La Superliga Orange cierra la temporada con un récord histórico de audiencia

La fase final de la Superliga Orange se despide con 829.000 espectadores únicos acumulados ‘online’ entre las semifinales y la gran final

La Superliga Orange se ha establecido como la competición de League of Legends más importante en España. Organizada por la LVP (Grupo Mediapro), reúne a los mejores equipos profesionales del mundialmente conocido videojuego de Riot Games.

Durante este año, los equipos han disputado varias temporadas regulares y fases de playoffs que han culminado con la gran final que tuvo lugar este fin de semana. El pasado viernes se disputó el partido definitivo entre los chicos de Movistar Riders y G2 Arctic. Ambos clubs han destacado durante la temporada regular por su gran nivel, los jinetes se proclamaban campeones de la fase regular y los lobos conseguían un puesto para disputar por primera vez el European Masters. La competición internacional que enfrenta a los mejores equipos de las diferentes regiones europeas.

El partido que se cerraba con la victoria de Movistar Riders por 3:0 supuso un nuevo triunfo para el equipo, así como un récord de audiencia para la LVP: más de 265.000 espectadores siguieron ‘online’ el partido que cerraba la temporada de verano, un 11% más de lo cosechado en primavera, cuando la final se alzó hasta los 238.000 espectadores.

La final fue el colofón a una fase de playoffs que ha superado los 829.000 espectadores únicos acumulados, contando semifinales y final, y que se alza por encima de los 1,2 millones de espectadores únicos acumulados si tenemos en cuenta también los dos partidos de cuartos de final. En total, la Superliga Orange ha cerrado la mejor temporada de su historia a nivel de audiencias ‘online’ con 4,6 millones de espectadores acumulados entre temporada regular y playoffs, lo que supone un crecimiento del 7% respecto al pasado curso. La media de espectadores por programa también ha sido la más alta jamás vista en LVP: 204.000 espectadores. Toda la competición también se ha podido seguir por televisión en el canal UBEAT.

“El crecimiento de la Superliga Orange refuerza el trabajo realizado por LVP durante los últimos años, siempre con el apoyo de Riot Games y de Orange, nuestro title patrocinador y cuya contribución ha sido clave para entender esta evolución”, explicaba Jordi Soler en el comunicado de la competición.

Esta temporada de verano ha estado marcada principalmente por la pandemia provocada por el coronavirus. Que coincidía con las finales del split anterior. La posibilidad de realizar esta competición en línea ha permitido a la LVP continuar la competición y adaptarse de la mejor forma posible a la situación en la que se encuentra actualmente todo el mundo.

La fase final de esta competición también se ha realizado de forma ‘online’ eliminado de este modo los eventos presenciales que reúnen a miles de aficionados del League of Legends. Los meses que hemos pasado en casa han mostrado que los videojuegos y deportes electrónicos han sido una de las formas de entretenimiento más importantes entre los jóvenes, lo que ha provocado que la audiencia de todas las competiciones se haya visto incrementada de forma considerable. Esto ha permitido a nuevas personas descubrir el potencial de los deportes electrónicos y crear nuevos aficionados que seguirán las competiciones a partir de ahora.

En un split marcado claramente por la pandemia y la imposibilidad de realizar eventos presenciales, LVP ha reforzado las retransmisiones online, dando nuevos usos a los platós y potenciado el uso de las Jcam para acercar la competición a los seguidores, logrando que las audiencias sigan creciendo. “La respuesta de todo el equipo de LVP, de los clubes que integran la competición y, en general, de todo el ecosistema ha sido excelente. También de nuestros patrocinadores: Orange, MAPFRE, Philips OneBlade y el trío OMEN, Intel y El Corte Inglés. Gracias a todo ello podemos decir que la Superliga Orange sigue siendo la competición nacional de referencia, y entre todos vamos a trabajar en consecuencia para no perder esa condición”, concluía Jordi Soler.