¡Stop, piernas cansadas!

Hacer ejercicio, no fumar y comer bien, buenos hábitos para evitarlo

El dolor de piernas mejora muchísimo si caminamos a diario
El dolor de piernas mejora muchísimo si caminamos a diario

Es un problema, sobre todo, femenino. Una buena alimentación, ejercicio y hábitos saludables, mejoran los síntomas.

En general, las mujeres sufren más problemas de este tipo que los hombres. La mala circulación sanguínea provoca sensaciones de pesadez en las piernas. El retorno venoso se realiza gracias a un sistema de válvulas que se abren bajo el efecto de la presión sanguínea generada por las contracciones musculares del abdomen y de los miembros, especialmente gracias a la contracción de los músculos de las pantorrillas y a la presión de las plantas de los pies; esto permite a la sangre subir hasta el corazón y los pulmones para re oxigenarse. Estas válvulas se cierran mecánicamente para evitar el retorno de la sangre venosa y que esta se acumule, dilatando las venas. Ondalium, empresa de productos destinados a mejorar nuestra salud, nos lo cuenta.

Cuando este sistema se debilita o cuando el sedentarismo es constante, el retorno venoso se resiente. Muy frecuentemente, los síntomas aparecen progresivamente, en especial durante los días calurosos o durante las jornadas agotadoras. La propia fuerza de la gravedad actúa en sentido contrario, entorpeciendo la circulación venosa de retorno.

Como ocurre con todo nuestro organismo, las venas también se desgastan con el paso del tiempo y en su caso son constantemente atacadas por el estrés oxidativo provocado por el estilo de vida moderno, la mala alimentación y los contaminantes que nos rodean. Cuando el sistema venoso empieza a dar signos de insuficiencia, la sangre venosa tiende a acumularse en ciertas partes del cuerpo, especialmente en las piernas, dilatando las venas y surgiendo los signos evidentes de problemas de circulación como piernas cansadas, retención de líquidos en los tobillos, necesidad de masajear las pantorrillas por la noche... Además, con el calor se agravan estos síntomas.

Te aconsejamos seguir estas 5 pautas para combatir la sensación de piernas cansadas:

1. Adopta hábitos de vida saludable: evita tóxicos, como el tabaco, el estrés, el sedentarismo, la obesidad y la mala alimentación. Sigue una dieta equilibrada baja en sal para prevenir la retención de líquidos, que dificultaría el retorno venoso y toma suficiente fibra para evitar el estreñimiento, pues la retención de heces en la zona pélvica dificulta el retorno venoso del sistema venoso pélvico, lo que acaba afectando a las venas de las piernas que se dilatan.

2. ¡Muévete!: el ejercicio físico es esencial para favorecer el retorno venoso. Practica ejercicio aeróbico regularmente. Todos los deportes de fondo que hacen trabajar el corazón y los pulmones, como caminar a paso ligero, la natación, la elíptica y la bicicleta, son favorables. Además, los ejercicios de gimnasia en el suelo levantando las piernas y el pilates o el yoga también son útiles.

3. Date un masaje: al terminar la jornada, date una ducha de agua fría en las piernas y a continuación, masajea las piernas con un preparado a base de aceites esenciales, como ciprés y lentisco. Para preparar la mezcla, diluye 10 gotas de cada uno en una cucharada de aceite vegetal de avellana, coco o jojoba. Aplica el preparado en sentido ascendente, desde los pies al abdomen, túmbate y mantén las piernas elevadas por encima del corazón. El alivio es casi inmediato.

4. Las medias de compresión: evita permanecer de pie o sentado durante largos periodos de tiempo. Si tu trabajo lo exige o realizas viajes largos y frecuentes, utiliza medias de compresión progresiva. Las medias terapéuticas son una medida fundamental para prevenir y tratar la insuficiencia venosa crónica. Su función es ejercer presión sobre las piernas para facilitar el buen funcionamiento del sistema de retorno venoso y que la sangre ascienda correctamente. Evita el calzado y la ropa ajustada, mejor prendas holgadas y calzado amplio, que no dificulte el retorno venoso. Evita el calor en las piernas y sentarte con las piernas cruzadas.

5. Algunos preparados de herbolario podrían ser útiles: las plantas medicinales, como el castaño de indias, rusco, hammamelis, vid roja y el ginkgo ayudan a mejorar los síntomas y actúan, sobre todo, como medida preventiva, para que el problema no vaya a más.

Las siguientes plantas y complementos nutricionales son muy efectivos para los problemas de retorno venoso: el extracto de pepita de uva, el de pino marítimo y el de ajo negro y cebolla negra son auténticas sustancias antienvejecimiento, ya que protegen las venas y sus válvulas anti retorno del estrés oxidativo y por tanto, de su deterioro prematuro. Son excelentes protectores de la degradación del tejido venoso, al actuar como antioxidantes y antiinflamatorios, siendo muy recomendables para prevenir estos problemas.