La ola de frío no da tregua en Italia

La ola de frío que desde hace varios días afecta a toda Italia y que ya ha causado 18 muertos continuará en las próximas 48 horas, por lo que se esperan nuevas heladas y precipitaciones de nieve en toda la península, informó hoy el servicio meteorológico de la Aeronáutica militar.

De las 18 personas que han perdido la vida a causa del mal tiempo, 10 dormían a la intemperie.

En el norte continúan las heladas y se esperan nuevas precipitaciones de nieve en las próximas horas, mientras que en el centro, en las regiones de Lacio, cuya capital es Roma, en Los Abruzzos, Molise y Basilicata, la situación empeorará durante la tarde y se espera que vuelva a nevar.

La ola de frío se va desplazando también al sur del país y tras llegar a Campania, con una fuerte nevada en Nápoles, también está previsto que afecte a las sureñas Calabria y Apulia.

Por otra parte, continúan los problemas en el tráfico ferroviario y esta mañana han sido suspendidos decenas de trayectos en tren, sobre todo en el norte y el centro del país, mientras que por el momento no se registran problemas en los principales aeropuertos.

Decenas de miles de familias del centro-sur de Italia siguen sin suministro eléctrico y hoy se informó de que 26.000 hogares continúan sin luz en la provincia de Frosinone, en el Lacio.

El alcalde de Canterano (en el Lazio), Pierluca Dionisi, informó hoy a los medios de comunicación de que su pueblo, donde viven 400 personas, lleva cuatro días sin luz y sin gas, y comienzan a escasear los alimentos y el agua.

En Roma, una de las ciudades más afectadas por las nevadas de los últimos días, es obligatorio el uso de cadenas hasta las 12.00 hora local (11.00 GMT), cuando se espera que suban las temperaturas, ya que hay placas de hielo en las vías de acceso al centro.

Desde esta mañana, vuelve a circular el transporte público, después de tres días con servicios mínimos, y se han abierto las dos líneas de metro, aunque debido al hielo en la zona norte de la capital se están registrando importantes retrasos.

Los colegios y oficinas públicas están cerrados hasta una nueva disposición del alcalde de Roma, Gianni Alemanno, y en vista de que se esperan nuevas nevadas durante la noche.

Por otra parte, continúa la polémica entre Alemmano y la Protección Civil, pues el alcalde les acusa de no haber comunicado las previsiones exactas sobre Roma, lo que provocó que la ciudad no estuviese preparada para la emergencia.

"Yo admito mi responsabilidad, pero la alerta de Protección Civil era inadecuada, y además no se pueden limitar a informar y después dejarnos solos", se lamentó Alemanno en una entrevista publicada hoy por el "Corriere de la Sera".

En este sentido, la ministra de Interior, Anna Maria Cancellieri, dijo en una entrevista al diario romano "Il Messaggero"que los alcaldes tienen la responsabilidad de reaccionar ante estas emergencias y añadió que la ausencia de transportes en estos días en Roma es algo "gravísimo", pues los medios de transporte tienen que estar dotados de cadenas y es necesario que la capital este preparada para emergencias de este tipo.