión territorial de TVE.

Vox pedirán la supresión del 99% de la cuota del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, reducción de un 5% en el tramo autonómico del IRPF.

En materia educativa exigirán pruebas de nivel externas al término de cada ciclo educativo y la expresa autorización de los padres (PIN parental) a que sus hijos reciban actividades o contenidos extracurriculares que tengan implicaciones ideológicas o morales.

Entre otras cosas también subrayan la sustitución de la Ley Andaluza de Violencia de Género por una Ley de Violencia Intrafamiliar y derogación de la Ley Andaluza de Memoria Histórica, la sustitución de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales por una Consejería de Familia y Natalidad así como la idea de sustituir el PER por un Plan de Fomento del Emprendimiento en el ámbito rural, combatiendo el fraude en las subvenciones.

En cuanto a la política migratoria, Vox exigirá la colaboración total con Policía y jueces para repatriar a los inmigrantes ilegales con el fin de combatir a las mafias del comercio callejero ilegal.

También hace un apartado especial en su apuesta por el apoyo a la tauromaquia y la caza.