10 consejos para que los más pequeños se apliquen correctamente el gel hidroalcohólico

Un estudio llevado a cabo entre los años 2013 y 2014 en varias guarderías de Almería confirmó que los niños que utilizaban gel hidroalcohólico para lavarse las manos contraían menos enfermedades y, por tanto, sus índices de absentismo escolar, infecciones respiratorias y uso de antibióticos eran también inferiores a la media.

¿Volveremos al cole? Parece que, tras la Conferencia Multisectorial de Educación y Sanidad celebrada el pasado jueves entre Gobierno y comunidades autónomas, la respuesta está un poco más clara. En ella se reiteró la necesidad de retomar “de forma prioritaria” la actividad educativa presencial, adoptando para ello una serie de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud que garanticen la vuelta a las aulas de forma segura.

Lo que está claro es que este retorno se debe llevar a cabo con las máximas garantías de higiene, tanto para los escolares como para sus profesores. La citada reunión estableció, entre otras medidas, el uso obligatorio de las mascarillas a partir de 6 años de edad, el mantenimiento de un distancia interpersonal mínima de 1,5 metros, así como la importancia de una correcta higiene de manos de forma frecuente y meticulosa, al menos “cinco veces al día durante al menos 40 segundos”.

También se recomienda la presencia de dispensadores de gel hidroalcohólico, un producto que deberá aplicarse “durante 20 segundos, siempre y cuando las manos no estén sucias previamente”. Acerca de su correcta aplicación, un estudio llevado a cabo hace unos años en 24 guarderías de Almería confirmó que los niños que utilizaban este producto para lavarse las manos durante el horario escolar contrajeron menos enfermedades.

En pocos días arrancará en España un nuevo y atípico curso escolar, cuyo desarrollo estará marcado y supeditado a la evolución de la COVID-19. Todo hace indicar, por tanto, que seguramente el calendario escolar pueda sufrir modificaciones y adaptaciones hasta el próximo mes de junio, fecha prevista para el fin de las clases. Y es que el inicio del calendario dependerá en última instancia de la situación epidemiológica de cada comunidad autónoma, las cuales han desarrollado sus planes, protocolos y decálogos bajo unos criterios comunes fijados por el Ministerio de Educación.

Así que, si nos aventuramos a dar por hecho este pistoletazo de salida, debemos tener claras cuáles serán algunas de las medidas de higiene que se aplicarán en los centros escolares. Todas ellas fueron recogidas en la “Declaración de actuaciones coordinadas en Salud Pública frente al COVID-19” resultante de la última reunión entre el Ejecutivo y las comunidades autónomas, celebrada el pasado jueves 27 de agosto. Entre ellas están el uso obligatorio de mascarilla en centros escolares a partir de los 6 años, el mantenimiento de la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros y la organización en grupos de convivencia estable para que los niños y niñas puedan socializar y jugar entre sí.

De igual forma, se insistió en la importancia de una correcta higiene de manos, animando a que éstas se laven de forma frecuente y meticulosa al menos “cinco veces al día con agua y jabón durante al menos 40 segundos; o durante 20 segundos en el caso de utilizar gel hidroalcohólico (siempre y cuando las manos no estén sucias previamente).

Si hablamos de esta solución hidroalcohólica, todas las comunidades autónomas dispondrán de dispensadores en sus centros educativos y aulas. Los alumnos deberán usarlos cada vez que entren o salgan de los mismos y, en el caso de que las manos muestren suciedad, antes de aplicarse el gel será necesario lavárselas con agua y jabón.

Efectividad contrastada.

La importancia de estos geles a la hora de mantener la higiene de los más pequeños es clave. De hecho, entre noviembre de 2013 y junio de 2014 se realizó en Almería un estudio sobre los hábitos de limpieza en los niños llevado a cabo por científicos andaluces en 24 guarderías de la capital, y con 931 escolares de hasta 3 años de edad y sus familias. Después de ocho meses siguiendo las directrices sanitarias estipuladas, y teniendo en cuenta que estos niños acumularon 5.186 días sin acudir a la guardería, el grupo que menos enfermedades sufrió fue el que utilizó gel desinfectante (faltaron un 3,2% de los días de clase), mientras que el segundo grupo de niños que usaron agua y jabón faltó el 3,9%. Aquellos que siguieron con sus mismos hábitos de higiene no acudieron a la guardería el 4,2% de los días.

Otro dato concluyente que arrojó este estudio fue que los niños que usaron agua y jabón tuvieron un 21% más de riesgo de contraer infecciones respiratorias y el 31% más de tener que utilizar antibióticos que los menores que usaron gel desinfectante.

Demostrada la eficacia del gel hidroalcohólico, toca abordar el siguiente reto: cómo usarlo correctamente para alcanzar el mayor nivel de higienización. En este punto, Paola Corbalán,

gerente de la empresa sevillana Reyvarsur la cual fabrica uno de los dispensadores con mayor capacidad del mercado (5 litros y 4.100 aplicaciones) expone 10 sencillos tips para que los más pequeños se apliquen correctamente el gel hidroalcohólico en sus centros escolares.

10 consejos para que los más pequeños se apliquen correctamente el gel hidroalcohólico

1. Debemos depositar la cantidad suficiente de gel sobre la palma de la mano del niño, para que cubra las superficies de las dos manos. El tamaño de una moneda puede ser una buena referencia.

2. En el momento de la aplicación debemos tener las manos secas.

3. Hablando de manos, es muy recomendable emplear dispositivos que dispensen el gel sin necesidad de pulsar con las manos ningún botón o pulsador. Un ejemplo es nuestro dispensador de pedal el cual, además, es 100 % mecánico y no conlleva consumo eléctrico de ningún tipo.

4. Una vez que tengamos el gel en nuestras palmas, frotarlo por el dorso y algo y entre los dedos.

5. Hay que frotar hasta que el producto se evapore por completo. Si el niño es demasiado pequeño, debemos estar atentos a este punto para…

6. ...evitar que puedan aplicarse estos geles en zonas sensibles o dañadas de la piel o mucosas.

7. En el caso de que el gel entre en contacto con los ojos del niño/a, debemos aclararlos con abundante agua durante varios minutos. Si la irritación se mantuviera, habría que consultar con un médico.

8. Al contrario de lo que mucha gente cree, no se debe de usar el gel tras lavarse las manos, salvo que éstas se encuentren muy sucias previamente. Si estuvieran limpias antes de la aplicación, puede ser contraproducente ya que puede irritar la piel en exceso. En el caso de los niños, este punto es especialmente importante ya que su piel es todavía más sensible que la de los adultos.

9. En caso de ingestión accidental, hay que llamar inmediatamente al Servicio de Información Toxicológica.

10. En el caso de guarderías o centros de educación infantil, es muy recomendable establecer algún juego que les ayude y motive a adquirir el hábito de aplicarse el gel. No hay nada mejor que hacer de la prevención algo divertido.