Gente

Olga Moreno busca un acuerdo para no cargar con las deudas de Antonio David

La empresaria podría haber firmado un preacuerdo que la liberaría de asumir la insolvencia punible del exguardia civil

Olga Moreno en una imagen reciente
Olga Moreno en una imagen reciente FOTO: Gtres

La procesión va por dentro. Por mucho que Olga Moreno intente desdramatizar su ruptura con Antonio David Flores, la pena interior supera al aspecto exterior.

A la empresaria sevillana le cuesta hacerse a la idea de que su matrimonio con el exguardia civil se ha ido, definitivamente, a pique. Estuvo luchando hasta el final para reconducir una situación que estaba muerta. La realidad es tan dura e irreversible que no le queda más remedio que empezar a negociar las condiciones de un divorcio que podría resolverse muy pronto.

La periodista Marisa Martín Blázquez nos desvela que «Antonio le ha pedido varias veces a Olga que firme los papeles del divorcio, y ella, visto lo visto, ha perdido toda esperanza de una reconciliación. Y me cuentan que han hecho un preacuerdo, una especie de documento redactado, en el que Olga pone una serie de condiciones antes de firmar. Entre ellas, que no quiere quedarse con la parte del “marrón” en ese proceso judicial sobre la insolvencia punible, en el que ella figuraría como colaboradora, porque se suponía que ha creado una sociedad que era la que cobraba las colaboraciones televisivas de su marido. Entonces, no desea salir perjudicada en ese proceso. Y en el caso de que dictaminaran que ella es culpable por una colaboración necesaria, que la sanción la asuma Antonio David. Que se comprometa a aceptar esa condición».

Si Flores acepta, Olga promete darle todo tipo de facilidades para que visite cuando quiera a la hija de ambos, Lola. Y también está dispuesta a ocuparse de David, el hijo del malagueño y de Rocío Carrasco.

El veinteañero, nos cuenta una fuente cercana a la familia Moreno, «desea quedarse a vivir con Olga en Málaga, porque la quiere muchísimo y es muy feliz a su lado. Además, sus amigos y sus estudios están en esa ciudad andaluza».

David Flores Carrasco y Olga Moreno en una imagen de archivo
David Flores Carrasco y Olga Moreno en una imagen de archivo FOTO: Gtres

El padre y las hermanas de Olga intentan convencerla para que traslade su residencia a Sevilla, donde viven ellos, pero, de momento, no es una opción contemplada por la protagonista de este reportaje. Distinto es que pase en esa ciudad los fines de semana en los que Antonio David viaje a Málaga para estar con sus hijos. En Sevilla y en el pueblo de El Palmar encuentra Olga sus mayores apoyos y la serenidad que le falta en la capital malagueña.

Puestos en contacto con ella, nos atiende muy respetuosa, pero declina hacer declaraciones: «No voy a decir nada, ni si estoy bien o mal. Quiero estar tranquila, y que no se malinterpreten frases mías. Deseo desvincularme…».

Desde su entorno aseguran que «está muy dolida, no se esperaba nada de lo que está ocurriendo, aunque se olía que pudiera haber por medio una tercera persona, ni se imaginaba que su marido ya tenía una sustituta. Sigue enamorada de Antonio David y su sufrimiento es muy grande. Le está costando rehacerse. Ese hombre no tiene perdón de Dios».

José M., vecino de Olga, asegura que «espero que se recomponga pronto, porque es una gran mujer, como madre, como persona, como trabajadora… No le digo que encuentre pronto un nuevo amor, pero es que se lo merece todo. Que sea feliz haciendo su vida, divirtiéndose con su gente».

Olga Moreno y Rocío Flores en una imagen de archivo
Olga Moreno y Rocío Flores en una imagen de archivo FOTO: Instagram

Madre y confidente de «Ro»

En Málaga reside también Rocío Flores, para la que Olga es una segunda madre, amiga y confidente. Están más unidas que nunca, porque las dos consideran que Antonio David no se ha comportado bien con ellas, ocultándoles su relación paralela con Marta Riesco. El dolor de ambas es compartido al cien por cien.

Uno de los reporteros que más de cerca está cubriendo esta ruptura matrimonial es Javier de Hoyos: «Creo que Olga va a volver a colaborar en televisión, por ejemplo, comentando la próxima edición de “Supervivientes”. No se quedará parada. Está meditando qué hacer con su vida, pero tiene muy claro que su lugar está en Málaga, cuidando de su hija Lola, y de David Flores, al que adora. Lo que me dicen es que está muy enfadada, porque confiaba en salvar su matrimonio y no se esperaba la aparición en escena de Marta Riesco. Antonio llevaba tiempo jugando a dos bandas… El futuro inmediato nos lleva a pensar que él estará en Madrid de lunes a viernes con Marta, y los fines de semana se irá a Málaga para estar con sus hijo. Y Olga dejará la casa para irse con su familia a Sevilla o con sus amigos a El Palmar. No quiere tirar de la manta, que podría hacerlo, para que no salga salpicada Rocío Flores».

Fuentes cercanas señalan que David Flores «está destrozado por la ruptura entre Olga y su padre. Es un chico muy sensible y sufre muchísimo. Rocío se siente muy preocupada por su hermano, por cómo va a gestionar todo esto».