Gente

Las redes se ceban con una portada donde Sarkozy es más alto que Carla Bruni

El ex presidente francés mide 166 centímetros y su mujer 175, pero la cabecera de Paris Match ha ilustrado todo lo contrario

El ex presidente francés mide 166 centímetros y su mujer 175, pero la cabecera de Paris Match ha ilustrado todo lo contrario

Publicidad

Hay un post en Enfemenino lleno de mensajes de mujeres que comparan sus alturas con las de sus maridos; la primera sólo pide opiniones porque mide 21 centímetros más que su marido, pero otras van más allá: hablan de los perjuicios sociales que supone que una chica sea más alta que su pareja. Y es cierto: no han sido pocos los que han arqueado la ceja cuando han visto que en una pareja la figura femenina es más alta que la masculina.

Nicolas Sarkozy, ex presidente de Francia, mide 1,66 metros; Carla Bruni, cantante y esposa de ex dirigente, mide 1,75. Ella es mucho más alta que él, pero Paris Match ha ilustrado la portada de su último número con una diferencia de alturas notable... Pero a la inversa.

En la imagen se puede ver a la pareja sonriente, posando frente a la cámara; ella descansa sobre el hombro de Sarkozy, con los ojos cerrados, sonriente; él mira fijamente al objetivo, también mostrando sus dientes, alegre. Sin embargo, sorprende la brecha que hay entre ambos: la frente de ella se apoya sobre la mejilla de él, rozando ligeramente la oreja, dando a ver que él es bastante más alto que ella cuando la realidad queda bastante alejada de ello.

Como suele ser habitual en estos casos, el fantástico mundo de Internet ha hecho de las suyas: multitud de memes han invadido Twitter mofándose y esgrimiendo realidades paralelas de la fotografía. Algunos han hecho dibujos; otros se han limitado a preguntar de manera irónica hasta cuándo se crece en Francia porque el ex presidente tiene 64 años a sus espaldas.

Publicidad

La revista, tratando de atajar a los trolls, ha publicado una explicación de lo sucedido: aseguran que la imagen no ha sido modificada para hacerle más alto, sino que Carla Bruni se encontraba en un escalón más bajo que Sarkozy mientras estaban sentados. En ese momento se realizó la fotografía que ha ocupado la polémica portada del número 3660 de la revista París Match.