Cómo enseñar finanzas a tus hijos (sin que sea un rollo)

El autor de Finanzas para Frikis, nos lo cuenta

  • Cómo enseñar finanzas a tus hijos (sin que sea un rollo)

Tiempo de lectura 4 min.

21 de enero de 2018. 08:05h

Comentada
21/1/2018

ETIQUETAS

Cómo enseñar finanzas a tus hijos (sin que sea un rollo)

Seguro que le suena: Escena de un padre caminando con su hijo que pide que le compre un juguete. El padre (o la madre) le dice que no, que ya no tiene más dinero. Así que el niño, resuelto con su aplastante lógica infantil le dice: pues vamos al cajero y sacas más. Y es que enseñarle a los niños, más o menos a partir de los cuatro años, qué es el dinero, cómo se consigue y cómo gastarlo con cabeza o ahorrarlo, es algo sumamente complicado.

¿Se les puede enseñar a los niños finanzas? Sí. Además, se debe. Jordi Martínez, es autor del libro Finanzas para frikis, editado por Plataforma Editorial. Es director de educación financiera del Instituto de Estudios Financieros y es socio de la fintech inbestMe. En este artículo nos explica cómo hacer que los más pequeños de la casa aprendan “finanzas”

La educación financiera, entendida como alfabetización financiera, es muy necesaria en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Comprender conceptos básicos de nuestra economía doméstica nos ayudará a tomar mejores decisiones financieras. En el libro finanzas para frikis nos acercamos a las finanzas de forma amena para que conceptos, que a veces nos parecen muy complejos, los podamos comprender y decidir si nos sirven para nuestro día a día. Estos conceptos, que muchos de nosotros hemos aprendido de mayores y normalmente vinculados a decisiones financieras que a la vez respondían a necesidades vitales: como hacer una compra importante, tomar riesgos en una inversión o comprender los impuestos que un paga; hoy es posible trasladarlos a los jóvenes para que tengan herramientas que les permitan decidir, en un futuro, lo que más les convenga.

Desde hace más de seis años existe un programa en Cataluña que acerca las finanzas a los adolescentes con un formato que funciona: profesionales vinculados al sector financiero, jubilados y profesores de secundaria, imparten talleres sobre competencias financieras donde los jóvenes aprenden conceptos como la diferencia entre una tarjeta de crédito y una de débito, la importancia de hacer un presupuesto personal, las finanzas socialmente responsables, los peligros que conlleva el endeudamiento o la importancia de pagar los impuestos. Este programa lleva por nombre EFEC (Educación Financiera en las Escuelas de Cataluña) y con la dirección del Instituto de Estudios Financieros y la colaboración de los departamentos de Educación y Economía de la Generalitat, así como el apoyo de entidades financieras y colectivos profesionales llega al 35% de los alumnos de 4º de ESO de la comunidad.

El programa surgió de una buena práctica detectada en Escocia por la Comisión Europea, convertida en proyecto europeo en 2011. Los materiales surgieron en aquel proyecto y han ido adaptándose ante las sugerencias de profesores y alumnos bajo la supervisión de un comité asesor del que forman parte profesores de 4º de ESO, el departamento de Educación y el propio Instituto de Estudios Financieros.

Pero, ¿podemos introducir las finanzas antes a nuestros hijos?

La respuesta es sí, aunque para ello deberemos hacer el esfuerzo de comprenderlas, antes, los padres. Cuando un niño se pregunta de dónde sale el dinero, o por qué no podemos comprar todo aquello que queremos es una buena ocasión para introducirles algunos conceptos que le ayudarán en el futuro. Por ejemplo, es positivo que entiendan que el dinero que entra en casa proviene del esfuerzo de los padres que trabajan para poder pagar cosas tan sencillas como aquella bombilla que ha quedado encendida en su habitación. A la vez que explicamos de donde viene el dinero podemos aprovechar para inculcar valores como el ahorro, el consumo responsable o la importancia del medio ambiente. En el momento que nuestros hijos sean capaces de empezar a contar será positivo asignarles una pequeña paga, esta paga no debería vincularse a que hagan tareas en casa pero sí que debería asignarse junto a una serie de responsabilidades. Por ejemplo, parte de esta paga recomendaremos que la ahorren para algún objetivo futuro que puedan tener, también deberá asumir algunos de los gastos que pagábamos nosotros hasta el momento de asignarla, como todo lo relativo a su ocio o caprichos; por último también podemos inculcar el valor de ayudar a los demás, destinando, siempre que el niño quiera, parte del dinero para causas que lo necesiten.

Tal y como decíamos al inicio, la educación financiera afecta a todos los segmentos de la sociedad, cuanto mejor estemos preparados mejores decisiones tomaremos y cuanto antes comprendamos los aspectos básicos de las finanzas antes podremos dar respuestas a nuestros hijos.

Una buena educación financiera conlleva menos preocupaciones y más bienestar personal, hoy es un buen momento para empezar a leer Finanzas para frikis, y descubrir que las finanzas no son tan complejas como nos habían hecho creer.

Jordi Martínez es autor del libro Finanzas para frikis, editado por Plataforma Editorial. Es director de educación financiera del Instituto de Estudios Financieros y es socio de la fintech inbestMe.

Últimas noticias