El Parlamento británico investiga si el ministro de Cultura ocultó donaciones

El Parlamento británico investiga al ministro de Cultura, el conservador Jeremy Hunt, por supuestamente no haber declarado donaciones de medios de comunicación cuando estaba en la oposición, informa hoy la BBC.

El comisario de estándares parlamentarios, John Lyon, examinará si Hunt incumplió con su deber al no haber dejado constancia ante la cámara de varias reuniones mantenidas entre julio de 2009 y marzo de 2010 con grupos de prensa -entre ellos News International, de Rupert Murdoch-, en las que fue agasajado. El anuncio de esta investigación añade presión sobre el ministro, de quien la oposición pide su renuncia entre informaciones de que pudo otorgar trato de favor a Murdoch en sus operaciones en el Reino Unido.

Según la cadena pública británica, Lyon ha abierto la pesquisa a raíz de una queja de un diputado laborista, Stephen McCabe, que a principios de mes alertó sobre las omisiones en la declaración de intereses del titular de Cultura.


De acuerdo con la BBC, Hunt asistió entre 2009 y 2010 con su adjunto, Ed Vaizey, a varias reuniones con medios de comunicación, pero mientras que Vaizey las declaró ante el Parlamento y cuantificó su coste, el ahora ministro no lo hizo. En la declaración de Vaizey se precisa que en esas reuniones hubo donaciones "en especies"(fueron patrocinadas por los medios) que valoró en 27.000 libras (33.000 euros), de las que Hunt no dejó constancia.
Un portavoz del ministro dijo hoy que este ha enmendado su declaración de intereses ante la Cámara de los Comunes tan pronto cómo se enteró de la queja de McCabe y aseguró que colaborará con la investigación.


Hunt sostiene, según la BBC, que no asistió a las ocho citas organizadas por las propias empresas de prensa y que solo fue a tres reuniones. En todo caso, esta noticia supone otro revés para el ministro conservador, cuya gestión en el Gobierno de David Cameron está en entredicho por un supuesto favoritismo con el grupo de Murdoch, News Corporation.
La relación entre el Ministerio de Cultura y el imperio Murdoch se ha conocido en el marco de la investigación que la comisión Leveson lleva a cabo en el Reino Unido sobre la relación entre políticos y periodistas.


Esta comisión, presidida por el juez Brian Leveson, fue puesta en marcha por el Gobierno en 2010 a raíz del escándalo de las escuchas telefónicas ilegales descubiertas en el periódico de Murdoch "News of The World", clausurado el pasado julio tras la detención de decenas de empleados.


Durante la investigación de Leveson, se ha sabido que Hunt presuntamente pidió asesoramiento en privado al magnate estadounidense sobre cómo gestionar el asunto de los pinchazos.


Además, un colaborador del ministro, Adam Smith, dimitió el mes pasado tras reconocer que sus vínculos con el equipo de Murdoch habían ido "demasiado lejos". En sus intercambios por correo electrónico con Fredéric Michel, encargado de comunicación del magnate, Smith dio a entender que Hunt apoyaba la controvertida oferta de compra que News Corporation había hecho sobre la plataforma digital BSkyB, que debía juzgar con imparcialidad.


Hunt, por su parte, asegura haber actuado con total integridad en su gestión de esa opa, que finalmente fue retirada por Murdoch al estallar el escándalo de las escuchas. De momento, Cameron ha expresado su apoyo a Hunt y ha rechazado realizar una investigación interna sobre si violó el código de conducta ministerial, como reclama la oposición.