Muerte de Chicho Gordillo: su viuda no pudo pagar su entierro

Bigote Arrocet o Manolo Royo contribuyeron económicamente a sufragar el sepelio del humorista, famoso por sus apariciones en el “Un, dos tres”

El humorista Chicho Gordillo, en una imagen de archivo / Connie G. Santos
El humorista Chicho Gordillo, en una imagen de archivo / Connie G. Santos

Bigote Arrocet o Manolo Royo contribuyeron económicamente a sufragar el sepelio del humorista, famoso por sus apariciones en el “Un, dos tres”

Tenía 83 años y estaba retirado desde 2008. Chicho Gordillo fue uno de los mejores imitadores del mundo, un maestro para muchos compañeros y un profesional alabado por el mismísimo Frank Sinatra. El humorista murió el pasado sábado en Valencia, donde vivía con su esposa, Rosa de Alba.

Su situación económica era tan precaria que su viuda ni tan siquiera tenía dinero para pagar su entierro. Y sus amigos de la Asociación del Humorismo Español (Ashumes) se movilizaron rápidamente para recolectar un dinero para los gastos.

Manolo Royo, Bigote Arrocet, Tony Antonio o María Gracia han contribuido monetariamente para una causa tan justa como necesaria. Buena parte de la “ruina” económica del finado la tuvo un familiar que le “embarcó” en un negocio inmobiliario y le dejó tirado.

Gordillo nació en Lima, pero desarrolló la mayor parte de su carrera en España. Aquí le vimos en programas tan populares como el “Un, dos, tres”, donde realizaba inolvidables imitaciones, entre ellas, las de Mario Moreno “Cantinflas” y Frank Sinatra. En nuestro país llegó a actuar en los espectáculos de Lola Flores, Sara Montiel, Julio Iglesias o Raphael, y todos se contaban entre sus amigos.