Willkommen Frau Merkel

La Razón
La RazónLa Razón

A los amantes de los memes se les hacen los dedos huéspedes con la anunciada visita de Angela Merkel a Doñana. Es comprensible: el estilo del Hoffman que Sánchez se está haciendo desde que llegó a La Moncloa augura unas deliciosas fotos de la canciller alemana y el presidente español intercambiando miradas de complicidad, relajantes paseos por las marismas con sombrero de paja ambos –si me fastidian hasta en carruaje– e instantáneas mostrando la relación cuasi familiar del tándem Pedro/Begoña con el matrimonio germano que hasta seguro que sale favorecido. Lejos quedan las manos en la cabeza del PSOE, escandalizado por las medidas de austeridad que nos impuso Alemania en plena crisis y las sonrisitas despectivas con las que se comentaba la buena relación de Merkel con Rajoy. España necesita seguir contando con el apoyo de Europa muy especialmente en el tema de la inmigración y ahí la palabra de doña Angela tiene un peso decisivo. Mejor con ella que contra ella; mejor recoger el relevo de las buenas relaciones del gobierno anterior que quedarse sentado en el desfile ante el paso de la bandera alemana. La invitación de Sánchez es un buen golpe de mano para seguir cultivando su imagen de hombre de Estado para el que ya no existe el «no es no» por principio. Que estrechen lazos, que la Merkel se vaya contenta es bueno para todos, así que bienvenido sea el «marketing» de las fotos en mangas de camisa, los memes y los pescaítos fritos en Las Marismillas si con ello pillamos más cacho en Europa. Ahora solo queda rezar para que ninguna narcolancha se cuele por la zona del Coto y arruine nuestra imagen como país ante la premier alemana y la página de agosto del Hoffman del presidente.