Muere el número dos de la banda islamista en Afganistán

Tras el «desastre» en Kandahar, como se refirió el Gobierno de Hamid Karzai a la fuga de medio millar de talibán de la prisión de la sureña ciudad afgana, se celebró ayer «la victoria» por la muerte de Abu Hafs al Najdi, el número dos de Al Qaida en Afganistán. Abul Ghani, como se conoce al insurgente más buscado en el país, murió en un bombardeo de la OTAN en la provincia de Kunar, fronteriza con Pakistán.

028nac27fot1
028nac27fot1

El líder de Al Qaida, tras cuatro años en busca y captura, fue abatido en un ataque aéreo de la coalición el pasado 13 de abril cuando se encontraba reunido con un grupo de insurgentes en el distrito de Dangam, aunque las autoridades afganas confirmaron ayer su muerte. Junto al número dos de Osama Bin Laden en el país murió otro líder paquistaní de Al Qaida, conocido como Waqas y un número indeterminado de insurgentes.

Abdul Ghani fue el jefe de las operaciones suicida de la red terrorista internacional en Kunar, además de coordinar los campos de entrenamiento de los insurgentes en esta región. Ghani se hizo fuerte en esta zona, después de que las tropas estadounidenses se retiraran de los valles de Korengal y del río Pech, en la provincia de Kunar, en 2009. Además, el enemigo número dos de Afganistán instruyó a varios jefes talibán para perpetrar secuestros contra objetivos extranjeros en esta región montañosa del Este afgano.

Estaba detrás de más de 25 operaciones perpetradas en el último mes en Afganistán. El último ataque suicida que dirigió fue contra del líder tribal Malik Zarin, que murió junto con otros nueves civiles afganos. También era el número 23 de 85 en la lista de los terroristas más buscados por Arabia Saudí publicada en 2009, en la que se detallaba que Ghani se movía entre Afganistán, Pakistán e Irán.

Las Fuerzas de Asistencia para la Seguridad (ISAF) comenzaron a buscarle en Afganistán en 2007. Según mandos de la OTAN, aún quedan entre 50 y 100 combatientes activos de Al Qaida en el país, aunque no se mencionan los nombres de los que constituyen sus principales objetivos por temor a no encontrarlos después. Mientras tanto, las autoridades indicaron que los insurgentes talibán incendiaron diez camiones con mercancías para la ISAF en Ghazni, en el centro del país, de acuerdo a los informes de varias fuentes provinciales, las cuales destacaron que no se habían producido heridos.