• 1

Cómo tienes que cuidar tu suelo pélvico (antes, durante y después del embarazo)

  • Cómo tienes que cuidar tu suelo pélvico (antes, durante y después del embarazo)

Tiempo de lectura 4 min.

16 de diciembre de 2017. 22:32h

Comentada
18/12/2017

Suelo pélvico. El caballo de batalla de la mujer tras los embarazos y los partos.

Para muchas mujeres no es sencillo hablar de lo que es preocupa, ya que el suelo pélvico sigue siendo hoy en día un tema tabú. De hecho han llegado a normalizarse cosas que no son para nada normales como puede ser la incontinencia urinaria, con actrices famosas animando a las mujeres a practicar deportes de impacto y usar compresas para los escapes.

He visto en consulta no a pocas mujeres que tienen asumido que tener incontinencia de gases, heces u orina; dolor en el coito, ausencia o problemas para alcanzar el orgasmo, abdomen abultado, falta de deseo sexual son parte del precio que hay que pagar por el hecho de ser madres. Muchas se conforman, aunque cada vez hay más mujeres que son conscientes de que estos problemas se previenen y si ya están presentes se pueden tratar.

Creo que ayuda acudir a un centro donde sean atendidas por mujeres, y en concreto por un equipo multidisciplinar en el que se trate la problemática desde diferentes esferas: bio-psico-social.

¿Cuáles son las causas principales de los problemas de suelo pélvico?

Todas aquellas situaciones en las que exista una sobrecarga para la musculatura del suelo pélvico hacen que éste pueda llegar a debilitarse e incluso lesionarse. Entre las principales causas, encontramos:

· Embarazo y parto: durante 9 meses el suelo pélvico debe soportar mucho peso, partos instrumentalizados, expulsivos largos, bebés grandes, partos múltiples. Es importante saber que la cesárea no se considera un factor de protección.

· Estreñimiento crónico

· Mujeres con enfermedades respiratorias crónicas, ya que la tos mantenida supone un continuo aumento de presión sobre el suelo pélvico.

· Deportes de impacto como correr, saltar, levantar pesos de una manera no correcta, abdominales clásicas.

· Sobrepeso y obesidad.

· Malas posturas continuadas o el abuso de tacones.

· Llevar ropa muy ajustada de manera habitual.

Valoración del suelo pélvico.

Cuando una mujer pide cita en MaterNatal para una valoración de suelo pélvico, rellena una pequeña entrevista que después completará la profesional en la que se recoge información personal sobre su vida reproductiva (numero de hijos, abortos, tipos de parto, etc), sobre su vida sexual ( si mantiene relaciones costales, si las relaciones sexuales son satisfactorias, si llega al orgasmo, etc), sobre la situación actual del suelo pélvico (incontinencia urinaria, de gases, estreñimiento, hemorroides, etc), enfermedades o antecedentes médicos, fármacos, etc. Y nos centramos en el motivo de consulta.

En la valoración del suelo pélvico se busca mediante tacto vaginal diferentes alteraciones del suelo pélvico, presencia de contracturas que duelan y produzcan disfunción, estado de los diferentes órganos que se pueden palpar a través de la vagina y si están descendidos como la vejiga, útero o recto. Se debe valorar el diafragma, cómo respira la mujer, ya que este músculo tiene impacto directamente sobre el suelo pélvico, pudiendo producir una hiperpresión que se refleje en los órganos pélvicos.

Una vez hecha la valoración, la profesional indicará qué tipo de ejercicios habrá que llevar a cabo así como estilo de vida y otras pautas que, en los casos más graves pueden llevar a cirugía.

Sara Cañamero es matrona, directora de Maternatal, profesora de Pilates y experta en suelo pélvico.

Últimas noticias