Se cumplen 70 años de una de las mayores tragedias marítimas de la historia

El suceso tuvo lugar en 1949, cuando varios pesqueros que se encontraban faenando muy próximos a Ceuta fueron sorprendidos por un fuerte temporal que acabó con la vida de 64 marineros

Se cumplen 70 años de una de las mayores tragedias marítimas que vivió Ceuta
Mosaico ubicado en la iglesia de la Virgen del Carmen (Ceuta) que conmemora a los 64 pescadores que murieron hace hoy 70 años en las aguas del Estrecho de Gibraltar cuando tres pesqueros naufragaron por un fuerte temporal de levante.Reduan DrisEFE

Ocurrió hoy hace 70 años en las aguas de Gibraltar una de las mayores tragedias marítimas de la historia. Era un lunes como otro cualquiera. Varios barcos se encontraban pescando en las aguas de Marruecos, muy próximas a Ceuta, en una época del año en el que la pesca cobra gran importancia en la economía de las ciudades costeras.

Ese día, el mar amaneció con calma, según recogía la publicación Historia Naval, pero pronto un temporal inesperado interrumpió la jornada pesquera, provocando que todos los barcos tuvieran que levantar anclas para resguardarse del fuerte viento y de las olas.

Sin embargo, la fuerza con la que atacaba el mar hizo que tres pesqueros fuese arrastrados a la zona de los isleros de Santa Catalina en la costa de Ceuta. El nombre de estos barcos: el Lobo Grande de Ceuta, el San Carlos de Algeciras (Cádiz) y Los Mellizos de Tarifa (Cádiz).

La fuerza del mar acabó por tirar al agua a sus 75 tripulantes, algunos de los cuales, pocos, lograron salvar la vida gracias a que pudieron ser auxiliados por los pesqueros Juan Piñero y Trinidad Piñero, que pudieron rescatar a varios de los náufragos.

La zona de los isleros está catalogada como zona muy peligrosa debido a la poca profundidad, que apenas llega a los 12 metros, y a la presencia de numerosos arrecifes que convierten este lugar en un punto negro, como ha explicado el pescador José Muñoz.

“El que no conozca esa zona debe saber que es mejor pasarla alejándose de la costa pero en aquella época se pensó que era mejor hacerlo más cerca de la tierra”, ha afirmado el también pescador ceutí Juan Manuel Sánchez.

Sin embargo, la catástrofe no se evitó, como resultado: 26 marineros de Los Mellizos, 24 del San Carlos y 14 del Lobo Grande perdieron la vida en una jornada que quedó marcada en negro en el calendario.

“Recuerdo que fue una equivocación de todos porque pensaban que había mejor tiempo y los cogió regresando al puerto. Este hecho marcó durante muchos años a Ceuta, a Algeciras y a Tarifa”, ha recordado Juan Manuel Sánchez, actual secretario de la Cofradía de Pescadores de Ceuta.

Añade el secretario de la Cofradía que “esto no podría ocurrir en nuestros días porque el parte meteorológico se actualiza a cada instante, todo el mundo está avisado de un fuerte temporal”.

Fuentes de Septem Nostra, asociación ecologista, detallan que el choque entre el Mar Mediterráneo y el Atlántico en el Estrecho de Gibraltar convierten la zona en una lugar conflictivo para los barcos porque provoca que el viento cambie de forma repentina. A esto se le llama “Efecto Venturi”.

Este efecto hace que un fluido que pasa por un tuvo ve disminuir su presión al flanquear el estrechamiento al mismo tiempo que su velocidad aumenta, y eso es lo que ocurre al unirse las aguas que confluyen en el Estrecho.

Setenta años después, aún se recuerda aquel triste día con un mosaico en los que aparecen los nombres de los fallecidos del Lobo Grande, en la pared de la iglesia de la Virgen del Carmen, Ceuta.

Pese a esto, desde hace tiempo no se realiza ningún acto ni en Ceuta ni en Algeciras ni en Tarifa para recordar esta tragedia que muchos pescadores ni olvidan ni olvidarán.