El 81% de las mujeres que utilizan productos de cuidado íntimo con tecnología avanzada mejora la calidad de sus relaciones sexuales

La aparatología avanzada para uso personal y doméstico, así como el ejercicio y cuidado de la musculatura del suelo pélvico, son claves para prevenir, tratar y resolver el dolor y mejorar la salud sexual.

La salud del suelo pélvico está directamente relacionada con la salud sexual: el mal estado de esta zona puede derivar en trastornos sexuales como el vaginismo y la disfunción eréctil
La salud del suelo pélvico está directamente relacionada con la salud sexual: el mal estado de esta zona puede derivar en trastornos sexuales como el vaginismo y la disfunción eréctil FOTO: Pixabay (nombre del dueño)

El sexo y el placer suelen estar ligados. Sin embargo, hay quienes sienten dolor a la hora de mantener relaciones sexuales, como es el caso de hasta un 20% de las mujeres, molestias que pueden darse también en algunos hombres, aunque solo en un 4% de los casos*. La satisfacción sexual, o la falta de ella, es un signo claro del estado de salud de las personas que, aunque suele estar más vinculada con problemas psíquicos, también puede deberse a patologías físicas. Un estudio realizado por el Hospital Arnau de Vilanova de Valencia explica que la dispareunia, es decir, el dolor que sienten las mujeres durante el sexo se debe a causas físicas en el 23,75% de los casos.

“Un claro influenciador de la calidad sexual es el estado del suelo pélvico, ya que la salud de esta zona favorece que el sexo sea placentero y satisfactorio para hombres y mujeres. Y es que, cuando el suelo pélvico se encuentra en mal estado, pueden surgir disfunciones sexuales como vaginismo, dispareunia o dificultad para llegar al orgasmo en el caso de las mujeres, o disfunción eréctil en el caso de los hombres” asegura Laura Rojas, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y co-fundadora de En Suelo Firme, la primera comunidad y plataforma eCommerce especializada en suelo pélvico.

Todavía hoy la salud sexual es un tema tabú para el que muchas personas y parejas tardan bastante tiempo en acudir a un especialista en busca de remedio. De hecho, las expertas de En Suelo Firme, estiman que desde que una persona detecta que tiene un problema hasta que acude a un profesional especializado tarda una media de 2 años. “Es un error normalizar la sensación de dolor a la hora de mantener relaciones sexuales. Acudir a un especialista ayuda a detectar el problema real que hay detrás de ese dolor y a establecer un tratamiento adecuado en cada caso, pues en la mayoría de ellos hay remedio. Asimismo, existe aparatología avanzada que, mediante el uso apropiado y pautado por un profesional especializado en salud del suelo pélvico, puede ayudar a más del 80% de las mujeres a mejorar sus relaciones íntimas a través de su uso doméstico”, asegura Rojas.

El boom de la aparatología íntima con funciones terapéuticas

Tonificar la musculatura perineal, regenerar el tejido vaginal y fortalecer el suelo pélvico es fundamental para, además de favorecer la satisfacción sexual, evitar otros problemas vinculados a la salud del suelo pélvico como la sequedad vaginal, el dolor muscular pélvico o las pérdidas de orina. Para ello, desde En Suelo Firme dan 4 consejos para el tratamiento y rehabilitación del suelo pélvico y de la zona vaginal para reducir el dolor durante el sexo.

· Trabajar la confianza y seguridad. La intimidad que se debe ir creando en una pareja es un factor fundamental para evitar sentir dolor a la hora de mantener relaciones sexuales. Y es que muchas mujeres continúan practicando relaciones sexuales con penetración a pesar de sentir dolor. Una relación de pareja basada en la confianza y el respeto mutuo, así como una comunicación fluida entre sus integrantes, son factores imprescindibles para afrontar el dolor y evitar que este se perpetúe. “Se tiende a afirmar que el dolor en las relaciones sexuales es “psicológico”, que está “en la cabeza” de la mujer, cuando lo correcto sería decir que detrás de ese dolor coexisten factores físicos -exceso de tensión en los músculos del suelo pélvico, hiperactividad muscular, hipersensibilidad tisular- y emocionales (miedo, ansiedad, malas experiencias previas, depresión, etc.)”, asegura Rojas.

· Tecnología de cabina en casa. Al igual que ocurre en el campo de la cirugía estética, cada vez existen más sistemas dotados de tecnología avanzada con fines terapéuticos con el objetivo de mejorar la salud del suelo pélvico. Dispositivos médicos de uso doméstico como vSculpt, uno de los más innovadores tecnológicamente entre los usados actualmente, ayudan a las mujeres a fortalecer el suelo pélvico, regenerar el tejido vaginal y tonificar la musculatura perineal. Mediante luz roja e infrarroja, termoterapia y vibración sónica, ayuda a que aumente el flujo sanguíneo, la microcirculación y la producción de colágeno, mejorando así la elasticidad y lubricación de la vagina. Diferentes estudios clínicos demuestran que el 81% de las mujeres que han sido tratadas con esta aparatología vieron mejoradas sus relaciones sexuales.

· Fisioterapia especializada en suelo pélvico. Entrenar y ejercitar los músculos del suelo pélvico, de forma pautada y controlada por un fisioterapeuta especializado en esta zona, puede ayudar a mejorar las relaciones sexuales y a resolver disfunciones como el vaginismo, la sequedad o la dispareunia en el caso de las mujeres, o la disfunción eréctil en el caso de los hombres. “Además de realizar ejercicios como los de Kegel, hipopresivos o el uso de bolas chinas pautados por un profesional especializado en suelo pélvico, es importante trabajar en adquirir buenos hábitos como ir al baño de forma natural, es decir, sin apretar, sentarse de forma correcta en la silla o mantener un peso adecuado. De esta forma se estará trabajando en la prevención de la salud del suelo pélvico y mejorará las relaciones en pareja”, aconseja Laura Rojas.

· Un extra de lubricación. La sequedad vaginal suele ser uno de los principales desencadenantes en las relaciones sexuales dolorosas, sobre todo en edades cercanas o ya en periodo de menopausia. Los geles y comprimidos naturales y sin hormonas, parabenos ni glicerina pueden ayudar a mejorar la lubricación y el deseo sexual. Por ejemplo, el gel fotónico vSculpt utilizado junto a su innovador dispositivo, ayuda a mejorar el tejido vaginal gracias a su base acuosa, aloe vera y ácido hialurónico.

Para evitar este dolor que no solo afecta a la calidad de las relaciones sexuales, sino a la propia pareja, desde En Suelo Firme recomiendan tomar medidas de prevención bajo prescripción profesional, para utilizar los elementos y ejercicios que más y mejor interesen en cada caso para prevenir, tratar y resolver el dolor.