José Calvo Poyato: «Mariana Pineda bordaría hoy la Constitucional»

Profesión: catedrático de Historia y novelista.. Nació: en 1951, en Córdoba.. Por qué está aquí: por su novela «Mariana, los hilos de la libertad» (Plaza y Janés).

–«Mariana y los hilos de la libertad». ¿Fue una heroína o...?

–Sin duda, por su fidelidad a una idea y la lealtad extraordinaria a sus compañeros. Le ofrecieron vivir si los delataba.

–Símbolo de la libertad en una época de absolutismo. Era liberal. ¿Qué sería hoy?

–Difícil de saber. Creo que sería socialdemócrata moderada.

–Nunca bordó la bandera: encargó que la bordaran. ¿Hoy lo haría con la republicana o la institucional?

–Con la institucional. No vivimos una monarquía absolutista como entonces, con Fernando VII.

–¿Qué diría hoy Mariana del neoliberalismo?

–Estaría en contra de algunas cosas, pero no hay que olvidar que ella pertenecía a la aristocracia granadina. Era Mariana de Pineda.

–Mujer singular: hacía política cuando era terreno reservado a los hombres...

–Y en reuniones clandestinas, de noche y rodeada de hombres. Entonces, eso daba muy mala imagen.

–Y más: se casó embarazada a principios del s. XIX...

–Un gran escándalo, sobre todo siendo de su clase social. Que le ocurriera a una sirvienta no se veía tan mal.

–Y mucho más: viuda, volvió a quedarse embarazada...

–Monumental escándalo. Mariana era muy libre para su tiempo.

–Pero no sé si era feminista...

–No estoy seguro de que lo fuera. Trabajaba más por los cambios políticos que por los de género.

–No hubo un movimiento para salvarla...

–Hubo un intento que no cuajó, por disputas internas entre los liberales. En eso no han cambiado mucho las cosas.

–Camino del patíbulo no la vitorean: las ventanas se cierran.

–Fue una muestra de respeto: no consideraron su ejecución un espectáculo. Además, piense que entonces la mayoría gritaba «¡viva las cadenas!».

–¿No se llenó la plaza del patíbulo?

–Fue poca gente. No era un personaje relevante: todo lo hizo en secreto.

–Ya. No merecía un «Sálvame»...