Pere Aragonès: la fortuna franquista del hombre que quiere ser “president”

En su discurso recordó a «El Antonio y la Juani», sus abuelos andaluces, pero no a los catalanes franquistas

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonés
El vicepresidente del Govern, Pere AragonésQuique Garcia

Pere Aragonès se encuentra actualmente en una encrucijada. Si consigue el apoyo de JxCAT se convertirá en el nuevo «president» electo de la Generalitat, pero si el partido liderado por Laura Borràs y Carles Puigdemont no cede, se verá abocado a unas nuevas elecciones que podrían no ser tan propicias como las del pasado 14 de febrero. Sin embargo, más allá de la política, llama la atención, analizando las declaraciones de bienes de los candidatos a la presidencia de la Generalitat, que Aragonès, de 38 años, es uno de los que cuenta con mayores recursos económicos.

En su última declaración de bienes, presentada el pasado mes de marzo de 2021, se puede ver que Aragonès compró en 2009 una vivienda en Pineda de Mar, localidad estrechamente ligada a la familia, cuyo valor catastral es de 325.000 euros. Allí vive con su mujer, Janina Juli, y su única hija, Claudia. El de Esquerra Republicana se desplaza en un Audi Q5 comprado en 2019, cuyo precio de mercado ronda los 50.000 euros. Además, dispone de un plan de pensiones que supera los 20.000 euros de capital, tiene títulos públicos y acciones que rozan los 13.000 euros y más de 6.000 euros en sus cuentas corrientes.

Una situación financiera nada desdeñable dada su edad. Eso sí, cabe señalar que, actualmente, se encuentra pagando 3 préstamos que juntos suman un total de 260.000 euros, aunque puede hacerles frente con soltura gracias a su sueldo como vicepresidente de la Generalitat, que supera los 115.000 euros brutos anuales, tal y como puede leerse en el portal de transparencia de la Generalitat. De convertirse en presidente, si todo va como él tiene previsto, el monto será superior a los 150.000 euros brutos anuales.

El vicepresidente de la Generalitat en funciones y candidato de ERC a la Presidencia, Pere Aragonès.
El vicepresidente de la Generalitat en funciones y candidato de ERC a la Presidencia, Pere Aragonès.David Zorrakino

Antepasado ignorado

Pero, ¿cuál es el origen de la fortuna familiar? Juega un papel importante en este capítulo que el candidato de ERC pertenece a una gran saga de empresarios catalanes de la comarca del Maresme, en el litoral catalán, en concreto de la localidad costera de Pineda de Mar, la misma en la que reside en la actualidad. El iniciador del entramado empresarial al que está ligada buena parte de la familia de Pere Aragonès fue su abuelo, Josep Aragonès Montsant. Un antepasado que parece obviar. Aragonès, aunque siempre es discreto en lo que se refiere a sus asuntos familiares, fue algo explícito en la segunda sesión de investidura fallida -debido a la abstención de JxCat-, y habló con orgullo de los orígenes modestos de sus abuelos andaluces, «el Antonio y la Juani, de Palomares (Almería)». Ni rastro de su acaudalada familia.

El abuelo Aragonès comenzó su andadura profesional en el mundo textil, sector dominante entre el empresariado catalán durante gran parte del siglo XX. Fue a finales de los sesenta cuando entró en este negocio, durante los años de recuperación económica del periodo franquista. Sin embargo, el abuelo, con buen ojo, decidió diversificar su patrimonio y apostó además por el negocio hotelero, uno de los sectores con mayor proyección en las décadas posteriores y que apuntaló la fortuna de la familia. De este modo, en 1963 construyó el Golden Taurus Park Resort, en Pineda de Mar, el mayor hotel de España en aquel momento, ya que contaba con un total de 343 habitaciones. Un complejo vacacional que sigue en pie hoy y cuyo precio por noche en temporada alta es de 120 euros.

Igual que haría su nieto años después, el abuelo de Pere Aragonès se interesó por la política y desde 1966 hasta 1987 fue el alcalde de Pineda de Mar. En el Acta del Consejo Local de la FET y las JONS, recogido en la publicación «El primer franquismo en Pineda de Mar» (2006), se puede leer lo siguiente: «Haciendo uso de las atribuciones que se les confiere en el artículo segundo, número dos, apartado c) del Decreto 3230/1975 de 5 de diciembre del Ministerio de la Gobernación, tienen a bien proponer candidato a José Aragonés Montsant -industrial textil- para el cargo de alcalde de esta localidad, que en la actualidad lo viene ejerciendo», una situación que se repetía desde 1966 y que se alargó hasta el inicio de la democracia, demostrándose la vinculación de Aragonès con el régimen.

El vicepresidente de la Generalitat en funciones y candidato de ERC a la Presidencia, Pere Aragonès
El vicepresidente de la Generalitat en funciones y candidato de ERC a la Presidencia, Pere AragonèsDAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

Una vez instaurada la democracia, Josep Aragonès siguió ligado a los partidos políticos de carácter centrista, lo que le llevaría a acabar formando parte de Reforma Democrática de Cataluña (RDC), una asociación política fundada por Manuel Fraga, exministro durante el franquismo, que tuvo muy poco recorrido -poco más de un año- y que acabó integrándose en Alianza Popular (AP), germen del futuro Partido Popular.

Fue precisamente entre 1976 y 1977 cuando el abuelo de Aragonès se acercó más a Fraga y ello hizo que acabase por presentarse como cabeza de Alianza Popular en Pineda de Mar. De este modo, Josep Aragonès Montsant siguió al frente de la alcaldía de la localidad catalana hasta 1987, año en el que dejó la política. Murió en un accidente automovilístico en 1992, legando una gran fortuna a sus hijos, entre los que se encuentra Pere Aragonès Poch, padre del candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat de Cataluña.

Crece el emporio

Cuando los hijos de Josep Aragonès Montsant tomaron las riendas del negocio hotelero, el emporio había crecido y eran ya varios los hoteles integrados en Prohoteles S.A., la empresa desde la que actualmente se dirige el entramado empresarial fundado en 1963. Precisamente, el padre del candidato republicano dispone del 21,90% de las acciones de la sociedad, tal y como se refleja en la información detallada en el Registro Mercantil a la que ha tenido acceso este periódico. Además, entre los actuales accionistas también destaca el tío de Pere Aragonès, Enric Aragonès Poch, quien dispone de una participación similar a la de su hermano y que es consecuencia directa de la herencia paterna, que ha permitido a toda la familia vivir sin estrecheces. También el hermano de Pere, Xavier, fotógrafo, tenía cargos en el consejo administrativo de Protohoteles S.A. hasta enero de 2021.

El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès
El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere AragonèsGeneralitat/Rubén MorenoEFE

Las últimas cuentas ante el Registro Mercantil detallan que Prohoteles S.A., la firma por excelencia de la familia, presentaba unos activos en 2018 cercanos a los 15 millones de euros, teniendo en ese ejercicio casi 900.000 euros de beneficios netos tras el pago de los impuestos. Todo ello demuestra que el legado del abuelo Josep Aragonès es más que suficiente para una saga que ha dedicado gran parte de su vida al mantenimiento y crecimiento de un imperio empresarial que tuvo su germen durante el régimen de Francisco Franco. Un clan de empresarios del que Pere Aragonès se ha querido desvincular para cumplir con su sueño en política y convertirse en el próximo presidente de Cataluña.