Los Bardem retiran el ERE en su local tras las críticas

Aseguran que su hermana Mónica inició el expediente por consejo del abogado laboralista

Javier Bardem durante el estreno de la película «James Bond: Skyfall» con un cartel que ­condena el ERE del Teatro Español
Javier Bardem durante el estreno de la película «James Bond: Skyfall» con un cartel que ­condena el ERE del Teatro Español

En un comunicado, culpan a Mónica Bardem, administradora y gerente del local, de la decisión y aseguran que no se informó al resto de los socios. Asimismo añaden que «no someterán a sus trabajadores a este procedimiento» y que serán idemnizados.

No son buenos tiempos para el clan Bardem. Aunque su mítico restaurante en el madrileño barrio de Chueca haya echado el cierre, en sus fogones todavía se cuece la polémica. Después de que LA RAZÓN desvelase que la familia aplicaría un expediente de regulación de empleo sobre su plantilla ante el inminente cese de la actividad del local, los propierarios de La Bardemcilla han estado en el ojo del huracán. Sus múltiples manifestaciones en contra de la reforma laboral y de despidos como el ERE que afectó a los empleados del Teatro Español –en el estreno de «Skyfall» Javier Bardem esgrimió el cartel de «aquí no sobra nadie, salvo altos cargos», criticando el expediente de regulación que afectaba a la mencionada institución– han provocado que muchos tachen su actitud de incoherente y les reprochen el proceso iniciado para rescindir la relación laboral con sus once empleados. Ante el revuelo causado, la familia Bardem emitió ayer un comunicado en el que aseguran haber retirado el ERE que afectaba a su restaurante, ya que «no estamos dispuestos bajo ningún concepto a someter a nuestros trabajadores a un procedimiento de estas características amparándonos en una reforma laboral contra la que nos hemos manifestado públicamente».

En la nota, señalan a su hermana Mónica Bardem Encinas como responsable del inicio del ERE, en su potestad de administradora única y gerente del restaurante. «Aconsejada por el gabinete jurídico laboral que lleva estos temas, optó por presentar un expediente de regulación de empleo, sin consultar con el resto de los socios, ya que entendía que al haberse aceptado el cese definitivo del cierre de la sociedad, el procedimiento a seguir era el que recomendaba el abogado laboralista de la compañía», explican.

Tras varias puntualizaciones, como que el ERE estaría «efectuado dentro del absoluto amparo de lo establecido en la legislación en vigor para situaciones empresariales por las que nuestra empresa está pasando», los Bardem aseguran que «hemos dado instrucciones claras a la administradora de la compañía para que se proceda de inmediato a retirar el expediente de regulación de empleo y asimismo, se proceda a liquidar las indemnizaciones, que por ley están establecidas, a cada uno de los trabajadores». Para evitar nuevas críticas, la familia aclara que «estas indemnizaciones superan incluso las cantidades que fija actualmente la Ley en atención a la larga relación laboral entre La Bardemcilla y sus empleados». La nota, firmada por Javier, Carlos, Pilar y la propia Mónica Bardem, detalla que han solicitado que se les indique «la aportación dineraria que cada uno de los socios efectuará para que dichos pagos se puedan materializar de inmediato».

El «ERE interruptus»

Mientras los medios se hacían eco del comunicado, la red bullía en comentarios a favor y en contra de la actitud del clan de artistas en su negocio. En Twitter, algunos ironizaban sobre si la retirada del expediente se debía a la Semana Santa y otros hablaban directamente del «ERE interruptus de la familia Bardem». Los más escatológicos aplaudían la rectificación con frases como «los Bardem se defienden por las críticas al ERE en su restaurante... mejor dicho, los Bardem reaccionan a la cagada». Hubo quienes criticaron el papel que asumía Mónica en el comunicado: «Matriarca Bardem, hermano alfa y hermano beta echan la culpa a hermana épsilon, empiezan a caerme muy bien estos Bardem». No sería la primera vez que habría diferencias con Mónica: fue ella quien habló a un portal del corazón sobre la boda de Javier y Penélope Cruz. Algo que no sentó bien a la familia.

Las «pérdidas prolongadas» de La Bardemcilla

«Como tantas pequeñas empresas, como tantos pequeños negocios de este país a los que nadie rescata, La Bardemcilla cierra sus puertas». Así concluía el comunicado de los Bardem que ayer remitieron a los medios. Una nota en la que explicaban que el cierre del restaurante no se debe a una «situación de reducción de beneficios, sino de pérdidas prolongadas desde hace años». Según reza este documento, fue la propia Mónica Bardem, gerente de la empresa, quien «al analizar la situación económica de la empresa, tomó la decisión de cesar la actividad de la misma, comunicándonos al resto de los socios la imposibilidad económica de viabilizar este proyecto empresarial» y aclaran que la «totalidad de los socios» accedió al cierre de la empresa. Los números, desde luego, no parecen acompañarles. Aunque algunos vecinos y miembros de la plantilla de La Bardemcilla aseguran que el local es rentable, un informe al que ha tenido acceso LA RAZÓN detalla las pérdidas de la empresa Mi Buenos Aires Querido S. A., gestora del restaurante. Aunque la empresa consiguió reducir su déficit en 2011 –cuando las pérdidas fueron de 10.865 euros–, en 2009 y 2010 ascendieron a 49.519 y 23.431 euros. En 2006 ya se registraron datos negativos por valor de 20.552 euros.

A continuación reproducimos el comunicado íntegro:

Ante las noticias publicadas referentes al cierre del restaurante La Bardemcilla queremos puntualizar lo siguiente:

Dicha actividad de hostelería ha venido generando pérdidas en los últimos ejercicios, ya que la crisis económica ha afectado a nuestra empresa tanto como a otras muchas del sector, que se han visto obligadas, como nosotros, a cesar en su actividad por volverse insostenible pese a las sucesivas aportaciones económicas de los socios para mantener el restaurante abierto y todos los puestos de trabajo. No es una situación de reducción de beneficios, sino de perdidas prolongadas desde hace ya dos años.

La administradora única y gerente de dicha sociedad es Dña. Mónica Bardem Encinas, quien al analizar la situación económica de la empresa, tomó la decisión de cesar la actividad de la misma, comunicándonos al resto de los socios la imposibilidad económica de viabilizar este proyecto empresarial. La totalidad de los socios accedimos a que se cesara la actividad de la empresa y se rescindiese el contrato de arrendamiento que manteníamos con dicho local.

En el proceso de cierre definitivo de la actividad, Dña. Mónica Bardem Encinas, aconsejada por el gabinete jurídico laboral que lleva estos temas, optó por presentar un expediente de regulación de empleo, sin consultar con el resto de los socios, ya que entendía que al haberse aceptado el cese definitivo del cierre de la sociedad, el procedimiento a seguir era el que recomendaba el abogado laboralista de la compañía.

Al tener conocimiento el resto de los socios que la empresa de la que somos accionistas había presentado ante los organismos judiciales correspondientes un expediente de regulación de empleo, nos pusimos de inmediato en contacto con la administradora de la sociedad, para indicarle que nuestra aprobación por el cese de la actividad no incluía nuestra autorización para que la empresa de presentase un expediente de regulación de empleo, y aunque efectuado dentro del absoluto amparo de lo establecido en la legislación en vigor, para situaciones empresariales por las que nuestra empresa está pasando, no estamos dispuestos bajo ningún concepto de someter a nuestros trabajadores a un procedimiento de estas características amparándonos en una reforma laboral contra la que nos hemos manifestado públicamente. Por tanto, hemos dado instrucciones claras a la administradora de la compañía para que se proceda de inmediato a retirar el expediente de regulación de empleo y así mismo se proceda a liquidar las indemnizaciones, que por ley están establecidas, a cada uno de los trabajadores. Estás indemnizaciones superan incluso las cantidades que fija actualmente la ley en atención a la larga relación laboral entre La Bardemcilla y sus empleados.

Así mismo, hemos solicitado nos indique la aportación dineraria que cada uno de los socios efectuaremos para que dichos pagos se puedan materializar de inmediato, ya que como hemos indicado con anterioridad, la empresa cesa en su actividad por las reiteradas pérdidas obtenidas y por los nulos recursos económicos propios que tiene para asumir la estructura de gastos. Como tantas pequeñas empresas, como tantos pequeños negocios de este país a los que nadie rescata, La Bardemcilla cierra sus puertas".

Atentamente

Javier Bardem Carlos Bardem Pilar Bardem Mónica Bardem