Pedro Ruiz: «Soy un ovni: objeto viviente no identificado»

Profesión: actor, escritor, cantante, humorista, presentador.... Nació: en 1947, en Barcelona.. Por qué está aquí: presenta en el teatro Amaya su show «Uno, pequeño y libre».

–«Uno, pequeño y libre». ¿Le gustaba aquello de «Una, grande y libre»?

–No. Por eso con 17 años me hice unas tarjetas que decían «uno, pequeño y libre». He rescatado la definición.

–¿Le molesta o inquieta que catalanes y vascos quieran separarse?

–No, siempre que lo hagan de manera educada, amable y sin dejar deudas. Creo que Cataluña está ciega y Madrid, sorda.

–¿Cuáles serían sus preguntas para la consulta?

–«¿Cree que se le va a levantar esta noche? Y si la respuesta es afirmativa, ¿quiere que su pene sea independiente?». Todo lo demás son pequeñeces.

–Carod Rovira le preguntó un día si creía en la independencia...

–Y le respondí: «Más que tú, porque quiero ser independiente hasta de ti».

–Pequeño. ¿Le gustaría ser más alto?

–Nunca he tenido complejos. Es una ventaja a la hora de discutir con mujeres altas: hablan por encima de mí, no me llega su voz.

–Dicen que los bajitos tienen más mala leche...

–No me considero un tipo con mala leche. Todo lo contrario.

–¿Su humor es un grito, un vómito, un...?

–Una respiración enorme. El humor es la forma menos suicida de decir las cosas más serias.

–Garci dice que él no está entre sus directores favoritos. ¿Usted está entre sus humoristas favoritos?

–Yo no me llamaría humorista, sino ovni: objeto viviente no identificado.

–Libre. ¿De qué es libre?

–De convencionalismos, pero soy prisionero de mis defectos. El miedo es el peor enemigo de la libertad y el mejor amigo del poder.

–¿Dice lo que la gente quiere oír o lo que no quiere oír?

–Lo que la gente no se atreve a decir aunque lo piense.

–Cuatro son los miedos que describieron los clásicos: a los dioses, al dolor, al fracaso y a la muerte.

–El fracaso es una experiencia, y no hay mayor fracaso que un éxito inmerecido. Temo al dolor, eso sí. No tengo dioses ni miedo a la muerte: la considero unas vacaciones. La inexistencia no creo que dé problemas.

–Hombre, si se hace la reserva con tiempo...