Familia

Cómo elegir bien la copa de vino a la hora de comprar

Elegir la copa de vino perfecta puede ser todo un rompecabezas si no tienes una gran afición por el vino y no sabes en lo que te tienes que fijar. Estos consejos sobre cómo elegir la copa de vino perfecta seguro que te van a venir genial.

Publicidad

Siempre viene bien tener en la alacena alguna copa de vino. La exitosa bloguera, Pepa Tabero, autora del blog del mismo nombre y del libro Manual de la casa limpia y ordenada, da las claves:

Sobre todo en la proximidad de fiestas importantes. Celebrar nuestro aniversario o simplemente organizar una cena un poco más especial, bien se merecen un brindis.

Muchas empresas, en fiestas navideñas regalan a sus empleados una cesta o una caja con alguna botella de vino. Otras veces, te las regalan a lo largo del año. Un cliente, algún conocido que quiere hacerte algún regalo... A lo largo del año, pueden ser varios los motivos que pueden hacer llegar a tus manos alguna botella de buen vino.

Publicidad

Si en casa sois de tomar poco vino, seguro que más de una vez lo has usado para cocinar. Aún así, cuando la botella es de vino especialmente bueno (y caro), guardarla para celebrar en alguna comida especial puede ser buena idea. Y... ¿dónde os lo vais a tomar? Pues en unas buenas copas.... que como no usas porque no eres de beber, lo más probable es que ni siquiera tengas.

Publicidad

Sientes que ha llegado el momento de beberte ese vino con la elegancia que merece. Necesitas comprar unas copas, pero no sabes ni por dónde empezar a mirar, estos consejos que te explican cómo elegir la copa de vino perfecta, seguro que te van a venir genial.

¿Cómo es la copa de vino perfecta?

Si buscas en Google, te encontrarás con decenas consejos sobre la copa más adecuada a cada tipo de vino. Lo que parecía sencillo se complica, porque resulta que existe un tipo de copa especial para cada tipo de vino...

Publicidad

Tu idea inicial era sencilla: querías comprar dos copas. Tal vez, media docena para cuando vienen invitados. Tienes claro que únicamente las vas a usar en ocasiones puntuales, pero... te dicen que es necesario una cristalería de ¡30 piezas diferentes!

Cuando el conocimiento de vinos se limita a distinguir entre vino tinto, vino blanco y espumosos, te prometo que no necesitas una cristalería completa. (Y si entiendes de vinos, estoy segura de que ya lo sabes)

Lo más lógico es ir a lo sencillo. En el mundo de la enología se traduce en que con UN solo modelo de copa (la adecuada), es suficiente para tomar con elegancia cualquier tipo de vino.

Características imprescindibles a tener en cuenta al elegir la copa de vino perfecta.

Resulta muy importante la forma de la copa y el tipo de cristal. La copa debe tener el tallo lo suficientemente largo como poder cogerla sin tocar la parte del cáliz (en la que está el vino). Esto evita que el vino se caliente al contacto con la mano.

El cristal tiene que ser muy fino y el cáliz, debe ser voluminoso. El diámetro tiene que ser ancho, para que el vino tenga mucha superficie en contacto con el aire cuando está en la copa.

La boca de la copa debe ser un poco más estrecha que la parte más ancha, pero no mucho. La base, como mínimo será tan ancha como la boca, para que tenga buena estabilidad al ponerla sobre la mesa.

El filo (por donde se bebe) debe de ser recto. Nada de los bordes redondeados típicos de los vasos de agua.

Para poder apreciar el color y la transparencia del vino, recomiendan que sean de cristal transparente y liso, sin tallados, grabados o decoraciones de ningún tipo...

Aquí viene mi consejo personal respecto al color y los tallados:

Elegir la copa de vino perfecta para tu hogar, es mucho más sencillo que todo esto.

Esto que te he explicado, es la teoría que se debe saber, para ir a comprar con conocimiento de causa, con conocimiento de lo que resulta más adecuado. Pero !ojo!, si las que te gustan son de cristal de colores o tienen algún grabado... adelante con ellas. Las vas a comprar para usarlas en tu casa, no para presentarte a ningún concurso de cata, así que compra las que verdaderamente más te gusten. Ya sabemos cómo debe ser la copa de vino perfecta... Vamos a conocerla un poco más antes de ir a comprarla.

Las copas que más utilizadas son las llamadas de “copa de burdeos” o “copa de borgoña”. La diferencia entre ellas es que la de burdeos es más alta y recta. La de borgoña es una copa más ancha y redondeada, más parecida a una esfera cortada. Cualquiera de las dos son perfectas para cualquier tipo de vino.

Copa para vino espumoso, más estrecha y alargada, se usa sobre todo para cava o champán, aunque las tendencias de diseño de las copas de vińo espumoso han cambiado. Vinos como el cava, el champán, el lambrusco o cualquier otro vino gasificado, se olvidaron hace tiempo de las copas tipo flauta, tan estrechas y alargadas. Los entendidos en este tipo de vino ahora recomiendan copas con cáliz ancho. Si no quieres comprar estas copas más específicas, no lo hagas. Pueden servirte perfectamente cualquiera de los dos modelos anteriores.

Las copas especiales para vino blanco, son iguales que las de tinto. La única diferencia es que son un poco más pequeñas. Así que cuando sirvas vino blanco, pon un poco menos cantidad, y evitarás que se caliente demasiado rápido. De todas formas, ya sabes que nunca hay que llenar las copas, y mucho menos, estas, que son de una capacidad bastante desahogada. Sea el vino que sea, nunca las llenes a más de 1/3 de su capacidad.