¿Por qué meditar nos genera bienestar?

Desde que existimos meditamos, rezamos, tratamos de encontrar un punto de encuentro en silencio con el universo. La ciencia lo avala: genera bienestar y felicidad.

la modificación de las conexiones neuronales en respuesta a la experiencia, es decir, saber cómo tomarnos cualquier suceso de manera que si procuramos establecer una observación positiva y optimista, nuestra percepción real del presente será favorable.
la modificación de las conexiones neuronales en respuesta a la experiencia, es decir, saber cómo tomarnos cualquier suceso de manera que si procuramos establecer una observación positiva y optimista, nuestra percepción real del presente será favorable.larazon.es

¿Sabías que prestando atención al presente somos capaces de modificar nuestra percepción del momento a nuestro antojo? Los expertos de Mindfulness de la cadena de gimnasios Go-Fit, nos lo explican:

Esto se debe a que según el modo en el que nos centramos en nuestras experiencias, fomentamos lo que se conoce como plasticidad neuronal. En versión técnica, la modificación de las conexiones neuronales en respuesta a la experiencia, es decir, saber cómo tomarnos cualquier suceso de manera que si procuramos establecer una observación positiva y optimista, nuestra percepción real del presente será favorable.

Cuando empleamos las técnicas de Mindfulness para concentrarnos, activamos ciertos circuitos cerebrales, pero también circuitos sociales. Gracias a los datos obtenidos a partir de escáneres funcionales, se ha examinado la estructura física del cerebro y el funcionamiento de este como sistema, lo que ha revelado los cambios funcionales derivados de las alteraciones neuroplásticas.

En relación a estos descubrimientos, se puede citar, por ejemplo, el del profesor de psicología y psiquiatría en la Universidad de Wisconsin, Richard Davidson. A partir de determinados experimentos con estímulos que provocaban emociones, pudo revelar que existe una desviación de la “función” hacia el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro, lo cual revela que ejercicios como la práctica de Mindfulness permitirían regular las emociones de un modo más positivo mediante la aproximación y no a través de la evitación.

La conclusión de que el nivel de desviación hacia el hemisferio izquierdo se correlacionaba con el nivel de función inmunológica positiva nos permite ver que la práctica de Mindfulness nos ayuda a:

  • Sentirnos mejor.
  • Recuperarnos más rápidamente de las emociones negativas.
  • Mejorar la salud física.

En definitiva, estos cambios neuroplásticos creados por la atención de nuestra propia mente son los que nos ayudan a entender la relación entre la práctica de Mindfulness, el cerebro y la creación del bienestar. Así que procura mantener un pensamiento positivo, céntrate en lo realmente importante, olvida el estrés y verás cómo aumenta tu felicidad.