Actualidad

La tensa paz entre las ex parejas del Conde Lecquio

Tenso reencuentro de Antonia Dell Atte y Ana Obregón en Masterchef. La italiana a los compañeros de Obregón en Masterchef: “Ahora os jodéis, que yo ya la he sufrido 25 años”

Tras 25 años de enfrentamientos, las dos ex mujeres del Conde Lecquio, se reencuentran en “MasterChef Celebrity” y firman una tensa paz

Publicidad

“Esto es histórico”, dijo Boris Izaguirre, cuando en el plató de MasterChef Celebrity se producía el reencuentro, no exento de tensión, entre las que fueran mujeres del Conde Lecquio. Por primera vez en televisión, Ana y Antonia, se veían las caras. Atrás quedaban 25 años de reproches y cruces de declaraciones entre ellas por el amor de un hombre: Alejandro Lecquio.

El programa de la 1 rendía ayer un homenaje a la cocina de chefs que emigraron de sus países y dieron a conocer su gastronomía abriendo restaurantes lejos de sus hogares. Los aspirantes, entre los que se encontraba Ana Obregón, “repescada” para la ocasión y su mayor enemiga, finalista de la anterior edición del programa de cocina. El fin de una guerra que empezó hace 25 años, cuando la bióloga empezó una relación sentimental con el atractivo conde italiano casado entonces con Antonia Dell´Atte, se hacía realidad ante toda España. Y los allí presentes alucinaban.

Publicidad

Ana Obregón, que tenía que elaborar un plato birmano, trató de facilitar el tenso reencuentro alabando a su enemiga nada más verla. Pero la italiana, una mujer de armas tomar y afilada lengua, no iba a ponérselo fácil. “Ella tiene al hijo más espectacular del mundo”, le dijo Ana a Antonia cuando la vio, pero la italiana le pegó el primer corte: “Y ella también. Pero hoy estamos para cocinar”.

Publicidad

Y aunque Ana aseguraba que la relación entre ambas era actualmente buena, la combativa italiana no perdía la ocasión en hacerle algunos reproches: “Ella es Antoñita la fantástica, vive en una realidad diferente a la de todo el mundo. Además tiene que aprender a servir a los demás, a ser más humilde. Tenemos una manera de ver la vida muy diferente. No comparto su manera de tratar de estar siempre en el candelero”.

“Antonia y yo hace tiempo que estamos unidas y no digo más porque quiero sonreir”, decía la bióloga, algo que corroboraba su contrincante: “Estamos en un momento de tranquilidad La culpa fue del cha cha chá”. De esta manera, la italiana se refería a la infidelidad de su ex marido, que supuso en uno de los escándalos amorosos más mediáticos de los años noventa.

Pero durante la prueba, Antonia no ha dejado de hacer comentarios con doble intención sobre la mujer que le robó a su marido, tanto a la cara, como en voz baja al resto de compañeros y miembros del jurado. Han enterrado el hacha de guerra, pero la polémica italiana sigue sin tener pelos en la lengua y no olvida del todo lo que sufrió por culpa de la bióloga más famosa de España.

Publicidad

Lo dejó claro, cuando en un momento del programa, la bellísima modelo italiana le decía a Vicky Martín Berrocal sobre Obregón: “Ahora os jodéis todos, que yo ya la he sufrido durante 25 años”.

Cuando llegó el momento en el que Antonia tenía que probar el plato elaborado por Ana, el zasca con acento italiano resonó en todo el plató: “¿Hay veneno?”, preguntó la italiana antes de meter el tenedor en la comida. Tras probarlo, Antonia complacida dijo: “Tengo que apreciar el esfuerzo de Ana. Ha aprendido la lección. Para llegar lejos tienes que escuchar y nunca es demasiado tarde para aprender”.

El programa conseguía lo que nadie ha podido hacer en 25 años: que las madres de los hijos de Alejandro Lecquio, aparcaran sus diferencias y sellaran la reconciliación en público. Un momento histórico en la televisión que dejaba boquiabiertos a concursantes y a la audiencia.