Especiales

Javier Tello Bellosillo: «Hay que enseñar con un método acorde al siglo XXI"

Lleva en el cargo desde el 4 de julio de 2019. CEU cuenta con alrededor de 30.000 alumnos entre universidades, colegios y centros de formación profesional

Javier Tello Bellosillo, director general de la Fundación Universitaria San Pablo CEU
Javier Tello Bellosillo, director general de la Fundación Universitaria San Pablo CEULa RazónLa Razón

¿Esta crisis sanitaria supondrá o está suponiendo un punto de inflexión en el sistema educativo? Más que una inflexión, está siendo un punto de aceleración de dos retos que la universidad española tenía y tiene encima de la mesa que son la innovación pedagógica y, por supuesto, la innovación digital. Nuestro plan estratégico a tres años lo tenía previsto. De hecho, cuando pase la crisis del Covid19, miraremos para atrás y veremos que hemos acelerado estos dos procesos y quedará un nuevo modelo de aprendizaje en la universidad y una modernización general de las instituciones educativas. Hemos alcanzado acuerdos con empresas como Amazon y Microsoft, y esto lo que denota es que hemos evolucionado más rápido que en los plazos previstos.

¿Todas las universidades contaban con las medidas suficientes para adaptarse al tele-estudio? La universidades españolas tienen un nivel de respuesta muy adecuado. Pero es importante distinguir la parte de educación a distancia online, a la que nos hemos visto abocados y estábamos preparados, y una segunda parte para la que también estábamos preparados pero es más sorprendente, que es hacer la formación online pero en régimen de teletrabajo por parte de los docentes. Esta es la parte más exitosa de las universidades españolas y en concreto del CEU. Ahora lo que hay que añadir es la tercera gran exigencia, la innovación docente.

¿Qué cambios se deben implementar? La clave en nuestra opinión es recordar que la presencialidad, no solo no se va a perder, sino que después de esta crisis se va a valorar todavía más el hecho de que pasar por la universidad es una experiencia vital que exige una presencialidad muy intensa. Se trata de mejorar dos grandes líneas. La primera es que tenemos que aprender a enseñar bajo una metodología propia del siglo XXI que haga que nuestros alumnos estén aprendiendo de acuerdo con su esquema vital, es decir, un aprendizaje mucho más directo, más variado y más acorde con lo que se les va a pedir en el mundo laboral. Sin olvidar que la parte digital debe tener su hueco en la universidad pero tampoco creo que debamos pensar que el modelo presencial tiene que evolucionar hacia un modelo digital.

¿Cómo se están realizando los exámenes a distancia? Nuestra herramienta se llama Respondus Lockdown Browser, es una herramienta homologada por las autoridades educativas. A través de un sistema de reconocimiento facial y de vigilancia del espacio en el que el alumno realiza el examen, se posibilita un control riguroso para evitar cualquier tipo de práctica no conveniente. Estos sistemas permiten respetar el «fair play», los derechos y, lo más importante, ya está funcionando en los exámenes de CEU San Pablo.

¿Cómo se prevé que será el arranque del curso que viene? Vamos a arrancar conviviendo con el Covid-19, lo que significa convivir con las medidas de seguridad sanitarias. Hay una de ellas que es clave, el distanciamiento social. Esto puede llevar a establecer medidas para compatibilizar los alumnos dentro del aula y los alumnos conectados a clase desde fuera del aula. Estos sistemas híbridos se basan en dos grandes soluciones, una tecnológica y otra metodológica, para que el alumno que está conectado tenga una experiencia 100% equivalente al alumno que está en clase presencialmente. Para ello es necesaria la inversión tecnológica. Nosotros estamos embarcados en unas aulas que van a permitir tener a todos los alumnos visibles y habrá un sistema de cámaras inteligentes para que los alumnos online vivan la experiencia del aula. En cuanto a la parte metodológica, la duración de las clases se va a adaptar, la variedad de los contenidos y la variedad de formatos. También es muy importante que los docentes tengan capacidad de despertar interés en los alumnos. Por eso también hemos puesto en marcha planes de formación para nuestros docentes. Esta es una gran oportunidad.

¿Quién se quedará en casa y quién irá a clase? Hay alumnos que van a tener que estudiar desde casa, fundamentalmente de los alumnos internacionales, por prudencia y precaución. En el resto de los casos, se establecerá un sistema que prioriza aquellos alumnos que prefieran estudiar desde casa y luego un sistema de turno absolutamente equilibrado para que todos los alumnos compartan la doble experiencia.

¿Qué ocurre con las prácticas curriculares? Está cerrada la idea de que todos los alumnos van a terminar sus prácticas curriculares, pero siempre preservando la seguridad. Las prácticas ya se han reactivado muchas de ellas porque las empresas han retomado su actividad. Los casos que nos han preocupado más son aquellas prácticas que por razones de seguridad sanitaria no se pueden continuar, hablamos del mundo de las ciencias de la salud. Estas se reanudarán o iniciarán cuando las autoridades sanitarias nos permitan que nuestros alumnos estén con plenas garantías. En todo caso, está garantizado que las terminarán adecuadamente y aquel alumno que termine su curso, a excepción de esas prácticas curriculares, no tendrá ningún tipo de perjuicio a la hora de iniciar la búsqueda de empleo.

¿El cierre de los centros educativos llegó tarde? Desde CEU, comenzamos antes, el 13 de marzo con medidas de carácter preventivo e informativo, lo que permitió que pudiéramos saltar a la formación online y al régimen de teletrabajo en 48 horas de una manera eficaz.