Fernando Grande-Marlaska: Relajada elegancia

Presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional

Fernando Grande-Marlaska
Fernando Grande-Marlaska

Relajada elegancia

Ana Locking. Diseñadora

La hechura y la selección de trajes del magistrado Marlaska hacen que se le distinga estéticamente del resto de sus uniformados y alcanforados compañeros del juzgado. Su imagen es elegante, sobria y no añade más de lo que necesita. Ese gusto por lo esencial consigue que su estilo sea fácilmente reconocible y clasificable, sin adornos superfluos que despisten. Viste trajes entallados de buena factura, acertado corte y correcta selección de tejidos y colores. El negro es su color favorito y lo utiliza como comodín en una amplia franja horaria y en diferentes eventos. Otro de sus incondicionales es el traje diplomático, prenda complicada, ya que revela en tan sólo unos seguNdos la buena o mala calidad del tejido –basta con observar si las líneas casan perfectamente en el centro de la espalda, solapas, tapeta, bolsillos y espalda del pantalón–.

Grande-Marlaska es uno de los pocos jueces españoles conscientes de la necesidad de mantener una elegante y moderna imagen pública. Amante del buen vestir, escoge de forma acertada. Se nota que le gusta el lujo: sus trajes, corbatas y zapatos parecen de la mejor calidad. A veces, incluso, se arriesga a mezclar estilos muy diferentes, como cuando combina el formal traje sastre con «jeans» o la ropa de abrigo de tendencia «boho» con sastrería interior.

NECESITA MEJORAR

Vitaminas para el aspecto fatigado

Marta Boira. Especialista en belleza

El juez Marlaska tiene en estos momentos un aspecto fatigado, quizá por sus muchísimas responsabilidades. El primer tratamiento que le recomiendo es el de revitalizar su piel con vitaminas. Las patas de gallo alrededor de los ojos son otro indicativo del paso de los años o de utilizar mucho los gestos faciales como forma de expresión, así como los dos grandes surcos que aparecen en su entrecejo. El tratamiento «skin resurfacing» de la Clínica San Roque, en Gran Canaria, elimina las arrugas y consigue un rejuvenecimiento de la piel mediante un láser de dióxido de carbono elimina de forma precisa y uniforme la superficie de la piel, capa a capa, y permite una clara definición y selección de la profundidad a la que se desea llegar (una herramienta de vital importancia a la hora de tratar las arrugas así como otras condiciones de la piel, como las patas de gallo que nos atañen aquí. El dióxido de carbono es la modalidad de «resurfacing ablativo» más eficaz (www.hospitalessanroque.com).

Cómo será dentro de 20 años

Levantaría la cola de la ceja para restar tristeza a su mirada y evitar que en un futuro se le caiga el párpado superior, técnica que domina a la perfección el doctor Juárez (www.doctorangeljuarez.com). Los surcos nasogenianos aparecen pronunciados. Un implante de «hilos japoneses» colocados junto a unos rellenos le devolvería la juventud (www.doctorabarba.com).

GESTOS DELATORES

Hombre responsable que huye de artificios

Valvanuz Sánchez de Amoraga. Psicóloga y coach

El juez Grande-Marlaska tensa la musculatura de su cara y juega con los dedos cuando no está relajado, focalizando la ansiedad. Parece que domina perfectamente las situaciones de exposición pública bajo una apariencia de calmada serenidad; se trata de una pose, porque no le agradan las entrevistas o sentirse el centro de atención. Posee una fuerte emocionalidad, aunque la reserva para su vida privada y para los ámbitos en los que se siente cómodo. Divide claramente su vida personal de la profesional, patente en sus cambios de indumentaria. Se muestra mucho más cercano, relajado, distendido y juvenil en vaqueros (vida personal) y la musculatura de su espalda se tensa en sus imágenes con traje de chaqueta (vida profesional). Hombre inteligente que piensa muy rápido, lo demuestra en el ritmo de su interlocución. Se frena para reflexionar lo que dice y cómo lo dice. El proverbio «es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras» describe sus intervenciones, porque es consciente de la relevancia de sus verbalizaciones. Se caracteriza por la prudencia. Lo mismo que sus gestos son sencillos, suaves y sutiles, su personalidad es igualmente natural: huye del artificio y del exceso. Es un trabajador incansable (por el movimiento de sus brazos al andar), muy activo (por el ritmo de la zancada) y con gran sentimiento de la responsabilidad. Cree en el esfuerzo y en el trabajo bien realizado.

El veredicto

Su arma secreta: la sonrisa.

Su punto flaco: los dedos.

Miente con sus gestos: NO