Toros

Gonzalo Caballero recibe el alta: “Asumir mi muerte camino de la enfermería fue muy duro”

El torero se ha mostrado emocionado y agradecido con el equipo médico tras la cogida que sufrió el pasado 12 de octubre

Publicidad

“Pensando en el enfoque que le quería dar a esta rueda de prensa, me replanteé hacer un discurso pero creo que lo mejor en estas situaciones es decir lo que uno siente, y mi sentimiento es de plena gratitud”. Así empezó la rueda de prensa que llevaba 25 días queriendo dar el torero Gonzalo Caballero. El diestro ha abandonado esta mañana el hospital San Francisco de Asís, en el que llevaba ingresado desde que recibió la grave cornada el pasado 12 de octubre. Junto a él han comparecido sus el doctor Máximo García Padrós, cirujano jefe de la Plaza de Las Ventas, y los doctores Claudio Gandarias y Marisa de Teresa, que fueron los encargados de la segunda intervención a la que Caballero se sometió, ya en el hospital. También han querido acompañarle su buen amigo, el maestro Miguel Abellán, y numerosos familiares y amigos que han querido acompañarle en este bonito día. Ha destacado la ausencia de la que algunos apuntan que es su pareja sentimental, Victoria Federica.

Los sentimientos estaban a flor de piel, a lo que se unió la falta de sueño. Afortunadamente, el torero se pasó la noche en vela por los nervios, no por los dolores de la grave cogida que sufrió el Día de la Hispanidad. Por fin, después de 25 días de dura lucha, su rápida recuperación le permitían recibir el alta hospitalaria. Las palabras del diestro fueron de pleno agradecimiento para el equipo humano que le ha tratado, unos profesionales sanitarios que han asegurado que es un paciente ejemplar: “Nunca se queja”, “siempre tiene buena cara”, han dicho, y han puesto en valor el “trato exquisito” que ha mostrado con todo el equipo. De igual modo, también se ha acordado de sus familiares y seres queridos, así como de los medios de comida por su interés y el respeto que han mostrado durante estas semanas.

Respecto a su rehabilitación, lo cierto es que no hay un tiempo estimado. La doctora María de Teresa ha asegurado que se va del hospital “bastante recuperando”, pero que le aún le queda un largo recorrido para volver a su vida anterior. Caballero se muestra positivo y con toda la fuerza del mundo: “Lo voy a dar todo para reaparecer el año que viene”. Este fatídico trance no le ha quitado la ilusión y la pasión por su profesión, la cual califica de “lo mejor que hay”. Su amigo, Miguel Abellán, también lo cree así: “Estoy seguro de que poco a poco va a recuperar al hombre porque el torero nunca le ha abandonado. Es el que le va a ayudar a recuperarlo”. Todos son conscientes de que tras una cornada de ese calibre el torero se debate entre la vida y muerte y también de que Caballero tuvo la suerte de caer en las mejores manos.

A pesar de que ya se ve más lejana, la tarde será difícil de olvidar para todos. Caballero compartió algunas de las sensaciones que recuerda: “Dicen que los toreros estamos prepararos, pero tener que asumir mi muerte de camino a la enfermería fue muy duro”. El joven tuvo la capacidad de taponar la herida con su propio puño al sentir que se le iba la vida a chorros, tal y como el mismo ha relatado. También, ha querido hacer públicas las últimas palabras que compartió con el doctor García Padrós: “Decirle a mi madre que la quiero”. Tras eso, con su discurso ha viajado a tres días después, cuando despertó: “Sentí que había perdido y que aquel toro me había ganado. Creo que todos pasamos alguna vez por esa situación y es lo que me ha hecho sacar fuerzas de donde no las había para superarlo”. A la pregunta de si ha visto las terribles imágenes de aquella tarde en la Plaza de las Ventas, ha asegurado que no: “He estado totalmente incomunicado estos días. Es algo que está superado e intento pensar en ello lo menos posible”. Ahora solo piensa en el día que vuelva a pisar una plaza.

Publicidad

También tuvo palabras para aquellos que le consideran “torpe” por las recientes y seguidas cogidas que ha sufrido: “Todos ellos serán los que estarán en la reventa para pagar el doble de dinero para verme”. Y es que Caballero lo tiene claro: “La vida es caer y levantarse y yo volveré más fuerte”.