Actualidad

Cristina Galmiche: “El acné se puede eliminar pero ni hay recetas exprés ni milagrosas”

La experta facialista explica cómo tratarlo en cabina y en casa

Cristina Galmiche es una de las mejores especialistas para tratamiento de acné en Madrid
Cristina Galmiche es una de las mejores especialistas para tratamiento de acné en Madrid

Aunque afecta, sobre todo a los adolescentes, no es exclusivo de ellos. Hablamos del acné, una pesadilla para quién lo padece. Muchos tratamientos que no resultan, especialistas que no dan con la solución y muchas adolescencias frustradas porque, recordemos, la imagen y la aceptación en esa etapa es fundamental. Pero hay solución.

Aunque afecta, sobre todo a los adolescentes, no es exclusivo de ellos. Hablamos del acné, una pesadilla para quién lo padece. Muchos tratamientos que no resultan, especialistas que no dan con la solución y muchas adolescencias frustradas porque, recordemos, la imagen y la aceptación en esa etapa es fundamental. Pero hay solución, a pesar de que muchos desesperen. Hablamos con Cristina Galmiche, una de las esteticistas más prestigiosas de Madrid y en cuyas clínicas se trata precisamente de manera muy eficaz el tratamiento contra el acné.

-¿Qué es el acné y por qué se produce?

-El acné es una inflamación de la unidad polisebácea que desencadena la formación de comedones, pápulas, pústulas, quistes, e incluso nódulos. Las causas de su aparición son diversas pero el proceso que desencadena la patología siempre es el mismo: se relaciona directamente con una sobreproducción de sebo en las glándulas sebáceas. Ese exceso de grasa va a parar al conducto excretor del folículo que termina rompiendo el tejido y en consecuencia abriendo el poro. Cuando esto sucede proliferan los comedones, micro-quistes y milliums. Después surgen las paulas y póstulas (los granos ‘que duelen)-, en ese momento se produce la infección a causa de la aparición de la bacteria Propionibacterium acnes. Es entonces cuando se manifiesta el problema del acné.

-¿Cómo se puede detectar a tiempo?

-El acné es una dolencia que en estados embrionarios y si se controla pronto, no causa estragos graves. Sin embargo, si no se ataca a tiempo su tratamiento se vuelve más problemático. Teniendo en cuenta que el 80% de los adolescentes la padecen, podríamos decir que la primera señal de alarma es la aparición de micro quistes (bolitas de grasa) y puntos negros que en cualquier momento se pueden infectar y generar el problema de acné.

-¿Cómo podemos tratarlo?

-En el mercado hay muchas opciones. Pero como facialista experta en estos casos, yo me decanto por un tratamiento respetuoso, sostenible y progresivo para sanear el tejido en profundidad. Para ello he desarrollado un método para tratara el acné basado en mis trabajos en cabina; en los que el ADN de la efectividad contra los brotes es la extracción y drenaje de las lesiones acneicas. Seguido de una dieta cosmética muy estricta en casa, y por supuesto un seguimiento muy ajustado, que realizo yo misma, de la evolución de cada caso particular.

La Oxigenación Anti-acné que se realiza en mis centros es un tratamiento sorprendentemente efectivo contra esta patología que, además, no abrasa el tejido -como es el caso de los peelings u otros tratamientos farmacológicos- Lo que conseguimos con ella es regular el proceso inflamatorio y la producción excesiva de sebo desde su raíz; que se encuentra en la unidad polisebácea y los conductos excretores del folículo, donde se almacenan la materia que termina generando el brote acneico. Así, mi enfoque contra el acné, busca sanear la raíz de forma progresiva y con paciencia en lugar de ofrecer una solución exprés que, en realidad agrade el tejido y el organismo.

-¿Qué opina de los tratamientos hormonales?

-Mi tratamiento sirve para tratar cualquier tipo de lesión acneica al margen de su origen. Desde mis inicios como esteticista, mi interés se centró en desarrollar un tratamiento natural para tratar esta dolencia, que por cierto yo misma padecí durante la adolescencia. Sobre los tratamientos hormonales para mejorarla -como por ejemplo, la ingesta de algunas píldoras anti-conceptivas- creo que son completamente innecesarios si se tienen otras opciones, como por ejemplo las oxigenaciones, que desde mi punto de vista son mucho menos agresivas.

-¿Qué tipo de hábitos debemos tener para evitarlo?

-Una higiene estricta en cabina y en casa. En primer lugar, lo más importante es tener un ritual de higiene estricto y riguroso tanto en casa como en cabina. Las personas con acné, tienen el problema de que su unidad polisebácea produce grasa que se tapona y posteriormente es colonizada por una bacteria. Lo que conseguimos con la Oxigenación Anti-acné y las extracciones es, por un lado, limpiar y cauterizar la lesión acneica, y por otro, sebo-regular el rostro. Además, en casa es importantísimo seguir un ritual de limpieza y cuidado de la piel muy riguroso. Mi dieta cosmética, incluye tres pasos para limpiar y otros tres para nutrir. Hay que realizarlos siempre mañana y noche, porque de lo contrario no eliminamos el exceso de grasa y células muertas que se acumulan en la piel, y el problema de acné se agrava.

También recomiendo:

Evitar cosmética abrasiva. Muchas fórmulas tópicas contra el acné están formuladas con productos secantes y abrasivos. Éstos generan una agresión muy fuerte que perjudica al pH cutáneo, generando problemas asociados de sensibilidad cutánea, sequedad extrema o dermatitis, en algunas ocasiones. Además, el problema sólo se controlará parcialmente, puesto que la raíz del proceso acneico (en la unidad polisebácea) seguirá generando sebo de manera descontrolada.

Comprar la cosmética orientados por especialistas. Muchas formulaciones propician la aparición de acné. Desde los activos que taponan (comedogénicos) a las saturación de activos. Esto sumado al hecho de que en bastantes ocasiones las personas con tendencia al acné se aplican productos sin un asesoramiento previo, puede llegar a agravar el problema.

Evitar siempre manipular la lesión. Tocar o ‘explotar’ los granos es lo peor que se puede hacer en casa cuando se padece acné. La razón es que si ese drenaje no se realiza por especialistas la infección puede extenderse, causando la aparición de más granos. Por ello, yo siempre ofrezco a las personas que están en tratamiento conmigo un servicio de cabina exprés para cauterizar y drenar el grano en un entorno controlado.

Ropa de cama y toallas limpias. Es importante que las toallas y la almohada estén siempre limpias no acumulen bacterias y suciedad, puesto que pueden empeorar el brote.

No recurrir a toallas desmaquillantes o lenguajes con el agua del grifo. Las famosas toallas desmaquillantes no limpian, sino que trasladan la suciedad de un lado a otro, además el activo en el que están impregnados suelen ser agresivos. Por la importancia que tiene una correcta higiene en personas que tienen granitos, es importante evitarlas. A su vez, el agua corriente no es un buen aliado contra el acné, puesto que su uso prolongado debilita nuestro pH desprotegiendo nuestro manto ácido, que para que el acné mejore tiene que estar en perfectas condiciones.

Evitar maquillajes densos y mal conservados. Muchas personas con acné se maquillan para camuflar el problema. Sin embargo, la mayoría de coberturas de maquillaje obstruyen el poro y, si no se eliminan correctamente, pueden empeorar la infección. Además, hay que conservar estos productos siempre perfectamente tapados puesto que sino se contaminan. El maquillaje debe tener una textura ligera y fluida. La aplicación hay que realizarla siempre con las llamas de los dedos perfectamente limpias.

-¿Se puede eliminar?

-Si, por supuesto, y de hecho mi Método se lo demuestra a muchas personas a diario. Sin embargo, es muy importante que la persona tome conciencia de que no hay recetas milagrosas contra esta dolencia, sino que hay que comprometerse con el tratamiento en cabina y en casa para que surta efecto.

-¿Se puede evitar?

-No. Pero como muchas otras enfermedades de la piel hay ciertas predisposiciones hereditarias y otros factores. Lo que podemos hacer es controlar con un tratamiento correcto.

-¿Es hereditario?

-Sí, el factor hereditario tiene mucho peso.

-¿Es algo que solo sucede en la pubertad?

-Los adolescentes son verdaderamente sensibles a esta afección. De hecho, según los datos proporcionados por la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venerología) el 80% de los adolescentes de entre 13 y 18 años padecen acné. Sin embargo, cada vez son más frecuentes los casos de acné adulto. En mis centros hay muchas personas en su veintena y treintena con este problema. Es un problema cada vez más transversal y por ello, creo que es importante cuidarlo de manera sostenible y prolongada, sin ‘recetas milagro’ o enfoques que después provocan rebrotes.