Gente

Othman Ktiri, el nuevo empresario del millón de la jet mallorquina

Su presencia en las fiestas cotiza al alza. Así es el empresario de moda, que apodan Christian Grey

q34534
q34534 FOTO: J. Fernández Ortega La Razón

Basta un minuto de conversación con él para darse cuenta que puede vender lo que se proponga, aunque no exista en el mercado. Othman Ktiri (Casablanca, 1979), es el fundador y CEO de la empresa de automoción Ok Mobility, radicada en Mallorca y que, en el año 2020, en plena pandemia, facturó 294 millones de euros. «Nunca hemos tenido pérdidas», comenta sin un ápice de sorpresa pues «la clave es siempre tener plan b, adelantarse a lo que pueda pasar», se llame crisis económica, pandemia o, ahora, la invasión de Rusia a Ucrania. Sus previsiones siguen siendo optimistas. Su discurso positivo cautiva a los empresarios y la «jet» se lo rifa en las fiestas de la isla, porque planta no le falta. Y eso que es divorciado (padre de dos niños, el mayor irá a Harvard). Ahora tiene una nueva relación con una joven mallorquina, una isla de la que también es originaria su exmujer.

Saltó a los medios nacionales estas pasadas fiestas navideñas cuando regaló a sus empleados un millón de euros. ¿Formaba parte del plan de marketing?

Para nada. Era una idea que me rondaba desde hacía mucho tiempo por la cabeza, pero tenía que llegar el momento propicio y oportuno. Tengo la suerte de estar al frente de una compañía que nunca ha perdido dinero desde su fundación, en 2004, y eso es gracias a todos los que forman parte de la familia OK. No era la primera vez que reconocemos el trabajo de los empleados, porque les damos muchas sorpresas al cabo del año, aunque nunca habían sido con dinero.

Su forma de dirigir parece muy americana y poco convenciona. ¿No habrá hecho también de «jefe Infiltrado?

Aquí nos gusta jugar mucho, romper la jerarquía y sí, he visitado alguna de las sedes que tenemos en Europa disfrazado y sin decir quién era. Tenemos también una cuenta en Instagram (@lifeatok) donde contamos toda la vida social que ocurre en nuestra empresa. Por ejemplo, a mí me gusta mucho interactuar con mis empleados y organizamos fiestas temáticas donde acuden todos, desde los directivos hasta el personal que ocupa los puestos más básicos.

Podríamos decir de usted que es como Marta Ortega, que empezó doblando camisetas y ahora preside el grupo Inditex…

La compañía ha crecido y nos hemos especializado mucho, aunque a diferencia de Marta Ortega, la empresa la fundé yo y prácticamente podría ocupar cualquier puesto porque lo he hecho todo. Eso sí, ahora soy el CEO y me centro más en la estrategia, en la comunicación y en el marketing, que es lo que realmente me gusta.

De padre marroquí empresario y madre farmaceútica francesa, usted comenzó la carrera de ingeniero agrónomo en Francia y llegó a Mallorca para trabajar en una pescadería.

Sí, en la carrera nos exigían hacer prácticas relacionadas con el sector. Trabajé en un en una granja experimental del Cabildo de Lanzarote, y después busqué unas prácticas en Mallorca por amor. Así encontré trabajo en la pescadería de un supermercado y luego apliqué para una oferta de trabajo para un concesionario donde buscaban un comercial con idioma francés. Y así empezó mi relación con el mundo de la automoción. Y hasta hoy.

De usted se han dicho muchas cosas, algunas con maldad, intentando relativizar sus éxitos. Pero no sé si sabe que durante una época, entre la sociedad mallorquina, era conocido como el nuevo Christian Grey, por lo de joven, rico y guapo…

Pues gracias por el piropo, lo prefiero a algunos rumores y puñales por la espalda que me han clavado compañeros que no han entendido la competencia.

¿Le interesa los temas sociales entre tanto éxito?

En nuestra fundación, nos centramos mucho en el ámbito de la educación y la infancia. Te avanzo que voy a hacer un donativo de un millón de euros para poder impulsar algunos proyectos.