Angelina Jolie: Una boda para celebrar la vida

El «Efecto Angelina» protagoniza la portada de «Time»
El «Efecto Angelina» protagoniza la portada de «Time»

Es el único paso que les quedaba para consolidar una relación que tiene prendados a los medios de comunicación –que han encontrado en ellos a una pareja, en teoría, para enmarcar– y a los románticos obsesivos. Tienen seis hijos, una fundación que lleva su nombre (Jolie-Pitt Foundation), una bodega de vinos cuyas existencias se agotaron al poco de ponerlas a la venta y acaban de pasar por uno de los tragos más amargos por los que puede atravesar una pareja: la doble masectomía a la que se sometió la actriz a principios de este año. A pesar de que a Angelina Jolie y Brad Pitt el paseo hasta el altar se les ha hecho muy largo, parece ser que ocho años después de su primer beso, por fin, se darán el «sí, quiero». Según ha publicado el «Daily Mirror» esta semana, una fuente cercana a la pareja asegura que la boda se celebrará «más pronto que tarde» por expreso deseo de Angelina. La intervención quirúrgica a la que se sometió ha unido aún más a la familia y ya no hay excusas que poner a sus hijos, que insisten desde hace años para que sus padres se decidan. Además, según la fuente, con el tiempo Angelina y Brad se están dando cuenta de lo importante que es para ellos darle una impronta legal a la relación, y más después del estrés de los últimos meses.

El plazo se agota

Pero hay otros datos que apuntan a una inminente boda. Brad Pitt consiguió a finales de febrero una licencia para casarse en Francia, que les da un plazo de tres meses para celebrarla. Parece ser que, de momento, la ceremonia no ha tenido lugar y quedan escasos días para que expire el permiso. Pero lo más llamativo es que Jennifer Aniston (ex esposa de Pitt) anunció hace dos semanas que aplazaba su boda con Justin Theroux, fechada a finales de este mes. La justificación oficial que dio la pareja es que no habían conseguido terminar los preparativos a tiempo: Jennifer estaba muy «estresada» con la organización del enlace y la mudanza a su nueva casa. Pero la revista estadounidense «US Weekly» aseguró que las verdaderas razones de Aniston eran que no quería bajo ningún concepto que ambas bodas coincidiesen. «Jennifer no quiere asociar su gran día con ellos», afirmaba su fuente.

Los Brangelina sabían que todo el proceso quirúrgico iba a durar aproximadamente nueve semanas y éste comenzó el 2 de febrero. ¿Podría ser que Brad Pitt, en estado de shock ante la dura decisión que acababa de tomar su compañera, decidiese dar el paso definitivo? El «Daily Mirror» asegura en sus páginas que la boda no se ha celebrado en estos dos meses y medio debido a que la actriz necesitaba tiempo para recuperarse en las distintas fases del proceso –aunque ha hecho gala de una actividad encomiable, sin descuidar en ningún momento sus labores humanitarias– y a que Brad Pitt debía terminar de rodar su último filme. El intérprete siempre ha estado muy preocupado por el estado de salud de «Angie»: le ha llamado la atención por su extrema delgadez y son muchos los conocidos de la pareja que aseguran que los años locos de la actriz le han pasado factura. Incluso se ha llegado a especular con problemas hepáticos y la necesidad urgente de un transplante –la intérprete de «Tomb Raider» tiene tatuado en el vientre «lo que me nutre también me destruye»–. Un día después de que Angelina hiciese pública su masectomía, Brad Pitt afirmó en una entrevista que lo único que desea es «una larga y sana vida para ella», a la que calificó de «heroína».

Prometidos desde 2011

La pareja se prometió en 2011, cuando Brad Pitt puso en la mano de la diva un anillo valorado en 500.000 dólares. Hace unos meses, en un pase especial de su última película «Mátalos suavemente», Brad se reafirmó en su decisión de esperar hasta que se aceptase el matrimonio homosexual en Estados Unidos. «Desde que nos prometimos lo que más me ha sorprendido es lo mucho que llega a significar la unión formal a tu pareja. Creo que todo el mundo debería tener derecho a ello y eso es lo que me ha hecho luchar por la igualdad». Con Obama y los demócratas en la Casa Blanca –queda por delante casi toda la legislatura– y las dificultades que la familia ha pasado en estos dos meses, parece que se han quitados los complejos de casarse.

«YO OPERÉ A ANGELINA JOLIE»

La cirujana encargada de llevar a cabo las intervenciones quirúrgicas de Angelina, Kristi Funk, no quiso perder la ocasión de narrar al mundo cómo lo había vivido, para, de esta manera, «poder servir de ejemplo a muchas otras mujeres», relata. Habló a través del blog que escribe para la página web de su clínica, la Pink Lotus Breast Center, y en su publicación especificó que «la pareja de la actriz –el también actor, Brad Pitt– esperó durante todas las operaciones para poder coger la mano de Angelina tan pronto como despertase de los efectos de la anestesia». Además de especificar todo el proceso médico necesario para llevar a cabo una doble masectomía, Funk aprovechó para ensalzar la decisión de Angelina y especificó que «cuatro días después estaba llena de energía e inmersa en su próximo proyecto cinematográfico».