Nuria Alkorta: «Rubalcaba es una figura de la interpretación»

Profesión: profesora y directora de teatro.. Nació: en 1965, en Valladolid.. Por qué está aquí: dirige «Darlo todo y no dar nada» en el Auditorio del Museo del Prado (este viernes y el 10 de enero).

–«Darlo todo y no dar nada», de Calderón de la Barca. ¿Es también lo que dice un político en campaña electoral y lo que luego hace?

–Sí, pero con menos arte que Calderón.

–Si viviera hoy, ¿cree que los productores estrenarían sus obras?

–Creo que no. Calderón no se mordería la lengua y no sé si hoy la gente quiere oír la verdad, verse retratada.

–Felipe IV fue su mecenas. ¿Quién lo sería hoy?

–Podría serlo Amancio Ortega, pero no sé si le gustan los clásicos.

–Seguro que no lo sería Artur Mas: Calderón participó en la campaña de Cataluña en 1640...

–Sí, fue soldado. No creo que le gustara a Mas, y eso que tiene una obra ambientada en Barcelona: «El pintor de su deshonra».

–Calderón era una mezcla de estoicismo y crueldad, dicen. Mire, casi como la Merkel...

–Algo así, pero sin collares, flequillo y chaquetita. La Merkel es más pragmática que otra cosa.

–La obra cuenta cómo Alejandro Magno examina los retratos que le han hecho tres pintores. Rechaza el primero porque le ha embellecido...

–Sí, y así rechaza la adulación. Estaba orgulloso de ser un poco feo, como Felipe IV y algunos Borbones.

–Rechaza el segundo porque ha destacado su defecto...

–El pintor lo ha usado para significarse a través de la sátira.

–Y acepta el retrato del tercero porque su defecto no está dicho ni callado.

–El pintor no oculta el defecto, pero lo muestra en sombras.

–¿Moraleja?

–Nunca se sabe cómo acertar con el Poder. Prefiere las sombras.

–La comedia habla del engaño y la duda. ¿De qué duda cada día más?

–De lo que tengo más claro, de las certezas. Por ejemplo: dudo que el teatro haga mejor a la sociedad.

–Es profesora de interpretación de la Escuela de Arte Dramático. ¿Qué político no necesita de sus lecciones?

–Rubalcaba. Es una figura de la interpretación.

–Le veo diciendo como Robert Mitchum en «Retorno al pasado»: «No hay forma de ganar; sólo un camino para perder más despacio».