Dificultades para poder decir NO

Todas las personas saben decir que no, el problema es que a veces no se atreven

Todas las personas saben decir que no, el problema es que a veces no se atreven, afirma el psicólogo José Carrión. Esto es así porque muchas veces las personas pueden ser muy dependientes las unas de las otras, lo cual puede generar una discrepancia ante lo que el otro pueda sentir por nuestro comentario. Cualquier persona tiene derecho a decir que no ante cualquier propuesta que le haga otra persona, si así lo considera. No obstante, ocurre con frecuencia que el miedo a que la otra persona se enfade o decida no tener más relación con nosotros nos dificulta tomar esa determinación.

En este sentido, es muy importante conocer el sentimiento de la asertividad, mediante el cual todos podemos pedir o desear lo que queramos, decir no a lo que no queramos o no nos interese sin tener que justificarnos por ello.

Esto es especialmente difícil en la adolescencia, un época en la que vamos definiendo nuestra identidad a partir de las relaciones con los demás. Se trata de una etapa en la que el significado del “no” cobra fuerza porque el adolescente quiere madurar y diferenciarse del resto. Se les abre ante ellos un gran abanico de oportunidades, en el que cada puerta que abran les cierra otra, pero les abre otra más también. La palabra “no” adquiere un gran significado en este momento de la vida.

Un claro ejemplo es en el apartado de los estudios. Pongamos que nuestros padres quieren que estudiemos medicina, sin embargo, a nosotros nos gustan las bellas artes porque siempre nos ha encantado pintar y dibujar. Por mucho que nos digan que no tiene salidas o que no sirve para nada, si es lo que queremos, lo perseguiremos y lo haremos. A diferencia de en otras situaciones, en esta parece más fácil decir “no”. No obstante, es igual de simple siempre. Una cosa es lo que quieran los demás, pero es más importante siempre lo que queramos nosotros.

Enara Palacios es una destacada especialista en Psicología. Se licenció en la  Facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco y siguió su formación en el curso de Psicoterapia de Orientación Psicoanalítica de Bilbao. Actualmente, continua su formación psicoanalítica.

Con casi una década de experiencia, actualmente ejerce de psicóloga sanitaria en su consulta privada en la Calle Simón Bolívar (Bilbao). El abordaje realizado es caso por caso y con valores fundamentales como, la confidencialidad, el compromiso, la responsabilidad y mejora continua para una adecuada intervención.

Ofrece atención a niños, adolescentes, adultos y parejas y ofrece la posibilidad de realizar el tratamiento, tanto en castellano como euskera. Forma parte de la plataforma de Topdoctors.